Loader

Yizette Cifredo se reafirma como una optimista compulsiva

La presentadora prefiere mirar la vida con positivismo y contagiar a otros a través de su espacio en la televisión, las redes sociales y próximamente en la radio
Photo
El impacto que ha tenido el mensaje positivo de Yizette Cifredo ha ido más allá de la televisión y de la radio, apoderándose también de las redes sociales. (Foto: André Kang)
  • Compartir esta nota:

Dentro de tres meses, Yizette Cifredo cumplirá 40 años de vida y lejos de preocuparle por el paso del tiempo, se prepara para celebrar y disfrutar a plenitud de su familia y de los nuevos proyectos profesionales que tiene entre manos.

Para mí es un momento en el que quiero emprender, impulsar, empujar, volar, florecer y todo lo que sea desarrollarme. Estoy apostando a mi sueño en todo el sentido de la palabra”, confiesa con su contagiosa energía la presentadora de televisión y personalidad de las redes sociales.

Pero este ímpetu con el que se presta a entrar en una nueva década de su vida es algo natural en Cifredo, quien se describe como una “optimista compulsiva sin remedio”. Esa energía es lo que busca transmitir a través de su contacto con el público que la sigue en las redes sociales, en sus programas de televisión y que en las próximas semanas podrá escucharla a través de las ondas radiales.

Y es que, aunque no es mucho lo que puede adelantar, Cifredo menciona que en las próximas semanas regresará a la radio en un programa mañanero en el compartirá roles con el comediante Danilo Beauchamp.

“Me encanta la radio. La oportunidad que tuve de trabajar en radio fue bien poca, hace bastantes años cuando aun era Sistema 102, con Bizcocho y Jesse Calderón.

Estoy feliz porque la radio es un medio que es demasiado pertinente y vigente ‘no matter when’, ‘no matter what’.  y eso lo vivimos recientemente con el paso de María. Nos dimos cuenta la importancia que tienen las ondas radiales, igual el medio digital”, destaca.

En la actualidad, Cifredo también está trabajando junto a José Santana como animadora y productora ejecutiva del programa “Ahora es”, que transmite Univisión de lunes a viernes de 3:00 a 5:00 p.m. Además, en esos mismos días a las 9:30 p.m. conduce el programa de entrevistas “Medios sociales” de WIPR.

“Me encanta el contacto con la gente y aprecio mucho eso. De estar casi seis años fuera de los medios, de repente llegó todo y lo estoy viviendo agradecidísima y aprendiendo. Sigo con mis talleres, pero de manera selectiva porque para mí es esencial conectar con mi familia y sigo con el contenido creativo en las redes sociales. Aunque la frecuencia sea distinta, trato siempre de dar mis bofetones de cariño y mis ‘shots’ de energía”, enfatiza.

Con la misión de ayudar

El impacto que ha tenido el mensaje positivo de Cifredo ha ido más allá de la televisión y de la radio. La motivadora explica que, en el 2010, cuando decidió terminar su participación en el proyecto “En el lente del ojo público”, comenzó su blog y abrió las puertas de su vida a sus seguidores.

“Para mí fue maravilloso porque pienso que ahí fue que nació una Yizette, que es la figura que yo deseaba desarrollar. Súper agradecida con todo lo que he hecho porque es parte de quien soy, pero el mundo digital es mi forma de conectar, es donde apuesto al contenido creativo con propósito, con pertinencia, con relevancia. Creo que se puede ser divertida, se puede ser sensible y que la gente se sienta atraída a querer coincidir contigo. No es tan fácil, pero se puede”, comenta.

No obstante, Cifredo procura establecer un límite para proteger la privacidad de su vida junto a su esposo Víctor Santiago y Eva, la hija de ambos y quien ya domina con gracia las redes sociales.

“Le comparto a las personas un poco de mis principios y mis valores a través de lo que yo publico, pero con un límite. El proceso de planificar mi matrimonio, para mí era algo muy serio, que tenía que salirse de la esfera pública porque es un acuerdo de vida. Eso lo tratamos bien íntimo, compartimos la noticia después. Mi embarazo lo viví de manera muy privada. El crecimiento de Eva lo he ido compartiendo de a poquito porque  la gente es parte de lo que tú eres y a ellos les gusta saber de ti”, explica.

Consciente del alcance que tienen los mensajes que comparte a través de las redes sociales, de su blog y de los talleres que ofrece, hace un tiempo Cifredo tomó la decisión de certificarse como coach de vida. Fue la respuesta a sus escritos lo que la hizo convencerse que la búsqueda de la felicidad y de la estabilidad emocional es algo que une a mucha gente.

“Entendí la responsabilidad tan grande que tengo. Creo que en el mundo hay una necesidad de amor propio, gigante. Le explico a la gente que soy optimista compulsiva, pero no es que no mi indigne ni que sufra. La gente a veces me dice que mi vida es perfecta y no lo es. Al contrario, aprovecho esa imperfección para tener una mirada de posibilidades y eso es lo que ofrezco como herramienta, que tienes la opción de vivir en calamidad y en limitación o en posibilidad. Y me di cuenta en el camino que vivir en gratitud y en mirar las posibilidades, es mucho más satisfactorio y sabe mejor. Eso es lo que ofrezco”, expresa.

Cifredo siempre deja claro que no es psicóloga y sugiere a quienes se le acercan pidiendo consejos que busquen a un profesional que les brinde asesoría de salud mental o espiritual. A menudo se le acercan personas preguntándole cómo mantener una autoestima saludable y cómo tener una actitud positiva ante la vida.

“Tomé la decisión de estudiar porque vi que lo que estaba haciendo tenía un impacto sobre la vida la gente. Creo que es una responsabilidad grande. Yo no me siento para opinar y ya. Cuando ofrezco un taller o hago un escrito, a veces se los envío a amigos psicólogos para que ellos validen que no estoy diciendo nada irresponsable. Siempre va a hacer desde mi perspectiva, va a haber la perspectiva, la opinión y la forma de ver el mundo”, explica.

La motivadora y animadora menciona con cierto asombro que a menudo encuentra a personas que piensan que dedicarse tiempo a ellos mismos no es una prioridad cuando nutrir el alma debe ser lo esencial.

“Lo que le explico a la gente es que no debemos esperar a estar en ese punto límite entre la vida y la muerte para empezar a apreciar lo que de verdad es importante. Es bien triste vivir pensando que lo normal es ser aborrecido. Yo soy anormal, rara. Entras a un lugar contenta y la gente desconfía. ¿En qué punto distorsionamos todo? ¿En qué punto cambiamos los héroes? ¿En qué punto llegar un sitio y decir dos o tres palabras soeces me hace más real? En un momento de mi vida decidí llevarle la contraria los demás y ser feliz y espontánea”, concluye.

  • Compartir esta nota:
Volver arriba