Loader

Sandra Miranda renueva su salón en Condado

Inspirada en el vecindario miamense de Wynwood, la empresaria renueva la imagen de su espacio dedicado a la belleza
Photo
Yamil Arocho y Sandra Miranda junto a los pequeros Rafo Calderón y Mia Janiss. (Foto: Suministrada)
  • Compartir esta nota:

En poco más de 30 años de carrera en la industria de la belleza, la peluquera Sandra Miranda tiene en su trayectoria profesional haber inaugurado ocho salones con conceptos que, en su momento, resultan innovadores.

Y, buscando darle un aire más refrescante y divertido al local en el que ubica Miranda Beauty -en el #1302 de la Avenida Ashford en Condado- la empresaria celebró recientemente la remodelación de este espacio que cuenta con un estilo similar al vecindario de Wynwood, en Miami, donde predominan los grafitis y un ambiente más urbano.

En el proyecto de remodelación, Miranda ha estado acompaña de su hijo, Yamil Arocho, quien por los pasados seis años ha estado involucrándose poco a poco en el negocio.

“Llevamos en Condado desde 1996. Este es el tercer local que tenemos tenido en la Avenida Ashford y el octavo salón que mami hace, desde que estudió en 1985, cuando yo estaba en la barriga de ella. Este local, que tenemos desde 2013, cumplió cinco años este año y decidimos renovarlo. Nosotros teníamos dos salones al momento del huracán, pero por estar tanto tiempo sin luz nos unimos hace un año. Ahora nos tocaba renovar”, aseguró Arocho.

El nuevo concepto surgió hace un año, cuando Miranda y Arocho tuvieron una estadía en la ciudad de Miami poco después del paso del huracán María por Puerto Rico. En esa ocasión, madre e hijo quedaron fascinados con el estilo del área de Wynwood y se dieron a la tarea de conseguir a alguien que se ocupara de transformar el salón y así coincidieron con la diseñadora de interiores Karla Colón.

Las diversas áreas del salón se dividen, no solamente por los muebles requeridos para los procedimientos de belleza que se realizan en cada uno, sino para darle un aire distinto y divertido.

El salón cuenta con espacio para los 20 profesionales de belleza que ofrecen servicios de corte, color, tratamientos para el cabello, maquillaje, manicura y pedicura.

“Tratamos de integrar la naturaleza, los colores, el dinamismo y las luces características de Wynwood. Trabajamos con los peluqueros para que todos tuvieran espacios para tener sus cosas y que fuera divertido. El proyecto se realizó en 10 días y solamente se cerró el salón en uno de ellos”, comentó Colón.

Para Miranda, la evolución y el éxito de su salón no solo tiene que ver con el compromiso que tiene con su grupo de trabajo y su clientela, sino también con el deseo que tiene de dejarle un legado al hijo que ha seguido sus pasos.

“Estoy dejando un legado. Quiero hacer lo más que pueda para que él absorba lo que es manejar esto, que no es fácil. Pero él ha aprendido mucho y estoy muy orgullosa de él. Yamil es chef y empresario, pero no era peluquero y llegó un momento después de seis años de trabajar conmigo que le dije que ya era tiempo que se fuera a estudiar peluquería. Fue, estudió y la licencia que se muestra en el salón es la de él”, mencionó Miranda.

Por su parte, Miranda no pierde oportunidad para demostrarle a su madre la admiración que siente por ella.

“Todos los días hay preguntas y la llamo constantemente para estar seguro que estoy tomando decisiones correctas. Mucha gente dice que mi mamá está loca, en ocasiones yo también se lo digo. Pero la verdad es que ella tiene una energía, una explosividad y una visión espectacular”, concluyó Miranda.

  • Compartir esta nota:
Volver arriba