Loader

Amor vs. Romance

La importancia de bajarse de la nube
Photo
  • Compartir esta nota:

“Esto llegó justo en el momento que lo necesitaba. Pero aún así, está la confusión, el dichoso, ‘¿QUÉ HAGO AHORA?’ No sé lo que resta y esto me ahoga. ¡La espera de algo desespera!” Así leía la nota que hace poco recibí de una lectora, relacionada a un artículo sobre las relaciones que se quedan en ilusión y nunca llegan a ser nada. Inmediatamente pude identificarme con su sentir, pues también he pasado por esas relaciones fugaces que nos consumen el alma. Así que decidí compartirle un poco de mi experiencia, y aconsejarle lo que para mí fue un lifechanging experience: mover sus pensamientos hacia lo que espera de una relación, en lugar de pensar meramente en el deseo de estar en una. Y para lograr este cambio de pensamiento, debemos comenzar por preguntarnos lo siguiente:

“¿Qué deseo de una pareja?”

“¿Por qué quiero estar en una relación?”

Estas dos simples preguntas, si las contestamos sinceramente, pueden darnos luz sobre el tipo de persona que debemos aceptar para iniciar una buena relación. Pero, ¿por qué será que insistimos en enamorarnos de alguien, sin antes estar seguros de lo que queremos?

Parte de la responsabilidad la adjudico a la familia y a la falta de comunicación entre padres e hijos sobre temas de amor, relaciones y sexualidad. Otro gran pedazo de la responsabilidad lo atribuyo al cine y la televisión, donde nos presentan un concepto totalmente erróneo del amor y las relaciones. La comediante Sarah Silverman, lo expresa perfectamente en su especial de Netflix: “Aprendemos lo que es el amor de las películas y la televisión, y esto nos ha arruinado el verdadero significado. Las comedias románticas y todo eso, nos han enseñado que somos personas incompletas que necesitan encontrar a la única persona en todo el mundo que nos completará”. Si las películas y las telenovelas son nuestra principal referencia del amor, en una sociedad llena de tabúes, estereotipos, matrimonios fracasados y familias separadas por la falta de planificación, entonces no me sorprende que muchos acabemos perdidos; fracasando de relación en relación.

En mi experiencia, cuando no tenemos dirección o por lo menos una idea de qué buscamos en una pareja, acabamos dándole oportunidad a todas las personas que nos gustan, solo para ver si funciona. Pero cuando fracasamos, terminamos desilusionados o, peor aún, aceptando comportamientos que no llenan nuestras expectativas. Por eso, si deseas estar en una relación donde ambos puedan salir y disfrutar juntos, convivir en armonía, experimentar sexualmente, comunicarse abiertamente, viajar, u otras cosas que sean importantes para ti; entonces busca esto en las personas a quienes le das la oportunidad. Deja de aceptar a cualquiera solo por creer que el destino los unió o por miedo a la soledad. Por el contrario, cuando encuentres una persona que te guste, asegúrate que está en el mismo plano que tú, antes de comenzar la relación. Así evitas sufrimiento, ansiedad, desilusión y, sobre todo, perder la oportunidad de conocer personas con quienes verdaderamente puedas conectar.

Las relaciones saludables se forman y existen porque dos personas encuentran en cada uno las cualidades, los comportamientos y los acuerdos que esperan de una pareja. Cuando la persona con quien compartes no te da lo que buscas de una relación, lo primero que te debes cuestionar es: ¿esta es la pareja que quiero?

Entiendo la desesperación que causan estas relaciones, pues también viví en la incertidumbre de encontrar a la persona correcta; a mi “alma gemela”. Y creí muchos de los cuentos que tratan de descifrar la formula para encontrar a “Mr. Right”. Pero lo que aprendí en ese trascurso, fue que no hay tal cosa como una persona en el mundo hecha exclusivamente para nosotros,  y que en realidad hay muchas personas que podrían ser compatibles con cada uno, pero si no tenemos claro lo que queremos, entonces será imposible identificarlo. Ahora bien: que conste que no me refiero a ir por la vida buscando personas perfectas que cumplan con toda una lista de cualidades, mientras descartamos aquellos que no llenen algún checkmark, pues todos sabemos que la perfección no existe. Pero lo que sí es importante, es que en los asuntos del amor, pongamos más juicio y razón, y no nos dejemos llevar meramente por la ilusión.

- Vanessa Vila, Papaya Tropical

Fotos: José Rodrigo Madera

  • Compartir esta nota:
Posts relacionadas
Comentarios
    Dejar comentario
    Volver arriba