Loader

La solidaridad busca su espacio en la industria de la belleza

La crisis que ha traído el paso del huracán María ha servido para unir más a peluqueros de diversas partes de la Isla
Photo
Son varios los peluqueros que han hecho un espacio en sus salones para recibir a colegas que no pueden ofrecer servicio en sus negocios por falta de agua y luz. (Foto: Archivo)
  • Compartir esta nota:

Muchos dicen que el paso de María ha sacado lo peor de unos, pero también lo mejor de muchos otros. En este segundo grupo cabe destacar la unidad que se ha visto entre los peluqueros boricuas, pertenecientes a una industria que muchos ven como una muy competitiva, pero en la que se ha visto la unidad y el deseo de ayudar en este momento difícil que pasa la Isla.

En un momento en el que casi un 90% de la población carece del servicio de energía eléctrica, aquellos dueños de salones ubicados en las pocas áreas que tienen luz, así como aquellos cuyas instalaciones cuentan con un generador eléctrico, no han dudado en abrir sus puertas a quienes por carencia de electricidad no pueden trabajar.

“En momentos como estos, uno busca la manera de contribuir. Pensé en que lo mejor que podía hacer por mis colegas, los que necesitan porque no pueden operar sus salones, es recibirlos con brazos abiertos y así lo he hecho con varios. Es una manera de extender tu mano y ayudar. Hay que estar unidos porque en la unión está la fuerza. Cuando extiendes la mano y ayudas, eso te da una gran satisfacción y a la vez damos una lección, porque si nos unimos y nos ayudamos, levantamos a Puerto Rico”, destaca el peluquero Peter Cardon.

El también empresario y dueño de Peter Cardon Salon en Guaynabo y Cardon & Erdem en Condado, ha recibido en su salón a varios colegas, entre ellos otro de los veteranos de la Isla, Cristóbal Berríos, cuyo espacio en el edificio Miramar Plaza no está en condiciones de operar todavía por la falta de energía eléctrica. Para ambos expertos en el campo de la belleza esta ha sido una experiencia positiva, fraternal y enriquecedora.

“Le dije a mi equipo que nosotros que somos los anfitriones y vamos a recibir a nuestros colegas con los brazos abiertos y así ha sido. Es una dinámica tan positiva que es bien agradable, en la que intercambiamos ideas y técnicas”, añade Cardon.

Por su parte, durante el pasado mes, el peluquero Iván García, propietario de Beyond Salon, ha vivido la experiencia de ser huésped y anfitrión. Luego del paso del huracán Irma, a principios del pasado mes de septiembre, su salón ubicado en el área de Condado se quedó sin electricidad y decidió aceptar el ofrecimiento de su colega Wanda Montes. García fue a parar al salón de Montes, en Isla Verde, con todo su equipo. Desde allí atendió a su clientela. 

“Sin la ayuda de ella no hubiese podido funcionar por varios días”, menciona García.

Ahora, tras el azote del huracán María, un generador eléctrico le ha permitido al peluquero quedarse en su salón y abrir las puertas a otros colegas.

“Nos estamos ayudando y creando lazos más fuertes. La actitud de competencia se empieza a eliminar porque las posibilidades de que vivamos esto otra vez es real y no está lejos porque la infraestructura eléctrica no está en condiciones. Así que vamos creando unos lazos más fuertes’, añade el peluquero.

Al igual que Cardón y García, muchos otros estilistas han dejado un espacio en sus salones para sus colegas. 

¿Todavía no has hablado con tu peluquero? Dale una llamada o envíales un mensaje de texto para sacar tu cita y saber si está en su espacio habitual o si está en un salón “prestado”.

  • Compartir esta nota:
Notas relacionadas
Comentarios
    Dejar comentario
    Volver arriba