Loader

Conoce la nueva técnica de rejuvenecimiento vaginal

Nuevo tratamiento busca mejorar la salud vaginal a través de la tecnología de radiofrecuencia
Photo
La tecnología ThermiVa consta de un sistema de emisión de calor a través de una onda eléctrica que actúa sobre el tejido. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

El paso del tiempo y las experiencias vividas no solo dejan su marca en el recuerdo, también en el cuerpo entero. Más allá de las arrugas que aparecen en el rostro o la flacidez que los años le otorgan al cuerpo, las partes íntimas también se transforman con el vivir. Con la edad, el consumo de ciertos medicamentos, los tratamientos para combatir enfermedades como el cáncer, los partos y la cercanía o la llegada de la menopausia, mujeres de diversas edades pueden experimentar en su área vulvovaginal algunos problemas. Entre estos se puede mencionar la pérdida de sensibilidad, relaciones sexuales dolorosas, resequedad, atrofia, infecciones frecuentes, una apariencia flácida y hasta incontinencia urinaria.

Para quienes sufren de cualquiera de estas situaciones que afectan la vida diaria, recientemente llegó al mercado local un nuevo tratamiento llamado ThermiVa, basado en la radiofrecuencia. Esta tecnología consta de un sistema de emisión de calor a través de una onda eléctrica que actúa sobre el tejido.

“Este sistema aumenta la circulación hacia la zona, por eso el tejido se ve más nutrido, también se engrosa la zona, da un aumento de secreción vaginal más significativo y no tienen que recurrir a cremas”, asegura la doctora Neyla Roldán, de San Francisco Aesthetique.

¿Cómo funciona?

Para ofrecer el tratamiento se utiliza un dispositivo alargado que se pasa por el área de la mucosa vaginal emitiendo un impulso eléctrico sin causar dolor. Con el calor generado por la corriente se van engrosando las paredes vaginales restaurando el área. También se puede utilizar en el área de vulva, incluyendo los labios mayores, menores y el clítoris.

Roldán destaca que el surgimiento de tratamientos como este pone en las manos de las mujeres más alternativas para tener una vida plena y a su vez las estimula a ser más abiertas al hablar de su sexualidad y las preocupaciones que las aquejan.

No obstante, ThermiVa no se recomienda para personas con marcapaso, con infecciones activas, embarazadas o con cáncer.

Se requiere tener una prueba del Papanicolaou de dos años o menos para disfrutar de los beneficios de esta terapia. La paciente debe acudir a la cita con su parte íntima rasurada.

Roldán menciona que en los meses que lleva ofreciendo el tratamiento ha tenido muchas pacientes con incontinencia urinaria y que están próximas a contraer segundas nupcias y quieren tener una vida sexual más placentera.

Lo recomendado es someterse a tres tratamientos de ThermiVa para lograr un efecto prolongado, aunque la doctora señala que ha tenido pacientes que han visto resultados desde el primero. Luego se sugiere un retoque anual.

El costo de las tres sesiones puede fluctuar entre $2,500 a $2,800.

Radiofrecuencia vs. láser

En el mercado hay otros métodos para el rejuvenecimiento vaginal. Por ejemplo, el láser CO2 que logra remodelar por completo el área, devolviéndole la juventud al tejido vaginal revitalizando las fibras de colágeno. Además, este láser funciona para combatir problemas de resequedad vaginal y proporciona una mejoría significativa en la incontinencia urinaria por esfuerzo. Este procedimiento se realiza en menos de una hora y es indoloro.

El tratamiento láser CO2 también se utiliza para reducir los labios de la vulva en aquellos casos que por condiciones de nacimiento son excesivamente grandes o uno es más grande que el otro.

La doctora Roldán señala que lo que diferencia el láser de la radiofrecuencia es que el primero podría ocasionar quemaduras leves que podrían requerir algunos días de recuperación.

“La ventaja de la radiofrecuencia es que la paciente no necesita tiempo de recuperación. La persona puede tener intimidad después del tratamiento, puede hacer ejercicios ese día y hay un aumento en el estímulo a nivel de clítoris y de punto G por ser onda eléctrica. El láser tiende a provocar una quemadura leve, éste no”, asegura.

  • Compartir esta nota:
Comentarios
    Dejar comentario
    Volver arriba