Loader

Un poco de cortesía

Ese terrible momento en que todos optan por hablar cuando alguien trata de dar un mensaje
Photo
  • Compartir esta nota:

Por la naturaleza de este trabajo, además de la agenda diaria en la oficina o en producciones exteriores hay que cumplir con asistir a eventos sociales y educativos. Considero que los periodistas somos afortunados de tener acceso a actividades que te enriquecen o te permiten socializar y compartir impresiones con nuevas personas casi a diario.

Sin embargo, en meses recientes he participado en diversos eventos y en todos he vivido la misma situación: un público que ignora al invitado que se dirige a la audiencia. 
Desde conferenciantes extranjeros y educadores locales hasta figuras muy reconocidas en diversas disciplinas han compartido la vergonzosa situación de dirigirse a personas que prefieren hablar de otros temas y hacer chistes con el vecino de silla o simplemente sentarse a jugar con su celular.
Me parece de muy mal gusto que una persona que se prepara para exponerse ante una audiencia enfrente este tipo de situaciones.
Una de las reglas básicas de la cortesía es escuchar a quien nos habla, más aún si se trata de algún orador o conferenciante. En más de una ocasión he sentido vergüenza ajena cuando la persona en cuestión se topa con que lo que dice apenas se escucha por el ruido en el salón. 

Aprovecho este espacio para exhortarte a que reflexiones la próxima vez que te encuentres en un evento público y pensarlo mejor antes de ser descortés y mostrar empatía por quien desea comunicarse o a los anfitriones de alguna actividad.

¿Te ha pasado alguna vez?....

  • Compartir esta nota:
Comentarios
    Dejar comentario
    Volver arriba