Loader

Aris Mejías: una actriz boricua que se aventura a la moda

La diseñadora cuenta la historia detrás de su línea de ropa Skin Onion
Photo
Recientemente realizó en Puerto Rico una colaboración con la línea NO TIRE. (Suministrada/Foto Raquel Pérez Puig
  • Compartir esta nota:

Había una mesa grande y, sobre ella, montones de retazos de tela. Tijeras. Ajugas. Hilos de colores, pedazos de papel tatuados con la ruta del entalle perfecto. 

Aris Mejías guarda esta imagen. Se grabó en su memoria desde muy niña, imitando a su madre y a sus 14 tías (sí, su familia es enorme) cuando creaban los vestidos, blusas y faldas que formaban una buena parte del guardarropa familiar.

“Yo coso desde los seis años. Mi pasión por las telas y la costura viene desde que soy bien pequeña, antes de hacer teatro y cine”, contó la actriz puertorriqueña radicada en Nueva York, cuyos créditos incluyen su actuación en la película “The Vessel”. 

“Mi mamá y mis tías se hacían su ropa. Como eran tantas hermanas, se sentaban en una mesa grande y allí siempre había proyectos manuales. Se cosía a mano, se hacía macramé y mundillo”, recordó.

Cuando Aris tenía 12 años empezó a tomar clases para elaborar patrones. Sus compañeras de clase eran muy mayores y eso le encantaba. Estaba rodeada de experiencia y sabiduría.

El conocimiento en costura fue particularmente útil cuando llegaba la hora de vestirse para los “talent shows” en Cupeyville School y, más adelante, en la preparación del vestuario para las obras de teatro en las que participaba cuando hacía el bachillerato en la Universidad de Puerto Rico, en Río Piedras.

Costura y actuación son, desde entontes, dos pasiones entrelazadas. Aris es actriz y también diseñadora de su propia línea de ropa Skin Onion. 

Hoy, además de participar en audiciones para los proyectos de cine y teatro que realiza, dedica gran parte de su tiempo a este proyecto que nació “accidentalmente” en 2012.

“Skin Onion es el nombre de un performance que yo quería hacer, en el que me iba desnudando y tenía muchos 'layers' (capas) de ropa, como una cebolla. Para hacer eso, tenía que coser un montón de piezas. El performance nunca se dio porque me mudé y me quedé sin dinero. Pero ya tenía un nombre ahí”, explicó.

Como parte de la planificación para su interpretación, la artista también había comprado un rollo de tela. Así es que cuando una amiga la invitó a participar de un bazaar en Nueva York ya tenía con qué construir la mercancía. En ese momento, creó el sello de goma con el logo de la marca que todavía utiliza.

La experiencia de empezar a vender ropa hecha por ella fue estimulante. Despertó el interés por ejercer esta faceta más formalmente. Sin embargo, confiesa que al principio sentía vergüenza por llamarse diseñadora.

“Admiro a muchos diseñadores con años de experiencia. Stella Nolasco, Harry Robles, Eclíptica... Ellos han ido a la escuela, tienen bachillerato y maestrías en esto. Yo tengo mis estudios, pero no me sentía diseñadora”, reflexionó.

Su perspectiva cambió al encontrar el trabajo de Vivienne Westwood, una diseñadora británica que durante muchos años se destacó como actriz de teatro.

El trabajo que realiza Aris es todo lo contrario al “fast fashion”. Las piezas que diseña son sencillas, atemporales, casi siempre sin estampados. Están fabricadas en telas de alta calidad para que duren mucho tiempo sin perder el atractivo. Entre ellas, lana, lino, algodón, seda y cuero. La diseñadora considera que su línea es ideal para complementarse con accesorios llamativos. Por eso, recientemente realizó en Puerto Rico una colaboración con Jesús Manuel Gómez, creador de la línea NO TIRE rehúsa, elaborada con residuos de tubería de neumáticos.

Este año la diseñadora continuará enfocada en ampliar el contacto directo con su clientela, a quien atiende en su taller o a través de internet. También le encantaría echar hacia adelante un proyecto que contempla hace tiempo: crear piezas básicas que puedan elaborarse en Puerto Rico y venderse a precios accesibles.

Aris estará de visita a la isla en octubre, pues Skin Onion es una de las marcas invitadas a participar del evento The Changing Room, a celebrarse en hoteles de San Juan y Ponce durante el mes de octubre.

  • Compartir esta nota:
Comentarios
    Dejar comentario
    Volver arriba