Loader

Envejecer es símbolo de poder para las puertorriqueñas

Mujeres comparten su experiencia en el proyecto documental “Anatomía de las canas” de Arleen Cruz-Alicea
  • Por Aurora Rivera Arguinzoni
  • 04 ABR. 2018 - 11:25 AM
Photo
La exposición consta de fotografías hechas por Rosario Fernández Esteve.
  • Compartir esta nota:

El mundo físico y el virtual se unirán para explorar el proceso de maduración y envejecimiento de las mujeres, partiendo de un proyecto audiovisual multimedios desarrollado por la documentalista Arleen Cruz-Alicea, que estará expuesto desde este viernes hasta finales de mayo en la Galería San Juan Bautista de la Alcaldía de San Juan.

El proyecto documental transmedia titulado “Anatomía de las canas” fue producido por la veterana defensora de los derechos humanos Aida Iris Cruz Alicea, quien en 1990 fundó Casa Pensamiento de Mujer y más recientemente Envejecer en Armonía, ambas en Aibonito. La exposición consta de fotografías hechas por Rosario Fernández Esteve y videografías de 12 mujeres de 49 años o más que serán exhibidas en sala, así como un sitio web donde además de publicarse trabajos audiovisuales, las personas podrán cargar imágenes de su propio proceso de maduración.

Photo

Entre las protagonistas figuran Ana Irma Rivera Lassen, expresidenta del Colegio de Abogados y Abogadas de Puerto Rico; la productora de cine Inés Mongil Echandi, y la sexóloga Gloria Mock.

“La exhibición contiene ‘portraits’ de las mujeres, fotos adicionales y piezas narrativas construidas con las entrevistas y fotografías de Rosario. El espacio web tiene una historia de cada una, 12 peliculitas más pequeñas, de tres a cinco minutos. Va a tener también un ‘podcast’ que es una conversación con (la periodista) Norma Valle en su programa y hablamos del tema, de la opresión al mayor, de la imagen de la mujer, lo que se espera de la imagen de la mujer, del cuerpo en supuesto deterioro…”, adelantó Cruz-Alicea.

“También el espacio web va a tener la posibilidad de que una usuaria pueda hacer un ‘upload’ de su imagen, de sus propias canas, de su cuerpo a la edad que tenga, o sea que es como un álbum de eso. Es un poco para tratar de redefinir cómo se puede ver una mujer mayor y que la belleza va mucho más allá”, explicó sobre su “atrevimiento” con la experimentación transmedios.

Photo

La directora creativa elaboró un poco más sobre aquello que más le llamó la atención.

“La conversación giró en torno a la imagen, a ese proceso de envejecer, de cómo socialmente nos sentimos, cómo íntimamente nos sentimos con que el cuerpo empiece un aparente deterioro y la validación que uno se da a uno mismo. Hay algunas que me hablan de lo difícil que es ser mayor, que no se reconocen a sí mismas en ese cuerpo, una de ellas siente un desface porque espiritual, emocional, intelectualmente está en un nivel, pero su cuerpo está en otro. También hablamos de lo que es ‘elders oppression’ que es un poco lo que se espera (se teme) que pueda pasarle a ellos. Por ejemplo, que las mujeres estén cuidando nietos, que los hombres estén en la calle, que de alguna manera su vida entre en pausa, pero casi todas las mujeres con las que hablé son una contradicción a eso…”, reveló.

Esto último de alguna manera cambió el ángulo de su trabajo, que originalmente buscaba plasmar el aspecto de la invisibilidad de mujeres mayores en diversos renglones de la vida colectiva. Con ese acercamiento comenzó a filmar las conversaciones con aquellas mujeres que identificó la productora.

“Cuando empecé a conocer a las mujeres que contactó resulta que, para muchas de ellas, en lugar de sentirse invisibles era al contrario, se sienten con mucho más poder (que en edades más tempranas), pueden decir lo que sienten, están en una posición donde hay unas cosas que ya no están presente, ya no están pendientes a la aprobación de las demás sino que trabajan desde lo que sienten, aunque sí reconocieron la invisibilidad, más en el mercado de consumo y de producción. Por ejemplo, quizá una agencia de publicidad en lugar de conservar creativas y creativos que tienen mucho tiempo, prefieren desplazar a la gente mayor y traer a gente joven, y eso pasa en muchas industrias, que de momento la gente mayor empieza a dejar de tener valor para este mercado de producción”, distinguió Cruz-Alicea.

Recomendó al público general darse la oportunidad de explorar con ella, pero expresó deseos de que el trabajo llegue en especial a adolescentes y jóvenes. La exposición estará abierta en la Galería San Juan Bautista de la Alcaldía de San Juan de martes a sábado en horario de 9:00 a.m. a 4:00 p.m. Más adelante podría instalarse en otros espacios, como en Aibonito, pueblo de Cruz-Alicea.

Photo

Rosario Fernández Esteve y Arleen Cruz-Alicea.

  • Compartir esta nota:
Volver arriba