Loader

Marianette Castro, maestra del movimiento

Aunque graduada de química, encontró en el cuadrilátero otro acercamiento al bienestar
Los horizontes profesionales de Marianette se expandieron cuando -aún adolescente- incursionó en el “belly dancing”, práctica cuya popularidad entonces comenzaba a crecer en la Isla. ([email protected])
  • Compartir esta nota:

Cuando Marianette Castro Figueroa comenzó sus estudios universitarios en Química, aprovechó sus conocimientos en baile y coreografía para ayudar a pagar los costos de su educación.

Hoy día, Marianette admite que cuando dio ese primer paso, no imaginaba que su pasión por el baile, el ejercicio y su afición por el deporte del boxeo la llevarían a donde se encuentra hoy día, integrando estás distintas materias de una manera dinámica en sus labores cotidianas.

“Yo comencé a bailar desde pequeña. Me di cuenta de que me gustaba mucho. Como desde los ocho o nueve años, empecé a tomar clases formales de todo tipo de baile”, recordó recientemente Marianette sobre el inicio de su particular travesía.

Los horizontes profesionales de Marianette se expandieron cuando -aún adolescente- incursionó en el “belly dancing”, práctica cuya popularidad entonces comenzaba a crecer en la Isla.

“Cuando tenía como 17 años estaba empezando el ‘boom’ del ‘belly dancing’ por Shakira y eso. Ahí empecé en el ‘belly dancing’, a tomar clases formales y talleres”, relató la joven, que hoy tiene 32 años y quien tras entrenamiento extenso en el baile oriental, comenzó a bailarlo profesionalmente y a dar clases.

“En el ‘belly dance’ te tienes que mantener tomando talleres, porque es un baile que cambia continuamente. Además, el ‘belly dancing’ de acá es americanizado, no es como el que verías si vas a Egipto”.

Sed de conocimiento

Marianette llegó a la Universidad Interamericana en 2004 con la meta de graduarse con bachillerato en Química Industrial, y con el baile como herramienta para facilitar esa meta.

“Mientras estaba estudiando comencé a trabajar en Curves que es una franquicia de gimnasios de Estados Unidos (que tenía una sucursal en Guaynabo)”, narró la bailarina, quien allí dio clases de baile, de Zumba y descubrió su afinidad por la ciencia del entrenamiento físico.

Siempre sedienta de conocimiento, la entonces universitaria comenzó a explorar ese campo, en el cual también se licenció profesionalmente.

“Cuando me gradué de universidad (en 2008) empecé a trabajar en un gimnasio de damas como maestra de Zumba y allí comencé de lleno a estudiar entrenadora personal. No fue fácil, pero estudié duro y en 2012 pasé el examen y me certifiqué como entrenadora personal bajo la NFPT (Federación Nacional de Entrenadores Personales, en español). Lo logré y gracias a Dios he tenido mucha suerte dando clases en el gimnasio como entrenador personal y a la vez como bailarina independiente”, indicó Marianette.

Suena la campana

Quizás el giro más inesperado en su camino profesional vino en 2010 cuando su entonces novio desde escuela superior y actual esposo comenzó a laborar como ejecutivo en una reconocida empresa promotora de boxeo con sede en Las Vegas, Nevada. Marianette siempre ha sido aficionada a este deporte y esa sorpresa del destino le ha permitido codearse con las grandes estrellas del cuadrilátero, aprender de ellos e incorporar el boxeo recreativo dentro de sus rutinas de ejercicio.

“En cuestión de entrenamiento de ‘belly dance’ y de ejercicios yo soy bien estricta en cuestión de las posturas. Si tienes mala postura puedes lesionarte tanto bailando como haciendo ejercicios. Eso hasta en el boxeo lo veo”, indicó Marianette, quien encuentra puntos comunes entre la elegante gracia del baile y la violenta ejecución boxística.

“Cuando un boxeador tiene el balance correcto y la buena técnica, es casi como una coreografía de baile”, opinó. “Son disciplinas bien distintas, pero a la vez tienen similitudes. Tienes que usar las mismas herramientas físicas”.

Recientemente, Marianette incursionó al campo del entrenamiento individual personalizado como “personal trainer” independiente, utilizando como en una sólida y pensada presencia en las redes sociales y una filosofía de ejercicio muy suya.

“Esto es más o menos como ser un boxeador. Después de un tiempo preparándote y aprendiendo te das cuenta si estás lista para lanzarte por tu cuenta; como dar el salto al boxeo profesional”, dijo, comparando su pasión profesional con su afición deportiva.

“Mi enfoque es que yo no quiero que vean el ejercicio como algo inalcanzable, que lo vean como accesible”, dijo la entrenadora, quien mantiene la cuenta @DaMasFitPR en las herramientas Facebook, Twitter e Instagram. “Que me vean y piensen ‘si ella lo hace, yo también puedo’”.

“Esto es un estilo de vida. No creo en que los clientes vengan, entrenen por un año y después regresen a su estilo de vida anterior. Mi meta es cambiar su estilo de vida a uno mas saludable”, subrayó la bailarina, instructora de Zumba y entrenadora personal.

Sorprendentemente, mientras alcanzaba sus metas en el campo del baile y del ejercicio, Marianette no abandonó sus estudios universitarios. En 2008 se graduó con dos bachillerattos: Química Industrial y Tecnología Química.

“Me gusta lo que estudié. Pero nunca ejercí como química. Solo en la práctica”, explicó Marianette quien, a juzgar por su energía y actitud, de seguro también podría comenzar en esa carrera de manera paralela a su vida como bailarina y entrenadora personal.

Fuerza

“En mis rutinas puedo incluir el boxeo. Realmente los ejercicios son coordinación. Y puedo agregar rutinas de saco y la cuica”

Costumbre

“Cuando tú eres chiquito, te enseñan a lavarte los dientes todos los días y tú lo haces por costumbre. Pero no te enseñan a hacer ejercicios. Si lo hicieran, tú también hacías ejercicios todos los días por costumbre. Y si no te enseñaban a lavarte los dientes, no lo harías”

Aspiración

Yo siempre he bailado desde pequeña. Más o menos desde los 8 a 9 años me di cuenta de que tenía talento y podía desarrollarlo”

  • Compartir esta nota:
Comentarios
    Dejar comentario
    Volver arriba