Loader

Un club de lujo gastronómico empresarial

Muchos negocios se concretan alrededor de una magnífica experiencia gastronómica y las del Club Millesime las preparan los nuevos ídolos de la cocina de vanguardia
  • Por Rosa María González Lamas
  • 07 NOV. 2017 - 1:44 PM
Photo
Los platos de los Estudios Millesime revelan innovadoras técnicas de cocina
  • Compartir esta nota:

Santiago de Chile fue el destino más reciente en afincarse a Millesime, el primer club empresarial del mundo que ha hecho de las experiencias epícureas el eje de acceso a su exclusivo círculo, y de la exquisitez un emblema tan efervescente como el apelativo acentuado que designa las añadas más virtuosas del champán.

No es de extrañar que la capital chilena, con su fantástica oferta de vinos, una estimulante escena gastronómica, pero, sobre todo, un sólido tejido empresarial, siga los pasos de las Ciudades de México o Panamá, donde ya se han establecido Estudios Millesime, reforzando la idea de que muchos negocios se concretan alrededor de una magnífica experiencia gastronómica. 

Son éstos los dos destinos latinoamericanos que se han rendido al concepto de club gastronómico de negocios, que dio sus primeros pasos hace poco más de una década en Madrid, donde Millesime nació a la vera de la Cumbre Internacional de Gastronomía Madrid Fusión.

¿Por qué no abrir la puerta de la cocina de vanguardia que allí se presentaba a profesionales de la cocina también a gastrónomos y hombres de negocios interesados en aprovechar tanta creatividad y suculencia para agradar a sus clientes? Fue así que en paralelo al más importante congreso global de gastronomía en 2007 se empezaron a celebrar jornadas gastroempresariales de acceso muy restringido, con el objeto de ayudar a negocios a reforzar vínculos y mostrar su liderazo a través de una herramienta de hospitalidad diferente y de élite que empleaba la alta gatronomía como argumento y se dirigía a un nicho específico de consumidores que podían degustar muchos de los productos estrella expuestos en Madrid Fusión y las creativas delicias concebidas por aquellos nuevos ídolos pop en que se habían convertido los cocineros de vanguardia.

Photo

Restaurante de uno de los Estudios Millesime.

El éxito de esta iniciativa complementaria poco a poco creó una personalidad propia para Millesime, que no sólo realizó otras ediciones al amparo de Madrid Fusión, sino que comenzó también a desarrollar los Salones Millesime, eventos propios, exclusivos, aunque abiertos a un más amplio universo de sibaritas, que de Madrid comenzaron a viajar a otros puntos de España y también por el mundo con sus particulares embajadas culinarias del más alto nivel. De Ferran Adrià a otros importantes nombres de la constelación de estrellas coquinarias, los mejores cocineros y bodegas de España participaron en estos eventos especiales en Cap Cana en la República Dominicana, São Paulo o Ciudad de México.

Fue en la capital de México que en 2011 se realizó el primer Salón Millesime de ese país, abrazando en su recinto a lo más granado de la cocina española y a los más jóvenes talentos de la mexicana, quienes realizaron demostraciones culinarias y talleres participativos, y dieron a degustar a personalidades y a los empresarios asistentes sus bocados más creativos, acompañados de los más excelsos vinos y licores de España y las Américas, que también se sirvieron en los restaurantes pop-up donde dúos de cocineros de España y México crearon menús que disfrutaron muchos VIPS como el ya fallecido escritor Gabriel García Márquez y algunos de los hombres de negocios más importantes del país azteca.

La sobresaliente repercusión de éste y subsiguientes eventos en la capital mexicana hizo al concepto ascender un nuevo escalón estratégico con la creación en 2013 de Estudio Millesime, una sede fija para ese club de seguidores de este proyecto de alto sabor. Inaugurado en The St. Regis Mexico City, pronto Estudio Millesime se convirtió en escenario de fiestas privadas de algunas de las más prestigiosas marcas del mundo y en una mesa de élite que en su agenda de eventos ha recibido a cocineros internacionales de tan alto postín como Joan Roca (El Celler de Can Roca, España), Virgilio Martínez (Central, Perú), Rodolfo Guzmán (Boragó, Chile), Carlos García (Alto, Venezuela), Ricardo Sanz (Kabuki, España),Thomas Troisgros (Olympia, Brasil) o Sergei e Ivan Berezutskiy, de Twins (Moscú), representantes de la nueva cocina rusa. Sus sabores y los de muchos otros, escogidos siempre de la lista de los mejores 50 restaurantes del mundo o con al menos dos estrellas Michelin, los han podido disfrutar los socios del Estudio, con una experiencia completa de música, decoración, vinos de alta gama y coctelería premium al servicio de su placer epicúreo. Para lo que resta de este 2017 están también en agenda en México los reconocidos Carlo Cracco (Ristorante Cracco, Italia) o Jorge Rausch (Criterion, Colombia).

Photo

Joan Roca, de El Celler de Can Roca, España

A este singular club privado sólo pueden acceder las empresas asociadas, sus directivos y sus exclusivos clientes VIP, quienes, además de realizar sus eventos privados, participar en los eventos especiales, comer en los restaurantes del Estudio o en sus mesas del chef pueden disfrutar de experiencias de cata y maridaje gourmet sui generis, como las de ostras con vinos del valle mexicano de Guadalupe, la de quesos azules con whiskies escoceses de malta, la de cigarros cubanos con ron, la de trufas con tequila, la de champán con caviar o la degustación de vinos de sacristía de Jerez. 

El chef español José Luis Estevan es director de cocina del Grupo Millesime y responsable culinario de todos sus proyectos, así como de la operación del día a día del restaurante de Estudio Millesime en México, donde se sirven menús que cambian diariamente y se ofrece una selección de vinos avalada por los mejores sumilleres del país.

Photo

Cebiche de lapas.

Las afiliaciones a Estudio Millesime son limitadas, accediéndose a ellas únicamente tras un proceso de admisión, lo que convierte al club en un muy exclusivo. La cuota anual de membresía para personas individuales es de USD $ 1,700 y la corporativa de $ 4 mil, que permite tener acceso a los eventos no sólo del país de registro del adherente, sino a los de todas aquellas naciones en que haya un Estudio Millesime. 

Luego de un desempeño excelente en Ciudad de México, Millesime abrió en 2015 un segundo Estudio en Ciudad de Panamá, ubicado en la Cinta Costera en el edificio Yoo, diseñado por Philippe Starck, y en el que el restaurante ha tenido un notable éxito. Tras la apertura en Chile este septiembre, Millesime tiene contemplado abrir nuevos Estudios en Miami, Bogotá y Lima a lo largo de 2018 y 2019. ¿El requisito para cualquier futura sede? Que tenga un sólido y prominente entorno empresarial. 

Photo

¿Quién se preocupa por las variaciones de las tasas de cambio o las cotizaciones de bolsa cuando su mente y paladar están haciendo otros negocios concentrados en los sabores más laureados del mundo y en el deleite de las más finas burbujas, el jamón ibérico o el foie-gras?

  • Compartir esta nota:
Volver arriba