Loader

Un vistazo a la villa de Sorrento de William Waldorf Astor

Compró la propiedad en 1905 por $1.25 millones cuando ya era una de las personas más ricas del planeta
  • Por Bloomberg
  • 09 JUN. 2017 - 6:29 PM
Photo
Astor presuntamente gastó unos $110 millones para renovarla. (Bloomberg)
  • Compartir esta nota:

Cuando William Waldorf Astor compró una villa en los acantilados de Sorrento en 1905, era una de las personas más ricas del planeta. Su bisabuelo había hecho una fortuna convirtiendo un monopolio de pieles en un imperio inmobiliario, y subsiguientes generaciones de Astor habían logrado expandir su cartera a periódicos, firmas de importación/exportación y proyectos inmobiliarios que incluían el Hotel Waldorf Astoria en Nueva York.

La compra de la propiedad por 110,210 liras no drenó exactamente sus cuentas. En ese momento, también tenía Cliveden House, una enorme mansión de estilo paladino en Buckinghamshire, Inglaterra, comprada por $1.25 millones; 18 Carlton House Terrace, una mansión de más de 6,200 metros cuadrados con vista St. James Park, en Londres; y el castillo de Hever en Kent, que fue construido originalmente para la familia de Ana Bolena. Astor presuntamente gastó 10 millones de libras (unos $110 millones en la actualidad) para renovarla.

La casa en Sorrento, aunque no tan grandiosa como otros palacios de Astor, se convirtió en algo semejante a un proyecto favorito. Después de renovar la casa de 1905 a 1908, se dispuso a adquirir parcelas de tierra circundantes y cultivó un exuberante jardín botánico. También erigió una reconstrucción de una villa de Pompeya en el borde del terreno, que posteriormente rellenó de preciosas antigüedades.

Astor murió en 1919, momento en el cual el Gobierno italiano —que no era exactamente un paladín de la defensa de la preservación en ese momento— declaró que las antigüedades y los jardines eran una parte tan importante del patrimonio del país que tenían que permanecer intactos.

Después de pasar de la familia Astor al Gobierno italiano, la casa fue comprada por el magnate naviero Mario Pane y su esposa Rita en la década de 1970. La tuvieron durante más de tres décadas y la vendieron en 2012.

El nuevo propietario contrató al diseñador de interiores Jacques García para restaurar y modernizar la villa; después de una labor de varios años, han conmemorado los interiores renovados en el libro “Villa Astor: El paraíso restaurado” (“Villa Astor: Paradise Restored”, es su título original en inglés) en la costa de Amalfi ($65).

El libro contiene un prólogo de Lord Astor de Hever, bisnieto de William Waldorf Astor, quien da antecedentes. Hay ensayos dedicados a los orígenes y la educación de "William Waldorf", como el libro se refiere a él, así como a su carrera diplomática y los intereses de la publicación.

Cada casa tiene su propio ensayo: el castillo de Hever, nos enteramos, era "demasiado pequeño para dar cabida a las muchas habitaciones de huéspedes necesarias", llevando a Astor a encargar la construcción de una aldea en falso estilo Tudor junto al castillo, con especial cuidado prodigado a la colección de arte de cada mansión.

Para el momento en que los lectores lleguen a su arribo al sur de Italia, están preparados para esperar un enfoque de renovación y decoración a gran escala y sin reparar en la magnitud de gastos. Y eso es exactamente lo que pasó.

Ahora, con la intervención de García, diseñador de interiores de París que también trabajó en los interiores de Versalles, la casa ha vuelto a lo que Astor, como dice en la introducción, es "el sueño realizado por [William Waldorf] durante la parte tardía de su vida, cuando dio rienda suelta a su imaginación".

  • Compartir esta nota:
Comentarios
    Dejar comentario
    Volver arriba