Loader

Entre ceja y ceja: Los hoyitos de las orejas

Tengo una confesión que hacer. Me llamo Lola Montilla y desde hace un poco más de dos meses, ando desnuda. Así se siente al menos
Photo
  • Compartir esta nota:

No soy mayor bajo ningún estándar. Tengo sólo 17 años, pero el tiempo me pasó factura, y mis orejas pagaron el precio. “Piercings” que se cerraron en una que otra hospitalización, y pantallas que eran demasiado grandes y pesadas, me llevaron directo a la oficina del dermatólogo para arreglar mis orejas y cerrar unas perforaciones ya rasgadas. Así es que mientras en las redes se debatían si Stormi, la hija de Kylie Jenner, era demasiado pequeña para llevar aretes, yo escondía, casi con vergüenza, mis orejas desnudas. La decisión fue toda mía, así es que no me puedo quejar tampoco. Yo tenía entre ceja y ceja hacerlo; tenía una pantalla que miraba hacia arriba y la otra que parecía que perdió algo en el piso. Pero siendo honesta, ese momento en que me senté en esa silla del dermatólogo y lo escuché picoteándome la oreja, estaba “a ley de ná” de irme con los dos tajos que me acababan de dar.

Pasado el mal rato, y después de arrepentirme, empecé a hacer lo que haría cualquier otra “shopaholic” y “fashion lover”: comprar pantallas que no me iba a poder poner. Incluso me compré un par de pantallas el día antes de la cirugía y allí están en mi gavetero muertas de la risa. Reservé unas de Buddha con una diseñadora local, para enganchármelas cuando me vuelva a hacer los hoyitos, y mi novio me trajo unas pantallas hermosas de un viaje. ¡O sea, el mundo de las orejas decoradas me llama! Me siento como las personas que estando a dieta, soñando con el “algún día,” se compran un pantalón talla 2 en el que no van a entrar jamás. 

Realmente no me había percatado de lo importante que son las pantallas en un “outfit”. Tú puedes tener los zapatos más hermosos, el traje más bello, el súper maquillaje, pero si no tienes pantallas es como si te faltara algo. ¿Sabes lo que es hacerte un moño repelado y parecer todo cachetes porque las pantallas no disimulan?  Sean 2 “huggies” pequeños, o unos “hoops” bien bellos, no viene mal llevar unas pantallas puestas. No podemos tomar los accesorios por sentado, porque realmente pueden “make or break” tu look. Así es que mientras cuento los días para volverme a hacer las perforaciones, ayúdenme a satisfacer mi adicción a las pantallas sugiriéndome distintos diseñadores de prendas, o sus tiendas de accesorios favoritas en los comentarios, ¡porque tengo que matar el tiempo de alguna manera!

  • Compartir esta nota:
Posts relacionadas
Comentarios
    Dejar comentario
    Volver arriba