Loader

Siete sugerentes

El lanzamiento más esperado en la industria de la alta perfumería este año -la colección de fragancias de la maison Louis Vuitton- llega enfundada en un “packaging” impoluto, de blanco y dorado, con su famoso logotipo en el tapón del frasco.
Photo
El cofre que contiene la nueva colección de alta perfumería de Louis Vuitton, con frascos de tamaño ideal para ir de viaje, en honor a la tradición de la casa.
  • Compartir esta nota:

A pesar de que Louis Vuitton abrió sus primeros cuadernos olfativos con Heures d’Absence en 1927, en 1928, fue Je, Tu, Il: Réminiscences y en 1946 presentó su tercer perfume, Eau de Voyage, el negocio fue interrumpido y rápidamente olvidado. Es ahora cuando Louis Vuitton se enfoca nuevamente en cómo las mujeres deberían oler, de la mano de un exclusivo maestro perfumista y un laboratorio propio en la región de Provenza, que le permite controlar el proceso desde la flor, hasta el frasco. Inclusive para analistas del sector, la vuelta a la perfumería de la maison responde a la necesidad de atraer al comprador aspiracional cuando la competencia entre las marcas de lujo es cada vez más intensa.
Sea como fuere, Jacques Cavallier Belletrud, el renombrado perfumista que impulsa el proyecto -bautizado como “el mejor perfume del mundo”- transporta a cada nariz a través de un viaje de siete emociones olfativas. 

Photo

Jacques Cavallier Belletrud en el laboratorio de Louis Vuitton en Grasse.

Rose des Vents es un homenaje a la rosa de Grasse. Toques de lirio, cedro y pimienta le dan un aroma único. Turbulences rinde tributo al nardo, que llega con toques de jazmín. Dans la Peau posee notas de albaricoque confitado, jazmín de Grasse y jazmín sambac de China. Mientras que las notas de absolutos de flor de narciso seguidas de almizcle, le imparten coherencia. Apogée tiene aromas a lirios del valle, pétalos de jazmín, magnolia y rosa. Tiene base de sándalo y madera de gaiac ahumada. Las vainillas de Madagascar y Tahití se mezclan en un velo de pétalos de magnolia, rosa, azahar y cacao amargo en Contre Moi. Por su parte, Matière Noire es flores blancas y madura oscura: pachulí, madera de oud de Laos, grosella, narciso y jazmín. La colección, que sólo estará disponible en las boutiques Louis Vuitton por todo el mundo (y a Puerto Rico llegará en 2017), se completa con Mille Feux, una composición de osmanthus, flor blanca de fragancia animal, melocotón, lirio y azafrán.

Photo

Representación de algunos de los ingredientes de las fragancias de la colección de Louis Vuitton.

Photo

Representación de algunos de los ingredientes de las fragancias de la colección de Louis Vuitton.

Photo

Representación de algunos de los ingredientes de las fragancias de la colección de Louis Vuitton.

Photo

Representación de algunos de los ingredientes de las fragancias de la colección de Louis Vuitton.

A pesar de la conversación acerca de fragancias unisex, has elegido dedicar estas siete primeras creaciones a las mujeres. ¿Por qué?
Sin las mujeres, la industria del perfume no existiría. Uno siempre puede considerar que los olores no tienen género y que todo es unisex. Habiendo dicho esto, pasé momentos grandiosos imaginando cada una de estas creaciones sobre la piel de una mujer. Creo firmemente en la femineidad, aunque no en el tipo que se queda relegado en los clichés habituales. Quería ofrecer a las mujeres una colección que estuviera dedicada a ellas, con emociones fuertes, sólo para ellas. Y probé todas mis creaciones en mi esposa y en mi hija mayor.

¿Cuánto tiempo has estado trabajando en estas fragancias?
Empecé cuando llegué por primera vez a Louis Vuitton en 2012. Mientras exploraba la Maison y conocía a las personas que trabajan ahí, a los diferentes diseñadores, los artículos de piel y las artesanías, ya estaba anotando mis primeras fórmulas. No quería ingredientes para perfume que me parecieran demasiado trillados. Quería contar historias reales sobre la piel. Paisajes de flores frescas se desplegaban dentro de mi cabeza. Quería que esta delicadeza estuviera incorporada en cada composición. Y buscaba movimiento olfativo, frescura y transparencia. El perfume es como la lámpara de Aladino: una vez abierto, debe producir algún tipo de magia.

Tuviste acceso a materias primas extremadamente raras; ¿cómo las seleccionaste?
Salí en la búsqueda de ingredientes que me ayudaran a contar las historias que quería contar. En China, descubrí la magnolia osmanthus y un jazmín sambac verdaderamente impresionante. En Grasse, realicé extracciones de CO2 con jazmín local y rosas de mayo; esa es una novedad para la industria del perfume. En cuanto a las infusiones de piel, utilicé ciertas composiciones que fueron hechas a la medida usando la piel natural emblemática de Louis Vuitton o la trabajé de nueva cuenta como si fuera joyería fina. En cualquier caso, tener las mejores materias primas en tu paleta no garantiza una gran creación. Lo que yo deseaba en particular era hacer uso de su belleza para causar sorpresa, pero no confusión, e inspirar emociones extrañas.

¿El hecho de estar trabajando en siete perfumes de forma simultánea hizo que el proceso creativo fuera más difícil?
Experimenté una felicidad enorme mientras desarrollaba estas siete fragancias. Trabajar en siete líneas de forma simultánea me permitió crear conversaciones entre las composiciones. Una me daba un respiro de otra cuando me sobrepasaba la duda. Y me dio una gran libertad porque me permitió contar siete diferentes historias sin tratar de juntar a todas las mujeres en un solo perfume. Esta aventura me hizo aún más inventivo y me permitió empujar los límites creativos de mi acercamiento al perfume.

Photo

La exclusiva colección de alta perfumería de Louis Vuitton, disponible solo en algunas de sus boutiques alrededor del mundo.

  • Compartir esta nota:
Volver arriba