Loader

Tratamiento para decir un adiós definitivo a la celulitis

El tratamiento Cellfina llega para eliminar un problema que, hasta ahora, no tenía solución
Photo
Aunque todavía no se sabe a ciencia cierta lo que motiva su aparición, se sospecha que se trata de un factor posiblemente genético. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

La celulitis o piel de naranja es un problema que afecta tanto a mujeres delgadas como con sobrepeso, a las que llevan una vida sedentaria y también a aquellas que hacen ejercicios con regularidad.

Aunque todavía no se sabe a ciencia cierta lo que motiva su aparición, se sospecha que se trata de un factor posiblemente genético. Lo que sí se conoce es que se trata de depósitos de grasa que se encuentran en el área debajo de la piel y que al inflamarse adquieren una apariencia semejante a la corteza de naranja.

Por décadas, esta condición que se estima afecta al 85% de las mujeres entre los 25 y los 55 años, se ha presentado como una sin solución. Son muchos los tratamientos y productos en el mercado que prometen disminuirla, pero haciendo la salvedad de que es imposible eliminar la situación de raíz.

Esa limitación acabó recientemente cuando llegó al mercado un nuevo tratamiento llamado Cellfina, el único aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA por sus siglas en inglés) como una solución permanente contra la celulitis.

“No ha sido probado científicamente por estudios, pero una condición que se elimina por tres años y tomando en cuenta que la metodología utilizada va a la raíz del problema, hace sentido pensar que la única manera en que la celulitis pudiera existir luego de que una persona se hace Cellfina sería que la celulitis volviera a surgir en un área que no haya sido tratada”, explica el doctor Carlos R. Pou.

El médico es especialista en cirugía cosmética facial, adiestrado en cirugía plástica oftálmica y director médico del Instituto Cirugía Orbitofacial en el Centro Internacional de Mercadeo, en Guaynabo, único centro en la isla que hasta el momento está autorizado a ofrecer el tratamiento y a adiestrar a médicos para que puedan ofrecerlo.

Procedimiento ambulatorio

El primer paso para someterse a Cellfina consiste de una evaluación médica para conocer a fondo su salud y condición física de la persona interesada. Pou destaca que son candidatas idóneas para este tratamiento las mujeres entre 25 y 55 años que tengan celulitis en diferentes grados.

“La celulitis no está relacionada al peso de la persona. No se sabe exactamente la razón, pero hay personas genéticamente predispuesta, mientras otras mujeres no lo están. Por eso, no necesariamente hay que alcanzar un peso idóneo para este procedimiento, aunque las mujeres en un peso adecuado se van a ver resultados más impresionantes”, menciona Pou.

El médico especifica que este tratamiento no se recomienda para quienes están tomando anticoagulantes, tampoco para las mujeres alérgicas a la xylocaína y para quienes tengan un sobrepeso exagerado.

“Cuando se hace la evaluación del paciente hay que identificar qué es celulitis y qué es laxitud del tejido, porque en ciertas mujeres coexisten ambas condiciones. Hay que diferenciarlos para que la persona tenga las expectativas correctas y sepa cuánto esperar. También para que el médico sepa qué es lo que va a tratar”, menciona Pou.

Pou explica que la primera fase del procedimiento es la aplicación de la anestesia local en las áreas de depresión que se van a tratar. Para ello se utiliza la técnica tumescente en la que se diluye la anestesia para que no alcance niveles tóxicos.

“En las mujeres las depresiones varían de acuerdo a la condición de la celulitis. En ocasiones pueden ser áreas muy extensas y no podríamos aplicar anestesia pura porque sería demasiada alta la dosis. Bajo la técnica tumescentes que también se utiliza en liposucción, se puede abarcar mayores áreas sin llegar a esos niveles y ofrecer la anestesia adecuada”, añade el galeno.

Luego que el área está anestesiada, utilizando un instrumento de punta que oscila a través de un motor, se rompen adhesiones que están halando la piel. De esta manera se eliminan las depresiones que causan la celulitis de manera definitiva.

El procedimiento puede variar dependiendo de la cantidad de grasa que hay que tratar. Una mujer con poca celulitis puede estar lista en 25 minutos, mientras que áreas más extensas pueden tomar hasta tres horas.

Fácil recuperación

Por tratarse de un procedimiento ambulatorio en el que muy pocas veces se utiliza sedación, la mujer puede hasta manejar su carro. Luego del procedimiento se colocan unos vendajes en las áreas tratadas y se cubren con una banda elástica que no causan compresión mayor, pero sí ayuda a mantener los paños absorbentes en su lugar.

“Una vez se hace el procedimiento, los líquidos de la anestesia que se utilizan se tienden a liberarse por las perforaciones que se hacen para entrar la microaguja con la que se realiza el procedimiento y por un periodo de hasta 48 horas pueden salir los líquidos por el área tratada. Por eso es que se usan los paños absorbentes”, destaca Pou.

Por dos semanas, luego del tratamiento, se recomienda abstenerse de hacer ejercicios y usar ropa de compresión además de aplicarse una crema que combina vitamina C y caléndula para disminuir los hematomas.

“Normalmente no quedan marcas, porque las punciones que se hacen en el tejido no tienen un diámetro mayor de 1.5 milímetros. Normalmente no quedan marcas, puede ocurrir en algunas mujeres que las perforaciones tomen un un poco más de tiempo en desaparecer, pero eventualmente tienden a desaparecer completamente”, menciona.

Pou destaca que la persona tiene que visualizar como un tratamiento con el que se puede resolver la situación de una intervención, aunque se puede repetir si es necesario. El costo de Cellfina puede variar entre $3,000 y $6,000.

  • Compartir esta nota:
Comentarios
    Dejar comentario
    Volver arriba