Loader

La buena vida de Miami, montados en un Porsche

De paseo por la Capital del sol en un convertible rojo 911 Carrera GTS
  • Por Francisco Javier Díaz
  • 22 JUL. 2018 - 07:07 AM
Photo
El Porsche Panamera y Porsche 911 Carrera GTS fueron nuestros compañeros de viaje por la Avenida Brickell en Miami.
  • Compartir esta nota:

No hice más que pisar el suelo frente al Aeropuerto Internacional de Miami que pude ver los autos que me estaban esperando para ser manejados durante todo un fin de semana por la ciudad del sol: un Porsche Panamera 4 e-Hybrid y un convertible Porsche 911 Carrera GTS Cabriolet. 
Como parte del evento Porsche Miami Lifestyle pude sentir de primera mano lo que es manejar un convertible por Miami Beach y que todo el mundo te mire. Estuvimos todo el fin de semana manejando estos dos espectaculares vehículos y visitamos un sinnúmero de lugares emblemáticos y restaurantes riquísimos que representan la versión más chic de Miami.

Photo

Vestíbulo del rascacielos Porsche, donde subes en el ascensor “el Dezervator”, que te lleva directo a tu sala sin bajarte del carro.

Torre de millones y arte urbano

Tan pronto salimos del aeropuerto manejamos los 450 caballos de fuerza que tiene el convertible rojo 911 Carrera GTS hasta el llamativo edificio de 60 pisos Porsche Design Tower en el 18555 Collins Avenue. Los apartamentos de este mega lujoso edificio comienzan en $3.5 millones hasta los $25 millones por un penthouse de cuatro niveles. Además de tener amenidades como de hotel, desde restaurante y barra en el lobby, el edificio cuenta con un simulador de carreras, un área de juegos con pantallas interactivas, un enorme gimnasio y spa, así como sala para ver películas con butacas reclinables. Sin embargo, lo que más llama la atención de este condominio cilíndrico de 60 pisos desarrollado por Gil Dezer -la primera incursión de Porsche Design en el sector inmobiliario residencial- son sus seis ascensores interiores que suben los autos hasta el interior de cada uno de los apartamentos; algo único en Estados Unidos.

Photo

Los murales de Wynwood Walls.

De ahí, seguimos acelerando el vistoso Porsche por las avenidas de Miami Beach hasta llegar a la pintoresca y colorida área de Wynwood. Este barrio, rehabilitado hace casi una década, ha cobrado popularidad gracias a que las paredes de sus edificios están repletas de arte urbano sumamente llamativo. Además, la exposición al aire libre de paredes pintadas por distintos artistas, conocida como Wynwood Walls, es el epicentro de un área donde se pueden visitar restaurantes, barras, tiendas y galerías de arte.

Una de esas tiendas curiosas es Walt Grace Vintage, que combina la venta de guitarras nuevas, antiguas y de réplica, junto con vehículos antiguos que pueden ir desde los más exóticos hasta los más raros. En nuestra visita se encontraban en exhibición y para la venta un Ferrari 250 Testa Rossa de 1957, así como un Jaguar XK120 de 1950, entre otras bellezas.

Al finalizar el día, llegamos al lujoso hotel Mandarin Oriental, en la pequeña isla privada Brickell Key. Esta privilegiada localización es perfecta ya que está cerca del Downtown, a minutos de Key Biscayne y Coconut Grove y a menos de 15 minutos de Miami Beach.

Los Cayos y de tapeo

Nos levantamos temprano en la mañana y comenzamos un largo trayecto en dirección sur hacia Los Cayos. En este día me tocó manejar el lujoso modelo Porsche Panamera 4 E-Hybrid, equipado con un motor V6 twin turbo, que se une a uno eléctrico, que combinado genera 462 caballos de fuerza. Como era de esperarse, el viaje por la autopista South Dixie hasta Islamorada, pasando por Key Largo, fue  muy apacible y cómodo. El trayecto entre palmeras, arena y mucha agua tomó casi todo el día. No sin antes detenernos en el Matheson Hammock Park, pegado al agua y desde donde se ve una vista espectacular de South Beach. La brisa, con olor a mar fue el lugar perfecto para descansar un rato.

En el Sunset Harbor Drive en Miami Beach, muy cerca de Lincoln Road, está localizado el restaurante español Barceloneta Spanish Bistro & Mercat, donde cenamos. La gran sorpresa de este local, con una gran vida nocturna, está dentro de la cocina. Resulta que la chef y socia fundadora de este local popular, contiguo al restaurante Pubbelly, es la puertorriqueña Juliana González, razón por la cual el nombre del restaurante se llama también como el pueblo del norte de la isla. El menú fue creado con la intención de que los comensales compartieran platos de tapas, mientras disfrutan de un buen vino, cóctel o cerveza fría. Entre las mejores tapas que allí degustamos estuvo el pan con tomate, calamares a la romana, gambas al ajillo, chorizo a la sidra y tartar de solomillo, entre muchos otros.

De museos y anticuchos

El domingo en la mañana, desde temprano, nos dirigimos hasta el Pérez Art Museum, localizado en 1103 del Biscayne Boulevar, al lado del Frost Science Museum y del American Airlines Arena, hogar del equipo de baloncesto Miami Heat. Este museo ofrece obras maestras tanto dentro como en su exterior. Familias y amigos se reúnen en las terrazas de este hermoso museo para pasear o simplemente sentarse en alguna de sus sillas colgantes. La espectacular vista de la bahía Biscayne, así como del área del Downtown hace que la visita, aunque sea afuera, valga la pena. Por dentro, el museo tiene piezas de arte contemporáneo de reconocidos artistas, así como una exhibición itinerante que se rota cada tres meses. Hasta el 2 de septiembre se puede disfrutar la muestra “The World's Game: Fútbol and Contemporary Art”, dedicada a la celebración de la Copa Mundial de la FIFA durante este verano.

Photo

En La Mar by Gastón Acurio se disfruta de un opíparo brunch los domingos.

Por último, finalizamos nuestra estadía en el Mandarin Oriental disfrutando de un exquisito "bruch" en el restaurante La Mar by Gastón Acurio. Este ofrece la oportunidad de degustar un sinnúmero de platos típicos de la cocina peruana en formato buffet, con la particularidad de poder seleccionar un plato principal junto con bebida ilimitada. La variedad de opciones es tanta, tan variada y tan sabrosa, que es difícil saber por dónde comenzar o cuándo parar. Los comensales pueden seleccionar desde ceviches y anticuchos, hasta chaufas, en el bufet y seleccionar de planto principal lomo saltado con huevos fritos, pescado en escabeche y tallarines verdes con carne milanesa, entre otros. Al final, cada mesa recibe una gran caja de sorpresas repleta de deliciosos postres. El restaurante tiene mesas en el interior del local y también en la terraza, con una hermosa vista de Brickell.

  • Compartir esta nota:
Volver arriba