Loader

Betty Martínez: una mujer real

La consultora de mercadeo y ventas hace de la organización su mejor arma para mantener el equilibrio
Photo
Aunque a veces se sienta como una malabarista que tiene que mantener en balance su carrera profesional y su vida familiar, cree que la organización es la clave para no perder ese equilibrio que la hace sentir feliz todos los días. (Suministrada)
  • Compartir esta nota:

A sus 41 años, la consultora de mercadeo y ventas, Betty Martínez, se siente complacida con el rumbo que ha tomado su vida.

Aunque a veces se sienta como una malabarista que tiene que mantener en balance su carrera profesional y su vida familiar, cree que la organización es la clave para no perder ese equilibrio que la hace sentir feliz todos los días.

“Mi familia siempre dice que no saben cómo lo puedo hacer. La organización es lo primero. Siempre hago mis listas de prioridades y a base de eso me organizo y puedo hacer un balance entre mis hijos, mi trabajo y la escuela de mis hijos porque participo activamente de las actividades. Además, disfruto ayudando a otros y son proyectos que también toman tiempo, pero una vez mantenga mis prioridades en orden, la agenda fluye”, explica.

Entre sus compromisos como madre y profesional, en esta etapa de su vida Martínez ha tenido la posibilidad de explorar una faceta que no imaginaba y es la de modelo. Aunque enfatiza que no lo hace de manera profesional, sí cuenta cómo hace poco tiempo fue invitada por la diseñadora Stella Nolasco para modelar en uno de sus desfiles y luego fue Diana Vázquez quien le pidió que se uniera a ella en una de sus pasarelas.

Recientemente, la invitación vino de parte de la compañía de belleza Garnier, que le solicitó que realizara una campaña de uno de sus productos para el cabello. Para Martínez se trata de oportunidades que le han llegado gracias a esa energía y alegría que siente y a su vez proyecta.

“Me llena de orgullo y me impresiona cómo la vida me regala oportunidades sin buscarla. Veo en esto una oportunidad maravillosa que tengo que aprovechar y ver si puedo inspirar a otras mujeres. Soy una mujer normal, no soy modelo ni actriz reconocida. Estoy en los 40 y a pesar de mi edad veo que no hay límites en la vida. Creo que a lo mejor las mujeres se pueden identificar conmigo en cómo una mujer normal y trabajadora puede llegar a hacer cosas grandes”, comenta.

Esa filosofía de disfrutar lo que la vida trae es lo que ha buscado inculcar en sus hijos, Pablo de 11 años y Paulina de nueve. De esa forma, busca que cada uno pueda identificar qué es lo que le apasiona y por ese sendero dirigir su camino.

Por ejemplo, Martínez cuenta que Pablo disfruta de los deportes y las matemáticas, mientras que Paulina es una apasionada del modelaje, la música y los deportes. Por su parte, ella como madre, dedica gran parte de su tiempo a llevarlos a las prácticas y clases.

“He tratado de identificar las personalidades de cada uno y ver cómo yo, con mis conocimientos y experiencias, puedo ayudarlos a identificar sus talentos y darles las herramientas necesarias para que se conviertan en personas de bien y que sean felices con ellos”, asegura Martínez.

  • Compartir esta nota:
Notas relacionadas
Comentarios
    Dejar comentario
    Volver arriba