Loader

Dulces con la firma de la chef boricua Angélica M. Lenox

La pastelera puertorriqueña que creó la receta del macarrón de “Bloody Mary”, el cóctel de especialidad de la lujosa cadena de hoteles The St. Regis
Photo
Angélica M. Lenox es la propietaria de Sweet Guilt by Angelica. (Foto: Suministrada)
  • Compartir esta nota:

Batir claras de huevo, cernir harina, envolver con la espátula, sentir los aromas que salen del horno según la acción del calor manipula el proceso de cocción, e inventar en la cocina, son algunas de las técnicas de Angélica M. Lenox para desconectarse del mundo.

Desde pequeña me encantaba hornear y podía estar un día entero en la cocina creando postres. Fui muy afortunada porque siempre estuve rodeada de cocineros y chefs excelentes. Eso me motivó a empezar a estudiar repostería fina”, dice la reconocida “pâtissier” puertorriqueña, residente en Miami, quien a través de la compañía que fundó y en la que se desempeña como “Master Designer”, ha creado un imperio de azúcar y bocados memorables.

En su época de estudiante, con su inseparable amiga Zori, no le era difícil encontrar una excusa para cocinar y convertirse en la anfitriona ideal de eventos. Además, “nunca olvidé el aroma del 'panettone', las natillas y el turrón que mi mamá preparaba”.

Graduada de un bachillerato en hostelería y una maestría en Comercio internacional de la Universidad de la Florida, se dedicó a ganar experiencia en el mercado del lujo. Y como Directora de Ventas y Mercadeo, lideró transacciones millonarias e implantó programas de relaciones públicas para The St. Regis Bal Harbour Resort, The St. Regis Bahía Beach, Canyon Ranch, así como el portafolio de lujo de los Sofitel Hotels and Resorts.

Acostumbrada a empacar atuendos básicos de colores sólidos con uno que otro accesorio contundente en una maleta “carry on” para salir corriendo al aeropuerto a visitar majestuosas propiedades en cada rincón del planeta, Angélica, por cada milla acumulada -sin apenas darse cuenta- fue entrenando sus papilas gustativas y expandiendo horizontes culinarios que posteriormente inspiraron su trabajo en la cocina.

Pero no fue sino hasta en su tercera década de vida que Angélica se permitió hacer “desastres en la cocina”, que con la práctica se convirtieron en actos de sabrosura mágica, lo que resultó en que cambiara el traje de ejecutiva por el delantal, los guantes e implementos de cocina.

“Mi mente, siempre inquisitiva y mi interés por probar cosas distintas, fueron determinantes en este proceso”. admite la propietaria de Sweet Guilt by Angelica, que ama el sabor de la avellana y asegura: “mi bizcocho de zanahoria es otra cosa (modestia aparte), es mi sabor más popular”.

Photo

Ingredientes de marca

Atender clientes exigentes en el negocio de la hospitalidad la preparó para no darse por vencida. También para aceptar retos, como el de la pareja que le pidió una réplica real de ellos como bizcocho de bodas. “He tenido muchas peticiones insólitas, pero esta me dejó sin habla”, recuerda.

Asimismo, por su gusto por el “Bloody Mary espectacular” que preparan en The St. Regis Bahia Beach en Puerto Rico, ese cóctel especiado con vodka, jugo de tomate, sal y pimienta, entre otros ingredientes, cuya preparación conlleva un exquisito e histórico ritual en la hospedería, fue que “se nos ocurrió incorporar los ingredientes de la receta a los 'macarons'”.

El elegante postre estandarte de la pastelería francesa, cada vez más solicitado, que consiste en una especie de galletitas crocantes con relleno cremoso, hechas de colores y sabores variados es una de sus especialidades. “Mi receta de French Macarons es única.  Todos obviamente decorados con acentos de flores que es lo que me identifica como artista”.

¿Qué más define sus creaciones? “Los pilares de mi marca son: buen sabor, belleza y salud. El diseño es sumamente importante para mí, de mi galería no sale un postre que no esté decorado. Es como hacer un regalo sin una bonita envoltura. Mi inspiración de diseño son Carolina Herrera, Elie Saab, Yves Saint Laurent, Alexander McQueen, Coco Chanel, Valentino, Jimmy Choo.  Muchos de mis 'couture cakes' han sido inspirados en sus piezas”.

No obstante, Angélica también ha incorporado sabores de Puerto Rico a sus creaciones, “¡claro!, coquito, majarete, mantecaditos, besitos de coco, guayaba y más”, asegura la chef, al tiempo que añade que todos los postres de Sweet Guilt se hacen con productos naturales y con 50% menos azúcar sin comprometer el sabor. Nos especializamos en postres sin gluten, veganos, sin cremas y bajos o sin azúcar”.

De moda para las bodas

Súper solicitada por sus tartas nupciales, ¿qué sabores estarán de moda para los bizcochos de bodas en 2018-2019? “Sabores complejos como vainilla con miel salada, cabernet sauvignon con relleno de queso de cabra, lima con rellenos de mora y tonos de romero, avellanas con licor de chocolate Godiva y más. Los sabores tradicionales siguen latentes, pero los novios modernos siempre buscan proposiciones nuevas. Lo mismo aplica al bizcocho tradicional”, abunda la experta, a quien le encanta preparar su receta de torta de avellanas rellena de chocolate oscuro con miel de chile, “es espectacular”.

“Cada vez más los novios escogen un bizcocho pequeño para cortar y hacen una mesa de postres variados -donas, 'macarons', 'mini pies', 'cake pops', 'mouses' y así por el estilo. Esta proposición es variada, divertida y le da la oportunidad a expresar la personalidad de la pareja a través de los postres”.

Para Angélica, su cliente ideal es el que tiene una idea concisa de lo que desea, tiene la capacidad monetaria para evitar limitaciones creativas “y me da la libertad artística para yo hacer magia en la cocina y en la galería”.

A modo de conclusión, le lanzo un reto: Imagina que tuvieras oportunidad de crear un evento y puedes invitar a 6 personas que admiras -o a quienes te hubiera encantado conocer, vivos, ya fallecidos, o del mundo de la ficción- para una degustación de tus postres. ¿A quiénes invitarías?, ¿dónde lo celebrarías y con qué menú? Así imaginó Angélica esta cita de fantasía.

Lugar: Lago de Como, en la región de Lombardía, al norte de Italia.

Invitados: Massimo Bottura, Anthony Bourdain, Carolina Herrera, Miranda Priestly (el personaje de Meryl Streep en The Devil Wears Prada), Marta Villamil (mi hermana de vida).

Menú: Tartaleta con rellenos de higos y queso dulce de cabra, Torta de 'limoncello' con relleno delicado de queso de mascarpone y miel, 'soufflé' de chocolate oscuro con tonos de pimienta ahumada de cayana y avellanas rostizadas, 'Crème brûlée' de piña rostizada con azúcar morena y esencias de cerezas, Helado de vainilla de Madagascar con tonos de chiles dulces, 'Macaron' de coco rallado y relleno con crema de ron. Mantecaditos gourmet, rellenos de chocolate y piñones.

¿Habrá espacio para otro puesto?

  • Compartir esta nota:
Volver arriba