Loader

La mezcla de tonos no tradicionales se adueña de las melenas

Tres mujeres reales -no modelos- lucen sus coloraciones de fantasía
  • Compartir esta nota:

Hace tiempo que el rubio, el rojo, el marrón y el negro, dejaron de ser las únicas opciones de color para el cabello y en la actualidad las combinaciones de los llamados colores fantasía son la orden del día.

Desde hace varios años ya las compañías de belleza comenzaron a ofrecer nuevas tonalidades que se salen de lo tradicional. No obstante, la peluquera Mariela Candelario señala que con el paso del tiempo esta tendencia ha llegado a otro nivel y a otro tipo de mujer que no es la jovencita rebelde que antes decidía pintarse el cabello de azul para ir en contra de lo tradicional.

“A través de los años el mercado ha cambiado muchísimo. Antes se veía mucho en jóvenes y artistas. Ahora vienen personas mayores pidiendo un turquesa o un ‘rose gold’ sobre las canas. Los más atrevidos son los azules, que son más llamativos, porque un gris se asemeja más al color de la cana, un rojo puede adaptarse al color natural. Pero el azul no se parece a ningún tono natural”, explica Candelario, propietaria de The Color Bar Salon.

Entre las tonalidades del momento predominan el gris, lavanda, verde, azul, cobrizo, amarillo y el tan buscado oro rosado. Estas se pueden combinar entre sí para lograr estilos arriesgados con un aire ultramoderno, utilizando técnicas como el Ombré o Balayage.

Para que la mezcla de colores luzca bien, Candelario señala que lo recomendable es llevar el tono más oscuro en el área del crecimiento aclarando poco a poco la hebra hasta llegar a la punta. “Antes tendían a darse un solo tono y cuando se veía el crecimiento parecía una peluca. La idea es que, aunque sean colores fantasía luzcan naturales con esa dimensión de color. Los que más tienden a buscar es el gris, porque tenemos mucha clientela con canas y buscan a provechar lo que tienen. Para un cambio radical, si tienen un ‘copper’ me gusta añadir rojo fantasía o amarillo para añadir dimensión”, añade Candelario.

Manos expertas

Un detalle que destaca la experta es que se trata de un procedimiento que debe realizarse en el salón por un colorista que conozca hasta qué punto debe llegar para no maltratar demasiado el cabello. Este cambio tan radical podría realizarse completamente en una sola visita, si se trata de un cabello virgen. Pero si es un cabello previamente teñido usualmente toma un poco más de tiempo, pues nunca se debe someter la hebra a un proceso químico que comprometa su integridad.

“Todo cabello que se vaya a teñir con colores de fantasía tiene que pasar por un proceso de decoloración y es bien importante tener una barrera para que el cabello no se quiebre. Para eso utilizamos productos con proteína y restauradores de los enlaces del cabello. No puedes llevar el color de fantasía sin tener un cabello decolorado saludable. Si no está en buenas condiciones, el color no se va a adherir”, advierte Candelario.

Bien cuidado

Una vez se da el color, el mantenimiento en casa y en el salón es vital. En casa hay que darle mantenimiento con champú sin sulfato, sin gluten y sin parabenos. Candelario dice que los champús veganos son los ideales para cuidar estos tonos.

También debes evitar el uso de herramientas térmicas, como la plancha, la tenaza y el “blower”- porque el calor tiende a abrir la corteza cuticular del cabello y se elimina la molécula de color. “Si es necesario utilizar ese calor, hay que tratar de moderar la temperatura. Además, hay que usar productos que sean de protección termal”, añade la peluquera.

A este cuidado debes añadir al menos dos visitas mensuales al salón de belleza para el mantenimiento del color y para refrescarlo, donde además se le dan tratamientos hidratantes para compensar todo lo que se pierde en el proceso de coloración.

  • Compartir esta nota:
Volver arriba