Loader

Consejos para evitar que los rayos ultravioleta maltraten tu piel

Llega el verano y acostumbramos a exponernos con mayor frecuencia a la luz solar
Photo
La Academia Americana de Dermatología (AAD) revela que esa exposición a los rayos solares es “el factor de riesgo más prevenible para todos los cánceres de piel”. (Archivo)
  • Compartir esta nota:

Es verano, época en la que las actividades al aire libre, las salidas al parque y las visitas a la playa se vuelven más frecuentes.

Todos esos eventos, además de la diversión, tienen como factor común la exposición exagerada a los rayos del sol. Por eso, si todavía no tienes a la mano un buen filtro solar, es importante que conozcas lo que debes buscar en un producto de este tipo para que te protejas tanto a ti, como a tu familia.

La Academia Americana de Dermatología (AAD), revela que esa exposición a los rayos solares es “el factor de riesgo más prevenible para todos los cánceres de piel”. 

Esto hace necesario que incrementes las medidas de seguridad que tomas a diario para cuidarte del sol.

¿Cuánto es suficiente?

Una duda muy común es la cantidad de filtro solar que debes aplicar. La dermatóloga brasileña, Gabriela Casabona, dice que en el rostro debes usar una cantidad similar a una cucharilla de té, mientras que para el cuerpo debe ser mayor y bien esparcida por toda la piel.

¿Físico o químico?

Cuando se habla de protectores solares hay que destacar que existen dos diferentes tipos. Los filtros físicos reflejan totalmente la radiación solar impidiendo que ésta penetre en la piel. Su ingrediente primordial es dióxido de titanio y hay que aplicarlos en una capa gruesa que apenas se nota.

Mientras que los filtros químicos absorben la radiación solar y la transforman en otro tipo de energía que no resulta nociva para la piel. Estos tipos de filtro dan lugar a los números de los factores de protección solar (FPS o SPF, por sus siglas en inglés).

Protección total

Al seleccionar el protector solar, la Academia Americana de Dermatología sugiere tomar en cuenta lo siguiente:

Que sea de amplio espectro para que te proteja de los rayos ultravioleta A y B.

Que tenga un factor de protección solar mayor de 30.

Que sea resistente al agua.

Debes esperar 30 minutos para exponerte al sol luego de aplicarte un protector solar.

  • Compartir esta nota:
Volver arriba