Loader

La esencia detrás del aroma

La creadora de “Bond No. 9” habla sobre su nueva fragancia y el proceso de creación de sus perfumes
Photo
La perfumista señala que en la actualidad la línea cuenta con 68 versiones y cada botella, aunque mantiene sus líneas originales, tiene detalles distintos que las diferencian.
  • Compartir esta nota:

Cansada de ver cómo el campo de la perfumería perdía el romanticismo que una vez tuvo, hace casi dos décadas Laurice Rahme decidió embarcarse en un proyecto ambicioso que ha tenido grandes resultados con la creación de la marca de perfumes “Bond No. 9”, que recientemente lanzó su nueva fragancia llamada Nolita.

“En el negocio de las fragancias todo luce igual y se ha convertido en algo cómodo. Cuando se convirtió en algo cómodo dejó de ser romántico. Creo que en los últimos 50 años la industria de la perfumería perdió el romanticismo. No quería hacer de ‘Bond No. 9’ un producto con el mismo frasco cuadrado, quería devolverle el romance y el arte a este negocio”, mencionó Rahme en una entrevista telefónica desde su estudio en Nueva York.
Con ese afán por cambiar el rumbo de la perfumería, Rahme ha levantado un imperio en la industria de la belleza y se mantiene trabajando constantemente. 

En la actualidad está promocionando “Nolita”, perfume inspirado en el vecindario de North of Little Italy, en la Gran Manzana. A la par con este lanzamiento está trabajando en la fragancia de otoño, que pertenece a la colección “Dubai” y que se llamará “Dubai Gold”. Rahme también se encuentra en pleno proceso de creación de un nuevo perfume de la línea “New York”, que estará a la venta en septiembre y “estará inspirada en las noches en la ciudad”, según adelantó la perfumista.

Apuesta por lo diferente. Para Rahme, la industria de las fragancias tiene que ser divertida porque cuando las aplicas debe alegrarte el día, mejorar tu ánimo o simplemente convertirse en una de tus armas de seducción y sensualidad. 
Por eso, luego de varios años trabajando para una importante compañía de belleza, decidió que era momento de crear un producto diferente, no solo en su aroma sino en la manera en que luce. 

“Diseñé la botella como si se tratara de una persona. Tiene cuello, hombros, cintura y si la ves luce como una persona y entonces, si parece una persona, puede vestirse diferente. Puedo hacerlo en rosa para que sea mujer, en negro para darle más elegancia, de azul para llevarlo a la playa. Así como nosotros nos cambiamos de ropa, puedo vestir la botella de manera diferente”, explica.

La perfumista señala que en la actualidad la línea cuenta con 68 versiones y cada botella, aunque mantiene sus líneas originales, tiene detalles distintos que las diferencian.

“Para hacer un perfume conozco bien el vecindario, los restaurantes, las boutiques, las tiendas, la gente, los jóvenes. Una vez lo conozco, hago que la botella se parezca a ese vecindario. ‘Nolita’ es un lugar de mucha gente joven que se encuentran, se saludan efusivamente con besos y abrazos y son esos besos los que llevé al frasco. Entonces luego hago que la fragancia se parezca a la botella. Así que una vez que encuentro ese vecindario que me inspire, no es difícil. Me toma cerca de un año el proceso”, añade.

La perfumista nacida en París, de padre libanés, llegó a Nueva York hace 30 años y cuenta que en todos estos años su olfato se ha ido transformando de la misma manera que lo ha hecho la ciudad y su oferta gastronómica. Recuerda que al principio apenas encontraba restaurantes donde comer sushi o comida india.

“A medida que la oferta gastronómica de la ciudad ha ido cambiando, así ha cambiado el gusto por los perfumes, por el vino y por los licores. Hace 30 años nadie tomaba tequila. El gusto y el olfato de las personas cambian. Por ejemplo, si tienes un resfriado no puedes respirar y no percibes los aromas, eso cambia tu gusto porque un sentido está atado a otro. Ahora Nueva York es cada vez más cosmopolita, más internacional que hace 30 años y es interesante cómo han cambiado los aromas y los sabores”, concluye.

  • Compartir esta nota:
Volver arriba