Loader

Ann La Place: modelo de bienestar

Con una carrera de 20 años en mundo de la moda, la empresaria mantiene un estilo de vida que le permite mantenerse activa en tanto en las pasarelas como en su función de madre
Photo
En la vida diaria de Ann La Place el ejercicio siempre ha tenido un lugar importante como una herramienta para estar saludable, activa y hasta para recrearse y salir de la rutina. (Foto: André Kang)
  • Compartir esta nota:

A sus 37 años, la modelo Ann La Place ha hecho del ejercicio y del cuidado de su cuerpo un estilo de vida. Pero, no se trata de un simple acto de vanidad pues, aunque está consciente de que su profesión le exige lucir un cuerpo tonificado y una buena piel, lo que aspira es envejecer de una manera saludable.

“Trato de informarme más sobre cómo cuidarme, no por cuestión de vanidad sino por la salud. Uno tiene un solo cuerpo, igual que tienes un solo planeta, y hay que cuidarlo. Creo que es mejor prevenir que tener que remediar. Si uno se cuida, se siente y se ve mejor”, afirma.

Ese es el mensaje que transmite a las jóvenes que cada año llegan hasta su agencia y academia Element Model & Talent Management, con el sueño de convertirse en modelos. Para La Place, se trata de una profesión que hay que tomar con seriedad y respeto, lo que requiere que quien decide dedicarse a ella mantenga una imagen impecable.

No obstante, reconoce que la mejor manera de enseñarle a las jóvenes la importancia de mantenerse en forma, saludables y seguras de su cuerpo, es a través del ejemplo.

“Creo que, cuando las nenas empiezan a llegar y a trabajar conmigo, se dan cuenta que lo que digo, lo vivo. Les digo que el ejercicio es vital porque, te puedes matar de hambre y no comer, pero si no haces ejercicios vas a ser una flaca fofa. Trato de que entiendan que tienen que cuidarse y no solo porque están en el modelaje, sino por su salud. Trato de explicarles que cada una tiene que trabajar con su cuerpo y con su constitución, buscar la manera de sentirse bien con su cuerpo”, asegura.

Algo que trata de inculcarles es que sean realistas con su físico y busquen siempre la manera de mejorar, no comparándose con otras personas, sino para que se sientan cómoda con ellas mismas. Y eso ella lo sabe de primera mano, pues recuerda cómo se sentía durante su adolescencia, cuando era muy delgada y sin curvas. “Los nenes no me miraban”, recuerda.

Sin embargo, cuando entró en un concurso de modelaje de una revista local, con tan sólo 17 años, comenzó a apreciar su cuerpo de una manera diferente.

“Cuando fui a la entrevista de ‘La Cara de Imagen’ tenía que usar traje de baño. Recuerdo que entré al salón y todo el mundo me decía ‘wow, que cuerpo más brutal tienes’. Yo miré detrás de mí a ver a quién se lo estaban diciendo. Yo nadaba en ese tiempo y estaba ‘fit’, pero era la primera vez que me decían algo así. Después comprendí que era flaca y que mi cuerpo funcionaba para el modelaje”, menciona.

Photo

“Me siento cómoda con mi cuerpo”

Desde muy temprana edad, a La Place siempre le gustó mantenerse activa. Participaba en los eventos de los días de juegos en la escuela y luego hizo una carrera en el deporte de la natación hasta llegar a competir en la Liga Atlética Interuniversitaria (LAI).

Por eso, en su vida el ejercicio siempre ha tenido un lugar importante como una herramienta para estar saludable, activa y hasta para recrearse y salir de la rutina.

Cuenta que a medida que han pasado los años, ha modificado el tipo de actividad física que realiza, tomando en cuenta su realidad actual como empresaria y madre de dos niños, Lucas, de cinco años, y Diego, de tres.

“Lamentablemente, ya no estoy nadando, pero voy al gimnasio. Odio correr, pero tengo que hacerlo y voy buscando la manera de ajustarlos. Como Lucas está en kínder y entra temprano, pues lo llevo a la escuela y me voy al gimnasio o a correr. Entonces, llego aquí a las 10 de la mañana. Esa hora u hora y media en la que hago ejercicios, es el tiempo que me dedico y también donde pienso en todo lo que tengo que hacer en el día. Es mi hora de no sintonizar con más nada que no sea conmigo”, explica la modelo, quien está casada con el licenciado Roberto Varela.

Aunque no le gusta correr, en este año nuevo decidió retomar ese ejercicio, buscando dominar las técnicas de respiración que le ayudarán a realizarlo de manera más beneficiosa. Además, visita el gimnasio cinco días a la semana, variando entre la rutina de pesas, “booty barre” y pilates que no la dejan aburrirse.

Como siempre se ha mantenido físicamente activa, fue al gimnasio hasta cinco días antes de su primer parto e hizo “spinning” hasta los ocho meses de su segundo embarazo.

“Fui ajustando mi rutina de acuerdo a cómo me iba sintiendo”, especifica.

Gracias a esa rutina tan exigente, pudo volver a las pasarelas en poco tiempo después de cada uno de sus partos, aunque reconoce que su cuerpo no volvió a ser el mismo de antes.

“Todo el mundo me dice que me quedé igualita después de los embarazos y no es así. Yo que me conozco y que me veo todos los días desnuda, sé que no es verdad. La piel te cambia, la barriga. Sigo teniendo mis abdominales, pero la piel no vuelve a su sitio como era antes. Al hacer ejercicios, muscularmente volví a mi sitio, pero quizás en cuestión de la piel, no es lo mismo”, menciona.

Photo

Cambios en balance

El ejercicio lo combina con una alimentación balanceada, aunque no extrema. Confiesa que le encanta el pan, los dulces y el arroz, pero está consciente de que son alimentos que no se deben consumir en exceso.

“Antes de los 25 años me comía todo, pero a medida que han pasado los años el metabolismo va cambiando y si seguía comiendo como iba, no iba a poder mantenerme. Hubo un momento que aumenté y entonces ahí decidí hacer ajustes. Desde ese momento eliminé los refrescos hace más de siete años. Estoy comiendo más frutas y vegetales, comiendo más ‘healthy’. Me paso viendo documentales”, añade.

En cuanto al cuidado de su piel, La Place se confiesa muy disciplinada. Diariamente se aplica humectantes en el cutis y en todo el cuerpo, además de hacerse faciales y otros tratamientos periódicamente.

“No critico a quien se hace cirugías, pero no me gusta ser invasiva con mi cuerpo. No descarto hacerme una cirugía, pero no es algo que vislumbre ahora. Mi mamá siempre ha sido de usar sus cremas y yo me cuido igual. Tengo mis cremas que uso siempre, también tengo maquillaje, pero no lo uso mucho porque prefiero andar todo el día en cremitas. Quizás en unos años cuando empiezan a caerse cosas, lo hago. Pero, ahora mismo pienso que ¿hacerme una cirugía cuando llegue a los 50 o 60 años para verme de la edad que no tengo?”, concluye.

Créditos

Fotos: André Kang

Stylist: Claudia Madrid 

Peinado y maquillaje: Christopher Feliciano, de Tavarez Studio

Ropa de ejercicio: “Crop top” azul, de Menta y “leggings”, de Macy's 

Lugar: The Spa at the Condado Vanderbilt Hotel

  • Compartir esta nota:
Volver arriba