Loader

Mikol Hoffman tiene la meta de aumentar las cosechas locales

La meta de la joven puertorriqueña es nutrir a los hogares con productos frescos del país
Photo
Mikol Actualmente Hoffman lidera la segunda fase de apoyo a Puerto Rico de WCK con “Plow to Plate”, una plataforma que ofrece apoyo financiero y capacitación a pequeños agricultores. (Foto: Ramón "Tonito" Zayas/ GFR Media)
  • Compartir esta nota:

La seguridad y sostenibilidad alimentaria en Puerto Rico es un asunto de vital importancia para la puertorriqueña Mikol Hoffman Rembalsky. Y no es para menos. Es con lo que trabaja a diario como gerente de programas para Puerto Rico de World Central Kitchen (WCK), una organización sin fines de lucro fundada por el chef español José Andrés en 2010 a raíz del terremoto que afectó a Haití y que, en Puerto Rico, fue instrumental después del paso del huracán María en la repartición de comida a los más necesitados.

“La gran importancia de nuestro trabajo es que estamos ayudando al pueblo de Puerto Rico y a los agricultores a incrementar la sostenibilidad y la seguridad del sistema alimentario; estamos ayudando a bajar la alta tasa de importación de productos frescos”, afirma.

Hoffman, de padre chileno y madre cubana, nacida y criada en San Juan, dice que es una apasionada de todo lo relacionado con la cultura culinaria del país, así como con su sostenibilidad. Por eso enfatiza en la importancia de aumentar y fortalecer la agricultura local para disminuir la dependencia de alimentos importados.

La joven, que estudió historia y estudios latinoamericanos en la Universidad Georgetown, en Washington D.C., cuenta que esa pasión se consolidó con uno de sus primeros trabajos en Puerto Rico con la compañía de turismo culinario, Flavors of San Juan. Un concepto que ayudó a desarrollar y que la puso en contacto constante con restaurantes, fincas y suplidores.

A WCK llegó el año pasado luego de ver un anuncio en el que buscaban un gerente de programas para la isla.

“Era una organización que reunía todas las diferentes cualidades y aspectos que yo había estado desarrollando y amando en mis diferentes trabajos”, comenta Hoffman, mientras resalta que WCK es hoy una red global que cuenta con el apoyo de chefs, voluntarios e individuos que tratan de crear soluciones inteligentes para combatir el hambre y la pobreza.

Precisamente, la joven destaca que luego del paso del huracán María por Puerto Rico usaron el conocimiento que tenían sobre cocinar y alimentar para activar a más de 25,000 voluntarios “para proveer más de 3.7 millones de comidas a través de toda la isla desde septiembre de 2017 hasta junio de 2018”. Durante ese tiempo tuvieron abiertas 26 cocinas, la última cerró en junio del año pasado. Hasta el momento WCK ha invertido unos $547,000 en ayudas a proyectos agrícolas en la isla.

 Pero, tan reciente como el miércoles pasado, WCK Puerto Rico anunció la extensión de la iniciativa #ChefsForFeds a nivel local para ayudar a empleados federales en la isla afectados por el cierre gubernamental. Esta iniciativa ofrecerá alimentos gratis, en localidades específicas, para empleados federales que presenten su identificación del Gobierno Federal y para sus familias. 

Agricultura sostenible

Actualmente Hoffman lidera la segunda fase de apoyo a Puerto Rico de WCK con “Plow to Plate”, una plataforma que ofrece apoyo financiero y capacitación a pequeños agricultores, proyectos de base comunitaria e iniciativas empresariales en el sector de alimentos. El programa fue presentado recientemente durante un taller de capacitación a los participantes de 35 proyectos relacionados con la agricultura, en la Fundación Luis Muñoz Marín. En promedio, según la ejecutiva, cada proyecto ha tenido una subvención de $15,000. Pero en la segunda fase de “Plow to Plate”, habrá subvenciones de $20,000 a $40,000. 

La meta, afirma Hoffman, es fortalecer el ecosistema agrícola de Puerto Rico, aumentar las cosechas locales para nutrir a los hogares con productos frescos del país y contribuir a reducir la inseguridad alimentaria atada a las importaciones de alimentos.  

“Nosotros apoyamos a agricultores tradicionales, proyectos hidropónicos y acuapónicos,  entidades sin fines de lucro, asociaciones de agricultores, proyectos educativos relacionados con la agricultura, proyectos de agroempresarios o innovadores como los ‘indoor vertical farming’, así como fincas familiares, pequeños empresarios y grupos comunitarios”, detalla sobre la nueva fase de trabajo de WCK en la isla, que tendrá dos convocatorias durante este año para subvencionar iniciativas de este tipo.

A modo de ejemplo, Hoffman menciona algunos de los proyectos que han obtenido ayuda económica a través de “Plow to Plate”. Entre ellos,  la Asociación Recreativa y Educativa Comunal del Barrio Mariana (ARECMA) en Humacao, organización de base comunitaria sin fines de lucro; la Asociación de Pequeños Agricultores de Maunabo; el proyecto agroecológico de la Escuela intermedia Berwind, en Río Piedras; y Conservación ConCiencia, que trabaja con  pescadores de la Villa Pesquera de Naguabo “para enseñarles prácticas de pesca sostenibles y cómo incrementar su pesca de especies pelágicas (peces más grandes con poblaciones más sostenibles)”.

La iniciativa que se nutre de donaciones privadas, mayormente de Estados Unidos, pero las de Puerto Rico también son muy bienvenidas. “Vemos este programa como un tríptico. Lo primero es una inyección inmediata de capital mediante subvenciones de $5,000 a $20,000 que están destinadas a recuperación y aumento de producción. Le siguen talleres de capacitación para desarrollar destrezas y conocimientos de manera individualizada para que estos negocios y proyectos puedan llevar sus productos al mercado o al próximo nivel de desarrollo de su proyecto”, explica Hoffman.

La tercera parte consiste en conectar a las fincas con personas que quieran hacer voluntariado, o turistas que deseen esa experiencia, lo que provee una importante mano de obra. Además, es una oportunidad para que los voluntarios intercambien conocimientos, lo que también se puede convertir en una nueva opción de turismo.

El auspicio que reciben los agricultores es un financiamiento directo, no es un préstamo y no es algo que tienen que devolver. “Es para que ellos tengan esa inyección de capital que los pueda ayudar a recuperarse y llevar su proyecto al próximo nivel de producción”.

Más información

Los agricultores que quieran pedir ayuda a WCK deben visitar la página de internet, https://www.worldcentralkitchen.org/https://www.worldcentralkitchen.org/ para cotejar las próximas convocatorias, que espera sean dos anuales, por los próximos tres años. La próxima se espera que abra en marzo de 2019. Puede buscar el formulario, llenarlo y enviarlo por correo electrónico.

Agroturismo

Según Mikol Hoffman, gerente de programas en Puerto Rico para WCK, a raíz del huracán María ha aumentado el interés por un turismo más consciente socialmente y le escriben interesados en venir a la isla a ayudar.

“Nos ponemos en contacto con los propietarios de las fincas donde pueden hacer trabajo voluntario e involucrarse en actividades en las que pueden participar desde niños de 8 años, hasta personas de 88 o más. Nosotros aceptamos gente de todas las edades, cualquier día de la semana, todas las épocas del año. Solo nos tienen que enviar un correo electrónico a [email protected] y les enviamos toda la información.

  • Compartir esta nota:
Volver arriba