Loader

Mujeres decididas a reclamar su lugar en la música típica

Unidas para formar Versos de Mujer, una agrupación de música autóctona puertorriqueña con la que esperan viajar el mundo
Photo
De pie, de izquierda a derecha, Noelis Guzmán, Lenny Adorno, Lourdes Cosme, Rosaura Batista, Elsiemarie Díaz y Deborah Rodríguez. Sentadas en el mismo orden, Aidita Encarnación y Maribel Delgado. (Foto: Gerald López Cepero. Localidad: El Convento).
  • Compartir esta nota:

Viven y vibran por una disciplina que les permite demostrar su devoción a la patria. Le dedican versos, composiciones e improvisaciones sin temor a entrar en controversias musicales con figuras influyentes, la mayoría de las veces del género masculino. Decididas a reclamar su lugar, el pasado año nueve mujeres se aliaron para crear lo que puede considerarse de las primeras agrupaciones de música típica puertorriqueña integrada por féminas.

Versos de Mujer cuenta con las voces de Lourdes Cosme, Noelis Guzmán Sáez, Lenny Adorno, Deborah Aurora Rodríguez Díaz, Elsiemarie Díaz Nieves y Rosaura Batista Torres, con Maribel Delgado en el cuatro, Aidita Concepción en la guitarra (también canta) y Loraine Figuerio en el bongó, quien no pudo estar disponible para el encuentro. Estas mujeres, maestras, emprendedoras, algunas de ellas madres y hasta una bisabuela, revelaron a Magacín -en un encuentro en el Salón Oller del hotel El Convento- sus planes de representar al género femenino en un campo copado por hombres, y de llegar en todo escenario posible dentro y fuera de Puerto Rico, como ya lo han hecho individualmente.

“La música puertorriqueña tiene todas las características y cualidades para competir con cualquier música del mundo y escenarios de cualquier nivel. No debe haber límite. He viajado el planeta entero cantando seis, bomba y plena. ¡Quisiera que vieras la reacción de la gente!”, aseguró Encarnación, directora musical de Jíbaro de Puerto Rico y de su propia orquesta.

“Versos de Mujer aspira a eso, no tenemos límites”, adelantó Adorno, una de solo dos mujeres que ganaron el ya desaparecido Concurso de Trovadores Bacardí. Se impuso en el 2000; la precedió Victoria Sanabria en 1995.

Estas artistas han demostrado que no las amilana el hecho histórico de que los hombres suelan copar el género de la música campesina, como tantos otros. Abrir puertas es parte de su norte. Después de todo, a pesar de las limitaciones la trova en Puerto Rico mueve una economía que supera los $23 millones al año según un análisis hecho por la especialista en cultura del Instituto de Cultura Puertorriqueña (ICP), Josilda Acosta, pero poco de ese capital llega a los exponentes y  menos aun a mujeres.

Acosta, que por años ha facilitado el apoyo dado por el ICP a esta manifestación cultural, reconoce que “hay muchísimas intérpretes, muchísimas mujeres músicas y se les da poco espacio muchas veces en las actividades de trova”. Las integrantes de Versos de Mujer aspiran a cambiar eso creando espacios. El golpe de inspiración les llegó en Comerío el 26 de septiembre de 2016, cuando encabezaron la edición del evento semanal El Último Lunes dedicada al tema de la mujer en la trova puertorriqueña. Le pidieron volver a presentarse en el Festival Jíbaro Comerieño este verano y entonces consolidaron su idea. Ya tramitan adscribirse al ICP como grupo de música típica puertorriqueña, amasan la idea de grabar una producción y esperan respuesta del Municipio de San Juan a su propuesta para presentarse en las Fiestas de la Calle San Sebastián.

“La mujer tiene una gran oportunidad de darse a conocer y lograr ese sitial con trabajos como este. Es una responsabilidad bien grande porque hay muchas niñas que están creciendo en este ambiente de la cultura de la música típica puertorriqueña y tenemos la responsabilidad de darles un buen ejemplo y hacer las cosas bien para que ellas se sigan inspirando. Tenemos mucho camino por recorrer y vamos hacia arriba”, predijo Delgado, profesora y creadora de la escuela virtual Cuatristas.com. En noviembre acompañó a René Pérez en el escenario de los Latin Grammy Awards, mientras trabaja en su tercera producción discográfica como solista.

Aun cuando el género de la trova tiene seguidores fieles en Puerto Rico como en otros  países, las integrantes de Versos de Mujer están conscientes de que para lograr tener un mayor alcance deben llegar los hogares todo el año.

“A las familias les invito a que aprendan más de la cultura puertorriqueña, que se nutran de lo que es la música nuestra, que no debe morir ni tampoco ser para unos pocos, sino que debe ser para todo el mundo y para todo el año. Nos encajonan en la navidad y la música típica no es de navidad”, planteó Batista Torres.

“El pueblo no conoce la riqueza de nuestra música típica”, lamentó por su parte Cosme. “(No saben) Que en otros lugares se recita la décima, prácticamente no se canta, los que la cantamos somos nosotros, los puertorriqueños. ¡Y cantamos en más de 100 estilos de seis nada más! (Además) Está la decimilla, que es lo que llamamos el aguinaldo, que tiene un montón de estilos también. Tenemos un seis tango. Hay hasta un seis bachata. No es que no les guste otra cosa, es que conozcan la riqueza de nuestra música, la aprecien, la valoren”, recalcó la asistente ejecutiva jubilada y bisabuela primeriza.

“Para eso es que está el grupo Versos de Mujer”, reforzó Guzmán Záez, educadora en formación y quien al igual que Rodríguez Díaz ha cantado junto a la Orquesta Sinfónica de Puerto Rico. A sus 21 años, la menor del grupo recalcó que ella y sus colegas quieren inspirar a jóvenes y niñas trovadoras a seguir escalando en ese campo atreviéndose, entre otras cosas, a improvisar. “Que no solamente se queden interpretando, sino que también nos vean a nosotras como un modelo, como un ejemplo a seguir, para que vean que las mujeres también improvisamos y escribimos”.

En el caso de Versos de Mujer, casi todas las integrantes son improvisadoras y eso les hace un conjunto único. “Son bien pocas las improvisadoras. La mayoría está en este grupo”, recalcó Batista Torres.

Por eso entienden que los medios de comunicación tradicionales deberían abrirle las puertas, pero si no lo hacen, apostarán a los emergentes. “Empezamos por Facebook”, reveló Adorno refiriéndose al ‘fanpage’ de Versos de Mujer. “Estamos haciendo otros acercamientos para empezar en Puerto Rico, con miras a internacionalizarnos porque, ¿por qué no? Espero que Puerto Rico sepa mucho más de Versos de Mujer, en cada plaza que abra un espacio. Estamos preparadas para ese reto”.

Conócelas

Lourdes Cosme

- 65 años

- Natural de Bayamón

- Madre de cinco, abuela de ocho y bisabuela novata

- Trovadora desde los 34 años.

- La profesora de educación comercial jubilada como asistente ejecutiva de Unilever. Se enamoró del canto viendo a su madre cantar, y de la trova luego de leer un libro titulado “Poesía para ser cantada”.

Aidita Encarnación

- 53 años

- Natural de Fajardo

- Cantante, actriz, guitarrita y directora musical

- Terminó el primer grado con honores y aprovechó para pedir de regalo una guitarra. Cuando intentó tomar clases, el maestro advirtió que era muy pronto pues sus dedos eran demasiado pequeños. Pero su madre, Aida Encarnación, que de paso era su inspiración pues con ella cantaba, compró un método de enseñanza y sin saber tocar un solo instrumento se convirtió en su maestra.

“Si soy guitarrista es por eses esfuerzo inicial de mi madre”, agradece.

Pasados los años se convirtió en trompetista de la banda escolar en la Escuela Intermedia Antonio Valero de Bernabe, donde tomó sus primeras clases formales. Los músicos de agrupaciones típicas Efraín Vidal y Leyo Peña la introducen al mundo profesional.

Hoy día es directora musical de Jíbaro de Puerto Rico y dirige su propia orquesta, especializada en teatro musical, entre otros proyectos como el reciente espectáculo de Silverio Pérez “Yo tenía una luz”.

Lenny Adorno

- 43 años

- Natural de Trujillo Alto

- Comunicadora, improvisadora y directora del Taller de Trova en la Escuela de las Artes del Municipio de Trujillo Alto

- Fruto de una familia de trovadores e improvisadores, aprendió el arte de su abuelo Brígido, su padre Rafael y su tío Ángel Luis. En el 2000 ganó el Concurso de Trovadores Bacardí, logro que solo obtuvieron dos mujeres en la historia de la competencia. Desde entonces es un rostro conocido de la música campesina. Hoy por hoy es maestra de trova y gestora cultural, con enfoque en dichos géneros.  

Maribel Delgado

- 38 años

- Natural de Camuy

- Profesora de música y maestra del cuatro

- Cuando a los 9 años le dieron a elegir entre un cuatro y una guitarra, escogió el instrumento nacional, el que aprendió a tocar con su abuelo. En 2003 estrenó como cuatrista de conjunto típico y produjo su primer disco como solista, titulado “El cuatro en manos de una mujer”. En 2005 produjo “A solas con mi cuatro” y en 2008 creó la escuela virtual de cuatro Cuatristas.com.

En 2017 acompañó a René Pérez a varias presentaciones, incluida la entrega del Latin Grammy, en Las Vegas, y trabaja en su tercera producción.

Rosaura Batista Torres

- 28 años

- Natural de Ponce

- Microbióloga, trovadora, improvisadora, güirera y comerciante

- A los 8 años de edad tomó clases de clarinete y la experiencia con ese instrumento de viento no le encantó, pero vio a una amiguita cantando y eso sí la cautivó. Un año más tarde estaba tomando clases de cuatro, guitarra y canto.

A las 11 años fue el güiro el que llamó su atención y al poco tiempo ganó mención honorífica en un certamen que se celebraba en la plaza de Ponce. Fue a los 14 años cuando comenzó a improvisar.

No se sentía cómoda participando en los concursos y cuando comenzó a estudiar en la universidad se alejó de esa actividad, hasta los 21 años, cuando regresó lista para enfrentarse a cualquier improvisador de Puerto Rico y hasta el sol de hoy no ha parado.

Hace unos tres años comenzó a transmitir sus conocimientos como maestra en el Taller de Trova Priscilla Flores, en San Lorenzo.

Elsiemarie Díaz Nieves

- 26 años

- Natural de Comerío

- Paramédico, maestra trovadora, improvisadora e integrante de Ecos de Borinquen

- Sintió deseos de cantar a los 5 años de edad y le pidió a su maestro de matemáticas, que tocaba guitarra, que le ayudara a conseguir presentarse en certámenes, lo que logró con éxito.

Comenzó clases formales con el maestro Miguel Santiago Díaz porque “yo quería más”. Acudió a la familia Sanabria y comenzó a escribir. A los 10 años improvisaba y “en cuanto festival me metía”.

Enfrentó la exclusión de competencias auspiciadas por bebidas alcohólicas que no permitían menores, pero no se desanimó. Continuó aprendiendo con Víctor Manuel Reyes, Eduardo Villanueva y el fenecido Edwin Soto. Aprendió a tocar varios instrumentos, formó parte de agrupaciones y viajó con su música, pero su pasión evolucionó y ahora disfruta de educar a las nuevas generaciones.

Deborah Aurora Rodríguez

- 22 años

- Natural de Yabucoa

- Improvisadora, comunicadora y periodista

- De niña no paraba de cantar y un tío le regaló un disco de trova para que se aprendiera los temas y los interpretara porque le gustaba su voz. La niña de 8 años acudió al trabajador social de su escuela, que era guitarrista, para que la acompañara. Comenzó a estudiar y a ganar certámenes de trova infantiles. En 2007, con 12 años de edad, grabó su primer disco, titulado “Deborah Aurora: Orgullo de lo nuestro”.

Como no le permitían participar en certámenes si no era improvisando, aprendió a improvisar y también se impuso en varias competencias. La Orquesta Sinfónica de Puerto Rico la ha invitado a cantar con ella.

Noelis Guzmán Sáez

- 21 años

- Natural de Toa Alta

- Estudiante de pedagogía en la Universidad de Puerto Rico

- Trovadora e improvisadora desde los 15

- Motivada por su hermana menor, quien quiso estudiar trova, comenzó a componer hasta que un bien día comenzó a improvisar en tarima. Egresada de la Escuela Cuna de Trovadores, en Comerío, se ha presentado varias veces ya con la Orquesta Sinfónica de Puerto Rico y recientemente escribió un musical titulado “Del aguinaldo jíbaro al aguinaldo nuevo” que presentó ante el público comerieño.

  • Compartir esta nota:
Volver arriba