Loader

Ellas viajan solas

La tendencia de viajar sola es adoptada cada vez por más mujeres. Tal como dice el refrán: "mejor sola que mal acompañada".
Photo
  • Compartir esta nota:

A todas nos ha pasado. En algún momento de nuestras vidas nos ha ocurrido que encontramos un buen descuento para viajar a algún destino que nos interesa, contamos con el dinero y los días libres, pero carecemos de compañero de viaje. Y ahí es que comienza la búsqueda de quién quiere -o puede- viajar contigo. Aparecen muchos con el deseo, pero no con el dinero. Otros con el dinero, pero no con el tiempo. Entonces, ¿cuáles son las opciones?

Pues tienes dos opciones: te quedas o vas sola. La primera es la que muchas hemos optado en el pasado. Nos quedamos frustradas pensando en que, tal vez en otra ocasión, encontraremos un descuento igual o mejor y contaremos con un travel partner. Ahora, si eres de las que optas por la segunda alternativa y te aventuras a lo desconocido sin que nadie te detenga, te felicito. 

Antes de casarme, este escenario me ocurrió muchas veces. Al final, terminaba viajando sola, pero me dirigía a destinos en que vivían amistades. Sin embargo, existe otro grupo de mujeres valientes que han decidido no dejar de pasar buenas oportunidades por falta de compañía, sea que conozcan o no el destino a visitar. Así que, con maleta en mano se lanzan a la aventura uniéndose a la tendencia de las mujeres que viajan sola.

Ahora, como todo viaje, debes considerar algunos puntos para que tengas una travesía segura. Antes que decidas seguirle los pasos a Liz Gilbert de “Eat, Pray, Love” o a Cheryl Strayed de “Wild”, ten en consideración los siguientes consejos prácticos:

Muéstrate segura
Cada lugar que visites hazlo sabiendo hacia dónde te diriges. Lo peor que puedes hacer es mostrarte insegura y confundida ya que personas pueden aprovecharse de tu estado y exponerte a situaciones peligrosas. Ahora, ¿cómo puedes saber hacia dónde vas si es la primera vez que visitas algún destino? Buscando toda la información necesaria en el Internet. Lee la información en las páginas oficiales del destino que visitarás o en páginas de viajes como tripadvisor.com. También, herramientas como Google Earth son muy útiles para darle un vistazo a los lugares que recorrerás en el viaje.

Rodéate de personas
Evita lugares alejados que te puedan exponer al peligro. Una amiga, quien lleva varios años viajando sola, me comentó que siempre busca quedarse en hoteles cerca de las zonas turísticas porque es donde hay más bullicio. Además, si decides salir en la noche, camina cerca de familias o parejas para que transites más segura. 

Mantente en contacto
Además de dejarle toda la información de tu viaje a algún familiar o allegado, mantente en comunicación con la persona en cuestión. Sea por mensaje de texto, email, o simplemente te mantienes en contacto subiendo fotos en las redes sociales, eso ayudará a que si algo inesperado sucede y necesitas ayuda, esa persona tomará tu falta de comunicación como señal de peligro y puede contactar a las autoridades de tu parte. 

Actúa - y vístete- como un local
No es secreto que el turista tiende a ser el blanco perfecto para los estafadores y ladrones. Por tal razón, mientras más luzcas como local, menos atención atraerás. Además, existen destinos que cuentan con requisitos en la vestimenta sea por cultura o tradición. Evita malos ratos y antes de lanzarte a la aventura, investiga al respecto.

Relaciónate con los locales
Uno de los muchos beneficios de viajar sola es que te expone a involucrarte más con los locales. Además de hacer nuevos amigos, conversar con personas que viven en el área te ayudará a tener una perspectiva más certera del lugar. 

Mantente alerta
Cuando viajas sola, dependes totalmente de ti. Así que es esencial que te mantengas alerta de lo que ocurre a tu alrededor. No camines con tus audífonos puestos o mirando el celular. Camina con la cabeza en alto y segura de ti misma. Asimismo, si decides salir a tomar, bebe con moderación. 

Cuenta con un plan B
Es normal que ocurran imprevistos en los viajes. Tal vez el hotel que reservaste no era lo que esperabas, una de las conexiones de tu vuelo se atrasó, o no te sientes cómoda en algún lugar o destino. Por esta y otras razones, no está demás contar con un Plan B, C y D. Recientemente, en un pasadía con amigas en Vieques, compartimos transportación con una viajera que acababa de llegar a la Isla Nena. La chica planeaba quedarse par de días en un Airbnb que -por cierto- no contaba con reviews. En fin, cuando el autobús la llevó al área del Airbnb, resultó ser que este quedaba en una calle solitaria detrás de una bar abandonado, y sin conexión al Internet. Cuando el propietario de la residencia fue a recibirla, recuerdo que ambas nos miramos y, aunque no lo dijo en voz alta, sabía que no se sentía a gusto con la situación. Así que le ofrecí mi número de contacto por si necesitaba algo. Larga historia corta, la chica terminó con nosotros en la playa, mientras la ayudábamos a conseguir un nuevo lugar para quedarse. ¿Moraleja? Confía en tu instinto y si no te sientes cómoda en algún lugar, recurre a un plan B. También, no reserves hospedajes en lugares sin reseñas, en especial, si viajas sola.

Disfruta cada segundo de la travesía
Una de las muchas ventajas que cuenta el viajar solo es que puedes ir al paso que quieras y a donde quieras. El viaje se concentra totalmente en lo que quieres hacer, sin interrupciones. Aprovecha esta experiencia para conocerte mejor y disfrútala al máximo.

  • Compartir esta nota:
Comentarios
    Dejar comentario
    Volver arriba