Loader

Alexandria Ocasio Cortez siembra la semilla de un movimiento

Tras su resonante victoria en las primarias congresionales en Nueva York, la demócrata progresista de raíces puertorriqueña se encamina a ser la mujer más joven elegida al Congreso de Estados Unidos
  • Por Carmen Graciela Díaz
  • 04 NOV. 2018 - 08:30 AM
Photo
Alexandria Ocasio Cortez se define como educadora, organizadora y demócrata socialista. (Foto: Suministrada/COREYTORPIE)
  • Compartir esta nota:

El 6 de noviembre ha sido esa fecha que durante semanas ha pululado en la vida de Alexandria Ocasio Cortez, la demócrata progresista que tras su resonante victoria en las primarias congresionales por el Distrito 14 en Nueva York se volvió una estrella política. 

Nacida y criada en el Bronx, si Ocasio gana este próximo martes en las elecciones de medio término, se convertirá en la próxima congresista de origen puertorriqueño y, a su vez, en la mujer más joven elegida al Congreso de Estados Unidos. (Ocasio Cortez ganó a sus 28 años y el pasado 13 de octubre cumplió sus 29.)

En su distrito predominantemente demócrata que cubre al Bronx y Queens, Ocasio se enfrentará al republicano Anthony Pappas y muchos apuestan sin titubear que resultará victoriosa.

Desde el comienzo se ha definido como educadora, organizadora y demócrata socialista que presentó una campaña con una apuesta a representar los intereses de las familias trabajadoras.

“Siento una gran sentido de responsabilidad”, dijo en una entrevista con El Nuevo Día tras su victoria en junio. Al inicio, ganar como lo hizo lo sentía como una experiencia “surreal” y tiene presente que con su victoria ha inspirado a muchos alrededor del país.

“Con esa inspiración viene la responsabilidad de las expectativas”, reconoció quien se presentó subrayando su rechazo al dinero de cabilderos y los super PAC como fórmula para “escuchar más claramente a la gente y hablar de sus necesidades con mayor honestidad”.

Voz de la diversidad

Como mujer y como latina, ella reconoce su rol de ser una voz y visibilizar una gama de causas que han sido desatendidas o han tenido un tratamiento desigual.

“Siento una responsabilidad muy grande porque el Congreso de Estados Unidos es 80% hombres. Y si mujeres y la comunidad LGBTQ no están ahí, si no tenemos representación, no vamos a tener legislación que sea abierta para mujeres, familias y niños. Yo creo que un Congreso que funcione debe tener representación de todas las personas que vivan en este país. Y ahora que seré una de las pocas mujeres en el Congreso, siento una responsabilidad de elevar otras mujeres y comunidades que necesitan más representación”, subrayó.

Eso de apostar en la gente tiene sus orígenes en su niñez. Desde pequeña, particularmente por las conversaciones de su familia cuando se sentaban a comer, Ocasio empezó a comprender que los gobiernos tienen una responsabilidad respecto a la vida de los ciudadanos.

“Cuando era una niña caminando por aquí (en el Bronx), recuerdo ver a mi papá hablando con las personas que limpiaban en los alrededores, todo el mundo lo conocía y eso creo que es un tipo de organización informal y porque si alguien necesitaba algo, sabían que podían contar con él”, recordó de su papá que murió en 2008. Tras su muerte, para apoyar a su familia que estuvo cerca de ejecución hipotecaria, Ocasio trabajó como mesera y bartender.

Su campaña progresista toca desde el Medicare para todos, la vivienda asequible, abolir el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) y el apoyo a Puerto Rico.

“Yo nací en una familia puertorriqueña y Nuyorriqueña y eso es una existencia política”, nos aseguró con orgullo de la isla donde pasaba veranos con los suyos y todavía tiene familia entre Arecibo y Utuado. Respecto a Puerto Rico, entre otros aspectos, condena a Promesa, pide una revisión de la Ley Jones y la cancelación de la deuda.

Lista para transformar

Ocasio ganó al lanzarse por primera vez y ahora trabaja para traducir su sistema de ideas a la acción.

“Estamos trabajando con muchos economistas y activistas para escribir la legislación y estoy muy emocionada de hacer ese trabajo. Sabemos que sí es posible ese cambio”.

Cynthia Nixon, la actriz conocida por su papel en la serie “Sex and the City” que presentó su candidatura a la gobernación de Nueva York contra el gobernador Andrew Cuomo, la endosó y juntas hicieron campaña. Aunque Nixon perdió, Ocasio se volvió una suerte de símbolo de una camada de mujeres que este año presentaron sus candidaturas. (En Estados Unidos, en el 2018, al menos 575 mujeres presentaron sus candidaturas a la Cámara, el Senado o la gobernación, según Politico.

Es, como ha señalado Ocasio, un año de cambio no solo a nivel de partidos “sino de algo más profundo, la transformación de nuestra democracia”, reiteró. “Si hubiese más diversidad de género en el Congreso, las conversaciones en el Congreso serían muy diferentes”.

Ocasio habla con intención de su lugar en la conversación política y de un futuro en el que cree pese a la polarización del ambiente político y social en Estados Unidos.

“Lo que me tiene emocionada es que creo que ahora hay más personas en Estados Unidos y el mundo latinoamericano que puede que sientan que ellos mismos lo pueden hacer o tratar en sus comunidades. Que quizás digan, ‘yo lo puedo hacer también’. Eso es lo más importante porque es la semilla de un movimiento”, finalizó de esa campaña ‘grassroots’ que, en su caso, amplificó su voz en momentos que la gente en su distrito más lo necesitaba.

  • Compartir esta nota:
Volver arriba