Loader

Rosana González: agente de cambio

"Las madres son las primeras maestras de los líderes del futuro".
Photo
Rosana González
  • Compartir esta nota:

A continuación, una de una serie de entrevistas a mujeres que ofrecen diferentes puntos de vista sobre la maternidad:

¿Qué pensabas que sería ser madre y qué ha sido diferente?

Ser madre era comenzar una familia, iniciar otra etapa importante en la vida, luego de lograr las metas educativas y profesionales que yo me había trazado.  Era el paso a seguir al lograr  una madurez en el matrimonio. Sabía que sería un cambio de vida pero nunca imaginé que sería un cambio radical. Es una etapa tan diferente y dinámica que nada nos prepara para las realidades de la maternidad.  No sabía que se podía sentir un amor tan grande hacia los hijos. Lo das todo por ellos sin esperar nada a cambio. Las madres tenemos una responsabilidad bien grande con la crianza y formación de nuestros hijos.

El nacimiento de un hijo es un momento catárquico en la vida que te ayuda a priorizar y a veces también a aventurarte por rumbos desconocidos, ¿que has tenido que sacrificar, o cambiar?
La llegada de un hijo lo cambia todo.  Todas las que somos madres dedicadas hacemos muchos cambios y sacrificios en nuestras vidas para beneficio de esas nuevas criaturas que dependen de nosotras como madre para todo. Especialmente en las etapas tempranas de la infancia. 
La mejor lección que recibiste de tu madre 
De mi madre aprendí a ser práctica, a disfrutas de las cosas sencillas de la vida y eso lo he podido  aplicar a las diferentes etapas de la crianza que me ha tocado vivir con mis hijas. 
Se dice que el nivel de resiliencia (la capacidad del individuo para adaptarse positivamente ante la adversidad), suele ser mayor en las madres, ¿qué carácterísticas te han ayudado a afrontar los retos de la crianza?
Definitivamente las madres aprendemos a adaptarnos a todo, en mi caso la característica que más me ha ayudado a afrontar los retos de la crianza ha sido la paciencia.  
¿Cómo le transmites a tus hijos esa misma capacidad para enfrentarse a la vida, con sus altas y bajas?
Trato de darle a mis hijas un buen ejemplo. Por mi experiencia la forma más efectiva de enseñarle es que vean en tí un modelo a seguir. Hablo mucho con ellas y les contesto sus dudas, estoy muy pendiente de ellas y las oriento. De hecho les cuento cuando he logrado éxito en algo que fue lo que me ayudó y cuando no me ha salido bien también les explicó cuál fue el error.  Es importante que vean que al igual que ellas soy humana y unas veces las cosas me salen bien y otras veces no. Así es la vida. Lo más importante para mí es que se sientas amadas en todo momento y vayan logrando una gran seguridad en ellas mismas. 
¿Cuáles son los momentos que sacas para cuidarte, o estar sola contigo misma?
Sinceramente se me hace difícil sacar tiempo para mí. Estoy bien envuelta en las vidas de mis hijas y en la dinámica familiar. Disfruto sacar tiempo para caminar al aire libre y para compartir con amigas de vez en cuando. 
¿Cambiará el mundo la forma en que criamos a nuestros hijos?
Definitivamente las madres somos agentes de cambio, la crianza de un ser humano bueno es una gran aportación a la sociedad. Entiendo que en las manos de las buenas madres está el futuro de una mejor sociedad. Claro que podemos lograr un mundo mejor primero como mujeres y en el caso de las que somos madres, como las primeras maestras de los líderes del futuro. 
¿Cuál es tu otra identidad, aparte de ser mamá?
Me disfruto mucho la maternidad con todos sus retos. Mi identidad es ser una mujer de familia. Los amo profundamente y ellos lo saben. Mi familia nuclear y extendida es lo más importante para mí. 
  • Compartir esta nota:
Volver arriba