Loader

Empresarias locales se unen a Sally Hansen para empoderar a las boricuas

Conoce más sobre estas mujeres que valen oro
  • Por BrandShare
  • 18 MAR. 2018 - 01:00 AM
Photo
Cristina Sumaza, cofundadora de Lote 23; Denisse Rodríguez, directora de Colmena 66; y Nancy Ramírez, fundadora de Cambridge Learning Center. (Suministradas)
  • Compartir esta nota:

En un momento en el que se están generando importantes debates sobre la equidad y el potencial de la mujer, la marca de belleza Sally Hansen creó la campaña “Todas Valemos Oro”, que busca exaltar el poder de la belleza y la fuerza de las boricuas.

Para comunicar este mensaje, tres emprendedoras boricuas -junto con la tenista Mónica Puig- se unieron para inspirar con sus historias de éxito y empoderamiento femenino. Conoce más sobre estas mujeres que valen oro.

Denisse Rodríguez, directora de Colmena 66

Luego de culminar su bachillerato en Puerto Rico, Rodríguez trabajó en Goldman Sachs. Fue aquí que notó que las mujeres con las que comenzó su carrera fueron quedando atrás. “En un momento yo era la única mujer entre los ejecutivos”, recuerda.

Al regresar a la isla, Rodríguez fundó Colmena 66, una organización que ayuda a empresarios locales a lanzar su negocio. Una de sus prioridades es la mujer emprendedora.

Ser portavoz de “Todas Valemos Oro” enorgullece a Rodríguez. “Siempre he querido tener el honor de ser parte de una tribu que se apoya una a la otra”, confiesa.

Cristina Sumaza, cofundadora de Lote 23

Luego de trabajar en Nueva York, Sumaza regresó a Puerto Rico. Observó que había un junte de chefs jóvenes que estaban creando sus propios espacios culinarios. Inspirada por esto fue que fundó Lote 23, un espacio gastronómico en Santurce.

No ha perdido de vista una meta personal: lograr que otras mujeres también se empoderen. Ser parte del esfuerzo de Sally Hansen lo confirma. “Formar parte de esta campaña es reconocer que todas juntas podemos construir algo nuevo”.

Nancy Ramírez, fundadora de Cambridge Learning Center

Después de estudiar Ingeniería Mecánica en MIT, Ramírez tomó el camino que pocos andan. Cuando una conocida se le acercó para que ayudara a su hijo a entrar a la universidad, Ramírez comenzó una doble vida como tutora e ingeniera. Tomó una decisión difícil al dejar la ingeniería, pero años después de haber fundado Cambridge Learning Center, Ramírez dice que la semilla que planta en los jóvenes que quieren cambiar el mundo es lo que la mueve. “Me siento honrada de ser parte de la campaña, y más por las mujeres que también fueron escogidas”, afirma.

Celebremos el éxito de estas mujeres que nos inspiran y confirman que “Todas Valemos Oro”.

Este contenido comercial fue redactado y/o producido por el equipo de GFR Media BrandShare para Sally Hansen.

  • Compartir esta nota:
Volver arriba