Loader

Mitos y realidades de la toxina botulínica

Descubre la verdad detrás del tratamiento rejuvenecedor
  • Por GDA / El Tiempo / Colombia
  • 11 JUL. 2017 - 11:44 AM
Photo
  • Compartir esta nota:

La toxina botulínica es el tratamiento de estética más popular de todos los tiempos al considerarse como un medicamento ideal para curar múltiples enfermedades e imperfecciones estéticas, pero así mismo como es amada, también es una de las medicinas de las cuales se ha generado muchos mitos alrededor de sus beneficios.

El médico, Alejandro Rada Cassab tras recibir el premio TopTox otorgado por el laboratorio Biopasbelle y en el marco del decimoquinto aniversario de la aprobación cosmética de la toxina botulínica, pretende romper con las incógnitas que giran en torno a esta.

La procedencia de la toxina botulínica es uno de los cuestionamientos más frecuentes del público en general, pues se han generado especulaciones y mitos que comentan que es proveniente de un veneno de araña o serpiente, lo cual de acuerdo a Rada Cassab, es una idea falsa acerca de su origen. La toxina botulínica es un neuromodulador purificado, extraído de una bacteria, al ser purificado y en las dosis cosméticas no produce ese efecto tóxico que podría hacer daño.

Este neuromodulador reduce la fuerza de contracción del músculo, evitando que al contraerse más fuertemente se produzcan las arrugas. Los usos más frecuentes de la toxina incluyen: reducción de las arrugas de frente, entrecejo, contorno de ojos, sirve para elevar las cejas, dejando una mirada más expresiva, arrugas en la nariz o elevar punta nasal, elevar comisura bucal y hasta arrugas de cuello producidas por las bandas de platisma.

También es ampliamente utilizada para la migraña, ya que reduce los episodios tanto en su frecuencia como intensidad, así como para distonías, espasmos a nivel facial, corrección de tics nerviosos, entre otros.

Según la revista Time, que recientemente publicó una portada sobre el tema, asegura que la toxina botulínica se volvió la droga que lo trata todo. Sirve para curar la depresión, problemas del corazón, migrañas, disfunción eréctil, dolor de espalda, sudoración en las manos, babear y otros 739 problemas.

Las técnicas de aplicación varían, pero la más empleada en la actualidad por Rada es la de multipuntura con baja dosis, logrando que el resultado sea más natural. Cabe resaltar que esta técnica no deja depresiones donde se aplica, al hacer que esas pequeñas góticas actúen específicamente en el punto de aplicación evitando que esta se difunda a otras áreas. "Si el paciente no quiere seguir aplicándolo no pasa nada", aclara el experto.

Uno de los beneficios de la toxina botulínica es que mejora la expresión del rostro al reducir las arrugas y con una buena técnica adecuada de aplicación se realiza un efecto lifting haciendo que la piel se reafirme, se levante y se reduzca la flacidez.

Al contrario de lo que algunos piensan, la toxina no es un relleno, trabaja reduciendo la fuerza de contracción del músculo. Su función no es rellenar y su efecto es totalmente reversible, su duración es de 5 a 7 meses, periodo en el cual la piel vuelve a hacer la misma de antes.

De acuerdo a lo anterior se desmiente el mito sobre la deformación de la cara por el uso de la toxina pues esta, actúa como un agente reductor de las arrugas que dan apariencia de envejecimiento o cansancio. Si por el contrario se ven ejemplos de transformación facial, el procedimiento no fue realizado con toxina botulínica.

Así mismo en manos equivocadas la toxina botulínica puede dejar la cara congelada o inexpresiva al aplicarse una cantidad exagerada. En manos equivocadas la toxina botulínica puede dejar la cara congelada o inexpresiva al aplicarse una cantidad exagerada. 

  • Compartir esta nota:
Volver arriba