Loader

Reprográmate en positivo para recibir el nuevo año

Termina este 2017 en gratitud y comienza el 2018 con un renovado sentido de libertad y optimismo
Photo
No hay que ir muy lejos para encontrar las herramientas y los códigos necesarios para esa reprogramación. (Foto: Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

Para toda persona que tenga un vínculo real con zonas expuestas al nivel de destrucción registrado en Puerto Rico este año experimentarán un huracán de emociones al recordar el 2017, pero aun en medio de la devastación, es posible cultivar el optimismo y la gratitud.

A la psicóloga Idalia Mendoza y a la consejera Migna Cruz Collazo no les cabe duda de que para algunas personas puede ser difícil, pero posible.

Mendoza, quien practica el budismo, invita a vivir la compasión, la ecuanimidad y la gratitud para encontrar la verdadera recuperación. “El Dalai Lama enfatizaba que de todas las posibilidades de vida en este planeta, al nacer seres humanos tenemos un privilegio porque el ser humano es el único ser viviente que tiene consciencia de que es consciente, se da cuenta de que lo está. Estas circunstancias nos obligan a despertar, todo va a depender de cómo comiences a relacionarte con lo que pasó. Le damos la bienvenida a la tristeza, al coraje, pero por el otro lado ¿cómo esto me enseña que puedo vivir sin luz? La luz nos va a llegar en algún momento, pero no todo el mundo tiene eso. Hay gente que pasa hambre. Estas cosas nos empiezan a dar otra perspectiva. ¡Qué difícil se nos hace a los seres humanos agradecer nada más el estar despierto y disfrutar un nuevo día!”, analiza Mendoza.

En ese sentido invita a mirar al interior del mismo modo que al entorno, y reconocer los diversos escenarios de pobreza, de carencias, para identificar las posibilidades y encontrar el estímulo para salir, para recomenzar junto a los demás.

“Hacer esto solo, solo, está fuerte. Todos somos interdependientes. Puede haber tramos solos, pero es necesaria la interacción. El capitalismo y el consumismo nos han hecho creer que después de que consumamos, podemos solos, pero eso es un engaño. Esto es una época de poder mirar hacia adentro para salir… El apoyo de la familia, los amigos, el apoyo comunitario es bien importante”, afirma.

Mendoza reconoce que la inclinación que se da a fin de año de reflexionar sobre lo acontecido durante los 12 meses previos, es buena ocasión para descubrir para qué sirven todas las lecciones de las experiencias vividas, aunque reconoce que a veces entrar en negación es normal. “Hay gente que todavía está durmiendo en su disociación, pero hay gente que ha despertado increíblemente. Y aunque esto no se debe dejar para el último día, cuando llegue el fin de año, es decir ‘todas las cosas que tenía, las que no tengo y que cosas descubrí’”, exhorta.

Para Migna Cruz Collazo, consejera y “master neurocoach” certificada, ese ejercicio de cierre puede ser la ocasión ideal para reprogramar actitudes pesimistas o de derrota y convertirlas en gratitud, pues los beneficios valdrán la pena. “Cerrar este año 2017 con una actitud de gratitud, contribuirá a mejorar la calidad de nuestro estado personal y va a generar nuevos cambios en nuestra vida. El sentido de la gratitud es como una vitamina para reflexionar y poder estar más atento a las bendiciones que recibimos cada día, porque a veces nos enfocamos más en lo negativo”, recalca.

Cruz Collazo asegura que ejercitar nuestro sentido de gratitud debe convertirse en un hábito, sin esperar a que haya algo negativo para reactivarlo. “Tener cada día una actitud de gratitud ayuda al crecimiento como persona y va a repercutir en la salud y en nuevas oportunidades. Como consejera y ‘neurocoach’ sé que todo se trabaja desde el pensamiento, todo en la vida comienza desde nuestro pensamiento”, reitera.

Aunque parezca ilógico, según explica los cambios súbitos e inesperados sacan a las personas de su zona habitual, de su llamada “zona cómoda” y le obligan a funcionar de una nueva manera, a innovar. Por eso, al igual que Mendoza, invita a dar espacio a nuevas experiencias, “pensando en qué hacer con lo que tenemos y no en lo que nos falta”.

“Este proceso nos permite reinventarnos y tener un sentido de libertad. Estábamos en un ciclo de comodidad, y aunque uno no se alegre de lo que pasó ahora, es un momento de reinventarse y de trabajar más allá de lo que teníamos. Ahora es seguir adelante y abrir nuevos caminos, de lo que pasó saca lo positivo y emprende un nuevo camino porque la vida nos ofrece siempre nuevas oportunidades”, enfatiza.

Reconociendo que la duda siempre puede aparecer, para esos momentos la consejera propone interrumpir los pensamientos y remplazarlos haciendo un inventario de todo lo logrado o alcanzado en el pasado. “Dejar atrás el qué dirán y darle entrada a pensamientos potenciadores es un proceso que requiere determinación. Para esto, una buena recomendación es reprogramar la mente. Consiste en programar el cerebro con metas claras y a mediano plazo. Nuestra mente necesita reprogramarse, como una computadora, que de vez en cuanto necesita un ‘restart’”.

Lo mejor de todo, asegura, es que no hay que ir muy lejos para encontrar las herramientas y los códigos necesarios para esa reprogramación.

“Para recibir el nuevo año con un sentido de libertad y optimismo es importante recordar que tenemos todos los recursos que necesitamos en nuestro interior. Así que, saca tiempo para conectar con tu ser, para despertar ese gigante que existe dentro de ti. Recuerda que una actitud de gratitud te hará sentir bienestar y te ayudará a incorporar buenos hábitos en tu mente subconsciente, lo cual te permitirá vivir con más plenitud. ¡Vive el presente!”, concluye Cruz Collazo. “Del pasado solo extrae lo que aporta bien a tu vida”.

12 pasos para hacer “restart”

1.  Agradece por cada experiencia vivida. Haz una lista y anota 8 a 10 razones por las que das gracias a la vida y repítelas en voz alta.

2. Sé flexible y haz pequeños ajustes. Cada tropiezo lo debemos ver como nueva puerta hacia nuevas oportunidades.

3. Expresa lo que sientes. Hacerlo es liberador, curativo, te ayuda a sanar heridas.

4. Comienza cada día con un desayuno saludable. Te dará energía. No olvides con una afirmación positiva potenciadora escogida conscientemente para dar a tu mente la idea de un propósito. Por ejemplo: “Hoy tendré buena voluntad todo el día, hoy estaré en paz”.

5. Haz ejercicios. Pero ten en mente conectar mente, cuerpo y espíritu.

6. Sonríe y ríe a carcajadas. La risa es un analgésico natural.

7. Camina con tu frente en alto y la columna vertebral derecha. Según estudios esto genera un estado de ánimo positivo.

8. Visualízate. Piensa en tu visión. Se recomienda crear un “tablero de visiones”, es un cartel con fotos o una imagen de lo que deseas.

9. Habla de tu sueño. Vívelo.

10. Busca algo que te motive.

11. Convierte la gratitud en un hábito. Una actitud de gratitud te ayudará al crecimiento personal y traerá beneficios para tu salud.

12. Aprende a hablar en positivo. Si solo hablas de escasez, de que no eres capaz, eso es lo que generarás.

Fuente: Migna Cruz Collazo, consejera profesional licenciada y master neurocoach.

  • Compartir esta nota:
Volver arriba