Loader

Buenas noticias para las amantes de encajes

Este gran clásico hiper femenino vuelve a nuestros armarios
  • Por Sue Muñoz
  • 21 AGO. 2017 - 10:00 AM
Photo
(Suministrada)
  • Compartir esta nota:

Durante el siglo XVIII, las damas de Versalles y París competían por lucir los vestidos y complementos más sofisticados. La pasión por la moda en la era de María Antonieta era tan o más feroz que la de estos tiempos. Y de haber existido un material predilecto, tanto en la confección de indumentarias para empolvadas damas e insignes caballeros, ese sería el encaje, preferentemente de Chantilly o Bruselas.

Por eso, decir que el encaje está de moda en esta temporada -en pleno 2017, ya cuando casi termina el verano para dar paso al otoño- resulta un tanto paradójico pues la pregunta crucial sería: ¿y en qué momento dejó de estarlo?

Las pasarelas internacionales de alta costura ya han dictaminado la moda que se lleva -que no tardará en dejarse ver en el “street style”- y tanto el estilo a capas, el retro, el vestido lencero y el “look” romántico con detalles de vuelo; todos se formulan a base de encaje, mostrando así que este delicado tejido ya no se circunscribe al mundo íntimo, sino que su uso se generaliza.

Un entramado de historia

En el siglo XVII, Francia se convirtió en la primera potencia mundial de la moda y el encaje era empleado en todo tipo de tipo de vestimentas. La monarquía francesa no tenía rival en Europa como centro de producción de encaje.

Calais, Lille, Sedan, Arras, Normandía, Le Havre, Dieppe, Ruán y Honfleur contaban con industrias encajeras. Oise, al norte de París, producía encaje de seda, así como metálicos con hilos de oro y plata.

Jean Batiste Colbert Primer ministro del Rey Sol, siguiendo la pauta de Richelieu, potenció la industria del encaje. Su consigna era no copiar el que se confeccionaba en otros lugares de Europa, como el que se hacía en Venecia, sino producir encaje genuinamente francés con diseños nunca vistos. Para ello, recurrió a los más importantes creadores artísticos: pintores y diseñadores de la corte de Luis XIV aportaron dosis de creatividad a su producción.

Los primeros diseños de encaje venecianos se originaban en patrones geométricos, sinembargo, los franceses destacaron en el siglo XVII por elaborar patrones orgánicos más elaborados y complicados.

Al margen del dominio francés, en Italia también se fabricaba el encaje, aunque había disminuido la demanda porque no tenían diseño moderno. Mientras que el encaje flamenco se exportaba a Italia. Muy solicitado por su gran calidad, se fabricaba con lino y en seda, en distintos tonos de blanco perla.

No obstante, entre 1715 y 1775 desapareció el estilo Barroco imperante y fue reemplazado por el Rococó y Francia -extendiendo su dominio en la moda y con el reinado de Luis XV- la industria textil adquirió un enorme desarrollo haciendo de los encajes exquisitas creaciones que engalanaban la moda de la época.

El uso que se hizo de estas manufacturas de encaje a partir del siglo XVI contribuyó al desarrollo de la industria textil, estableciendo centros muy activos de la misma en toda Europa, sobre todo en Italia, Francia, los Estados Flamencos, Inglaterra y España. De aquí se originaron gran variedad de puntos como Punto de Venecia, Punto de Alencón, Punto de Bruselas, Punto Colbert, y Punto de Malinas, entre otros.

A medida que avanzaban los siglos, el adorno de encaje adquirió una progresiva connotación de lujo. Y los del tipo guipur o valenciannes, sobre todo, aparecieron como elementos propios de la moda ultrafemenina particular de 1950.

Los encajes punto por punto

- El encaje es un tejido ornamental que deja huecos entre su entramado, que conforma un dibujo, por lo que es una tela con transparencias.

- Suele estar elaborada en seda o lino por su finura y resistencia, aunque también los hay de algodón o hilos más sencillos.

- Su origen se establece en Venecia a mediados del siglo XVI. El Punto de Venecia fue el primero conocido en los mercados de Europa y el que más influencia tuvo en sus talleres.

- Sophie Hallette es la una de las mejores fabricantes de encajes y tules. Produce para diseñadores como Valentino, Elie Saab, Christian Dior, Dolce & Gabbana, Chanel, Nina Ricci, Oscar De La Renta, Zac Posen, Alexander McQueen, entre otros.

  • Compartir esta nota:
Volver arriba