Loader

Mamá primeriza: "todo va a estar bien"

Lecciones de los primeros meses con mi mayor regalo
Photo
  • Compartir esta nota:

Para septiembre de 2016 me preparaba para mi primera participación como “blogger” en el VlogIN Fest. Una semana muy ajetreada, en donde quería sacar a flote toda mi creatividad, y a la vez, con los nervios de punta. De repente, en esos días comencé a sentir malestar estomacal. Juraba que era el estrés porque además de trabajar Full-time, me encontraba en mi primer trimestre de maestría. Ese malestar no se me quietaba, tomé todos los remedios posibles y hasta pensé: “¿Yo he caído en regla?”…. Y pues meses después, y luego de tomarme más de una hora para dormir a mí bebé, aquí me encuentro escribiendo mi historia.

Con este hermoso regalo que ya tiene tres meses el aprendizaje ha sido diario  (a veces “overwhelming”). Aquí espero compartirles un poco de lo aprendido, cómo me mantengo cuerda y que es posible ser una madre fashionista. Comienzo compartiendo algunas de las lecciones que he tenido en estas semanas:

Desde el día uno tus amistades serán probadas.  Leí un meme que decía “ten un hijo y sabrás quienes son tus verdaderos amigos”. Esto porque inevitablemente tu estilo de vida cambiará. No es que dejes de hacer lo que te gusta pero sí el tiempo que tenías disponible antes no es el mismo y hay amigos a quienes se les hace difícil tu nueva realidad. Honestamente, puedo decir que he sido sorprendida para bien por la mayoría de mis amistades. Desde la amiga que llegó con flores al hospital, hasta la que me visitó con comida para varios días a mi casa. Es un cliché que tus amigas que no tienen hijos no comprenderán pero la realidad es que he podido contar con el apoyo de la gran mayoría.

A veces simplemente basta con dejarte saber  cómo necesitan que te ayuden. Así que enfócate en los que se queden y en los que estén dispuestos a cambiar pañales o simplemente cargarlo para que puedas comer.

Es bien fácil caer en el “mom guilt” o culpabilidad de mamá si no aprendes a escuchar tu propia voz y seguir tus instintos. Estamos en una era en la que hay mil maneras de hacer las cosas y para TODAS hay puntos y bases sólidas. Sé que como mujeres muchas veces nos ponen presiones mayores sobre la responsabilidad de nuestros hijos y es por esto que necesitamos estar bien claras sobre qué entendemos que es lo mejor para ellos. No hay mayor error que criar a tu hijx con el norte de complacer a otros. Esto puede convertirse bien confuso y es fácil perder tu voz interior como madre.

Al final del día, es importante leer y educarse pero sobre todo, saber filtrar esa información con tu criterio, de esta forma te sentirás segura con las decisiones que tomes. Si eres madre o estas en ese proceso, respira hondo y escúchate. Créeme, a mí me ha llegado a costar horas de sueño, pero ya estoy aprendiendo a fluir.

La maternidad es un proceso de entrega en el que estás constantemente dando lo mejor de ti (aún cuando hay momentos que sientes que no te queda nada más para dar) y por eso es muy importante que preserves tu identidad.  Que continúes dedicando tiempo a aquello que amas (leer un libro, cenar con tus amigas, Netflix, etc). Sé que esto es más fácil decirlo que hacerlo. No todas contamos con el mismo apoyo pero cuando continuas dedicando tiempo a tus pasiones, tus hijos comprenderán la importancia de ellos también hacerlo. Hay días en los que simplemente lavarte los dientes y bañarte es un gran logro pero tómalo poco a poco y dedícate a ti aunque sean cinco minutos.

También he aprendido que mi corazón es capaz de amar mucho más de lo imaginado, que puedo comer con la mano izquierda (soy derecha), funcionar con tres horas de sueño (amo dormir), componer canciones de cuna para cualquier evento (incluso para sacar gases), que la lactancia es una de las cosas más gratificantes y difíciles que he hecho en mi vida, que puedo pasar horas simplemente mirando a mi hijo y que me puedo pintar las uñas en un tiempo record de 10 minutos. La mejor parte es que cada día continuo aprendiendo, unos días me siento como la mejor mama y otro pienso que soy un desastre; pero sé que si lo que hago surge del AMOR todo va a estar bien.

Así que repitan conmigo : TODO VA A ESTAR BIEN…

  • Compartir esta nota:
Posts relacionadas
Comentarios
    Dejar comentario
    Volver arriba