Loader

Estrellas del cine, la música y la moda se dan cita en la gala del Met

La más reciente exhibición del Instituto del Vestuario del Museo de Arte Metropolitano ofrece una mirada a la influencia del catolicismo sobre la moda
  • Por AP
  • 08 MAY. 2018 - 3:51 PM
Photo
La actriz Blake Lively fue una de las invitadas más esperadas de la noche. (Foto: AP)
  • Compartir esta nota:

Diseños divinos flotaron por la alfombra roja el lunes en una gala del Met con tema religioso dominada por el rojo, el fucsia, las coronas, las cruces y hasta alas de plumas.

Katy Perry estuvo a la altura con un angelical y exuberante par de alas enorme, botas metálicas y un vestido de Versace. Tras deslumbrar en la alfombra, la estrella pop se vio obligada pasar de lado por la puerta para que las alas de más de seis pies entraran.

Si alguien puede hacer que una mitra luzca moderna, esa es Rihanna. La artista llegó envuelta en perlas y cristales con un minivestido de Maison Margiela y una bata ornamentada creada por John Galliano.

La fiesta anual de recaudación de fondos en Nueva York reunió a la élite de Hollywood en una velada de moda y beneficencia en la que se celebró la inauguración de la exhibición del Instituto del Vestuario del Museo de Arte Metropolitano “Heavenly Bodies: Fashion and the Catholic Imagination”.

Las estrellas abordaron el código de vestimenta con elaborados tocados, mares de oro resplandeciente y, por supuesto, muchas cruces. Uma Thurman complementó un vestido con hombros descubiertos y perlas incrustadas de Gabriela Hearst con un collar de cruces brillantes. Jennifer López seleccionó un colorido número de Balmain con cola de plumas, una abertura altísima en la falda y una gran cruz enjoyada en el pecho.

El astro de “Black Panther” Chadwick Boseman lució una capa color marfil con símbolos religiosos bordados en oro. Y Kim Kardashian West — quien recorrió la alfombra sin su marido Kanye West, que está en la mira por tuits recientes en apoyo al presidente Donald Trump y por su declaración de que la esclavitud es “una opción” — llevó una cruz sobre un brillante vestido dorado de Versace.

Bella Hadid llamó la atención como una sacerdotisa gótica con un tocado bordado en oro que se abría en abanico sobre un corsé negro y falda simples. El dramático “look” fue complementado con una chaqueta de cuero estructurada, decorada con una cruz dorada.

Siempre asertiva, Sarah Jessica Parker eligió su vestido y tocado de una serie de dibujos de Dolce & Gabbana. El intrincado tocado era un pesebre napolitano hecho a escala por la casa de diseño italiana.

El velo bordado de perlas de Kate Bosworth cubría un vestido brillante de tul de Oscar de la Renta, mientras que Ariana Grande llegó en un diseño de Vera Wang, quien creó para la cantante un “look” romántico: un traje sin tirantes de suaves capas estampadas con “El juicio final” de Miguel Ángel, sobre un tul rosáceo.

Este año también copresidieron el evento Anna Wintour de Vogue, Amal Clooney y Donatella Versace.

Clooney llegó temprano en un llamativo corsé plateado, pantalón de vestir azul marino y una falda estampada de rosas que caía en cascada. El conjunto, del diseñador Richard Quinn, hacía un crujido mientras caminaba.

Rita Ora arrastró una enorme cola mientras los fotógrafos tomaban numerosas fotos de su elaborado tocado de pinchos que combinó con un vestido negro de Prada en capas y guantes de lentejuelas.

La gala, un evento benéfico para recaudar fondos para el Museo de Arte Metropolitano en Nueva York, recibe cada año a figuras del cine, la TV, la moda, el deporte y la música.

La más reciente megaexhibición del Instituto del Vestuario del Museo de Arte Metropolitano ofrece una mirada a la influencia del catolicismo sobre la moda y estará disponible al público hasta el 8 de octubre.

“Heavenly Bodies: Fashion and the Catholic Imagination” cuenta con una impresionante tiara que brilla en las galerías del Instituto: tres filas compuestas de 19,000 gemas, 18,000 de ellas diamantes, además de rubíes, zafiros y esmeraldas, que fue un obsequio que la reina Isabel de España le hizo al papa Pío IX, quien la usó para la Misa de Navidad en 1854.

También incluye una enorme manta papal blanca con dorado en tafetán, bordada con hilo de oro, oropel y lentejuelas. Originalmente fue hecha para el papa Benedicto XIV en el siglo XVIII, pero también fue usada por el más reciente Benedicto. Un juego de prendas que incluyen la manta les tomó a 15 trabajadores 16 años completar, dice el museo.

Estos son tan solo algunos de los 42 artículos que el curador Andrew Bolton trajo de la sacristía de la Capilla Sixtina en el Vaticano. Bolton realizó 12 viajes a lo largo de dos años para asegurar las prendas.

La única condición del Vaticano era que las piezas se exhibieran solas, separadas de la sección de moda de la muestra. Bolton lo logró dedicando dos galerías del Instituto del Vestuario a la colección del Vaticano, y mostrando las ropas contemporáneas -unas 150 prendas- en las galerías medievales del Met así como en su sucursal The Cloisters en el alto Manhattan. La colección del Vaticano incluso tiene un volumen separado en el enorme catálogo de la exposición.

  • Compartir esta nota:
Volver arriba