Loader

Dominan las tonalidades neutrales este verano

Conoce cómo el gris, el blanco y el crema se apoderan de la decoración del hogar.
Photo
Aunque son ideales para usarlos como base en la estructura del hogar, el blanco, el crema y el gris también se acoplan a muebles, textiles y hasta en los techos. (Suministrada)
  • Compartir esta nota:

La temporada de verano se caracteriza por las altas temperaturas y es la que brinda la mayor cantidad de horas de sol de todo el año. Estas características, que para algunos son ideales mientras que para otros pueden resultar un tanto incómodas, pueden ser utilizadas para crear cambios estéticos en el hogar y así convertirlo en un espacio más agradable.

Para comenzar esta tarea, una opción puede ser cambiar o retocar el tono de tus paredes utilizando los neutrales más claros dentro de la paleta de colores: blanco, gris y crema. Se trata de tres opciones que se pueden utilizar en todas las habitaciones de la casa y siempre ir a la segura.

Según Elsie Torres, diseñadora de interiores perteneciente al Colegio de Decoradores y Diseñadores de Interiores (CODDI), estas tonalidades son “como el cero a la izquierda en las matemáticas, que no cuenta. Son la base de cualquier espacio porque son completamente neutrales”.

Por su parte, la diseñadora de interiores, Catherine González, también adscrita al CODDI, menciona que el blanco es un tono que imparte a las habitaciones una sensación de pureza, limpieza y amplitud que debe aprovecharse. Mientras que el crema, aunque proyecta amplitud, le da un poco más de cuerpo a las paredes. Lo mismo sucede con el gris, que crea un efecto más moderno.

“Se usan mucho para los espacios pequeños porque crean amplitud. De igual manera lo puedes usar en espacios grandes porque puedes trabajar puntos focales con otros accesorios como son tratamientos de paredes, ‘wallpaper’, pinturas u obras de arte. Siempre hacen que el espacio se ve elegante, amplio, limpio”, menciona González. Tanto Torres como González destacan que son colores que sirven como punto de partida para añadir otras tonalidades que pueden ir cambiando de una temporada a otra.

“Usualmente los usamos para crear amplitud en los espacios y poder desarrollar decoración con otros colores que se utilizan en accesorios, lo que los hace versátiles. Si en un año quieres añadir colores diferentes, no tienes que cambiar la pintura porque tienes unos tonos que armonizan con todo. Este verano puedes usarlo con amarillo, así como turquesa y ‘teal’, que son tonos que recrean el mar y te ayudan a crea un efecto más relajante”, dice González.

Más allá de las paredes

Aunque son ideales para usarlos como base en la estructura del hogar, el blanco, el crema y el gris también se acoplan a muebles, textiles y hasta en los techos.

González menciona que dentro de la misma gama de gris, blanco y crema se puede jugar con las paredes de uno de esos en un tono y el techo o la fascia en otro, sin llegar a ser contrastante.

También se usan en textiles decorativos como cojines, alfombras, mantas y hasta ropa de cama.

“En la decoración, siempre recomiendo que los mezclen. Tratando de tener un cojín o una alfombra que tenga el crema y el gris y eso tal vez te ayude a atar y armonizar los dos neutrales. Si no los logras integrar se pueden ver como parchos. También los recomiendo para usarse en muebles y en gabinetes de cocina”, añade Torres.

En toda la casa

Los tonos blanco, crema y gris tienen la ventaja de que se pueden incorporar en las diversas habitaciones del hogar tanto en muebles grandes como en acentos.

Algunos de los elementos que puedes agregar a tu espacio son los siguientes:

- Pinturas para la pared.

- Muebles, mesas, cabecera de cama o sillas.

- Gabinetes de cocina.

- Lámparas de techo, mesa o piso.

- Toallas, ropa de cama, cortinas, cojines, mantas o alfombras.

- Floreros, flores, jarrones o bandejas.

- Vajillas y artículos para servir la mesa.

  • Compartir esta nota:
Volver arriba