Loader

Los iluminadores son tus mejores aliados

Destaca los puntos más impactantes de tu rostro con un toque de luz
Photo
Al seleccionar un iluminador, lo ideal es que optes por una fórmula que favorezca tu tipo de piel.(Foto Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

No hay mejor manera de acentuar los puntos más impactantes del rostro que añadiéndoles luz y eso se logra con el uso de productos iluminadores o “highlighters” que logran crear un contraste con las sombras que, naturalmente, se posan sobre la cara.

“En esta temporada es posible añadir color al rostro siempre logrando que se vea más natural y nada exagerado si se usa la tendencia del iluminación, que trabaja para dar a la piel más luminosidad, frescura y hacerla ver radiante para que luzca saludable”, explica el maquillador Charlie Vázquez.

“Strobing” vs. “contouring”

Se trata de dos términos que en los últimos años se han puesto muy de moda. El estilo de maquillaje adoptado por las hermanas Kardashian han popularizado el “contouring”, que no es otra cosa que perfilar el rostro utilizando una combinación de luz y sombras que se logra con productos que van desde tonalidades más oscuras hasta más claras que el color natural de tu piel.

Si tienes buenas destrezas en el maquillaje, es posible que los resultados que puedas lograr en casa sean magníficos. Por el contrario, si no eres muy diestra en el arte de difuminar, el “contouring” puede convertirse en tu peor enemigo.

Lo ideal es que busques la ayuda de un experto en maquillaje cuando quieras impresionar con un maquillaje “contouring” o de lo contrario, pasar largas horas practicando frente al espejo.

Mientras tanto, el “strobing”, que es el uso de iluminadores para lograr un aspecto más radiante, también necesita práctica, pero puede ser un poco menos complicada la aplicación de estos productos.

“A diferencia del maquillaje de ‘contouring’, que juega con luz y sombra para perfeccionar el rostro, el ‘strobing’ trabaja para dar a la piel más luminosidad, frescura y hacerla ver radiante para que luzca saludable”, explica Vázquez.

Más de una fórmula

Al seleccionar un iluminador, lo ideal es que optes por una fórmula que favorezca tu tipo de piel.

Por ejemplo, los iluminadores líquidos son ideales para pieles de normal a seca. Puedes aplicarlos con suaves toques utilizando los dedos, una brocha o una esponja.

Los iluminadores en crema, pueden estar disponibles en estuches planos, tipo sombra o en lápices. Tienden a contar con ingredientes emolientes por lo que son muy recomendados para pieles normales a secas.

La fórmula en polvo es una de las más populares, pues algunas aseguran que es mucho más fácil de usar. Solo necesitarás una brocha especial para “highlighter” y aplicar en los puntos clave. Son ideales para todo tipo de piel.

Es un producto que usualmente viene en tonos pastel con un toque de brillo o perlado, pues lo que se busca es que refleje la luz. Las pieles claras lucen mejor con tonos perlados y plateados, mientras que los dorados y rosados se adaptan muy piel a la tez más oscura.

Lo recomendable es que sea el último paso del maquillaje, pues lo ideal es que se aplique sobre la base y el polvo.

Vázquez destaca que como en cualquier otro maquillaje, el primer paso debe ser la preparación adecuada del rostro. Esto incluye el uso de una limpiadora, un tónico y un humectante que se ajuste a tu tipo de piel. A esto debes añadir una crema de ojos y un filtro solar.

Dónde aplicar la luz

La aplicación del iluminador se debe hacer con mucho cuidado, pues la cantidad incorrecta o el lugar no indicado puede dañar el efecto que deseas.

“No podemos perder de perspectiva que vivimos en una isla tropical, donde hay mucha humedad. Normalmente le digo a las clientas que ese brillo siempre va a salir natural cuando sales a la calle y al pasar las horas. Por eso les digo a mis clientas que lo cojan suave con los ‘shimmers’ y los ‘glow’, porque cuando se mezclan con los aceites naturales podemos tener una apariencia grasosa que en fotos no se ve tan natural ni glamouroso. Hay que saber dónde las vamos a poner y en la cantidad adecuada”, menciona Iglesias.

Enfócate aquí

“Es un producto que se aplica donde queremos ver esa luz que destaque el rostro”, menciona el maquillador Enrique Iglesias, de Bloom Salon en San Patricio Plaza, Guaynabo.

Debajo de las cejas. Ayuda a dar la impresión de unas cejas más elevadas y una mirada más juvenil.

En el centro de la frente. Crea un efecto visual más rejuvenecido y amplio

En el arco de cupido. Le da mayor y un aspecto más grueso al labio superior.

En el mentón. Cuando tienes un mentón estrecho o retraído, el iluminador crea la ilusión de un área más protuberante.

En la punta de la nariz. Es una manera de darle un poco más de proyección a esta parte del rostro.

Pómulos. Debe aplicarse en la parte de arriba en dirección hacia el crecimiento del cabello. Esto hará que el rostro luzca más delgado.

  • Compartir esta nota:
Volver arriba