Loader

¿Cómo cambió la idea que tenemos de lo que es sexy?

Las imágenes que asoman todos los días muestra que se ha mantenido más o menos igual a lo largo del tiempo
  • Por Laura Marajofsky / La Nación / GDA
  • 31 ENE. 2018 - 07:52 AM
Photo
"lo sexy" asociado a lo sexual como código se ha mantenido más o menos igual a lo largo del tiempo. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

Desde anuncios comerciales hasta artículos periodísticos, pasando por consumos culturales o incluso jergas populares, el imaginario de lo "sexy" en la cultura actual parece recibir múltiples lecturas. A veces, contradictorias. Pero ¿quién decide qué es sexy hoy?

La frase es archiconocida y más que repetida por gurúes de la publicidad y empresarios, y se basa en la noción de que estamos biológicamente predispuestos a las señales más o menos explícitas que remiten al sexo. Por ello, utilizar esto para vender un producto es algo que funciona desde siempre. Sin embargo, en muchos casos el sexo en sí no es el gran aliciente, sino más bien "la promesa del mismo".

O, incluso, a veces se trata de reflejar la insatisfacción sexual como aliciente, que puede ser saciada o modulada a través del consumo.
"Sabemos que ser sexy es una construcción de la sociedad de consumo y muy del siglo XX. Cine, revistas, TV y ahora Internet han contribuido y siguen interviniendo en la construcción de una cultura de la imagen de ese imaginario. Estamos presionados a parecernos a la explosión de imágenes que circulan permanentemente", plantea la socióloga Ana Wortman, investigadora del Conicet en el Instituto Gino Germani.

Para estas imágenes que asoman todos los días en los stands de diarios o la Web, "lo sexy" asociado a lo sexual como código se ha mantenido más o menos igual a lo largo del tiempo.

"El énfasis siempre estuvo en que las mujeres y las chicas sean deseables, no que experimenten deseo. Las chicas que quieren ser sexualmente activas en vez de ser objetos del deseo masculino tienen solo un modelo para seguir: el de la explotadora sexualidad masculina. Pareciera que la publicidad no puede concebir otro tipo de poder que no sea manipulador o explotador", dice la activista Jean Kilbourne, autora del libro "Can't Buy my Love: How Advertisers Change the Way we Think and Feel".

A su vez, en las discusiones de ser objeto o sujeto muchas veces se cae en otra trampa, ya sea que el imaginario sea definido por gusto, o en oposición, a la mirada masculina. "Cuando Helen Gurley Brown (autora del famoso libro Sex and the Single Girl) se volvió editora de Cosmopolitan, ella les mostraba el sexo a las mujeres de la misma forma que Playboy a los hombres, con titulares como "¿Qué es lo más sexy en un hombre?" y "¿Eres sexy?"; esto suponía cierto empoderamiento, pero terminó convirtiendo a ambos (las mujeres y el sexo) en una commodity más", explica la crítica cultural Soraya Roberts en el NYT.

"En la sociedad de consumo lo sexy se asocia a la juventud. De ahí la presión a parecer joven o a hacer lo imposible para ocultar el paso del tiempo. Aunque esto comienza a cuestionarse en algunas publicidades o películas, en particular francesas", apunta Wortman.

De igual manera si antes el metrosexual musculoso era el promedio para los hombres que llegaban a las listas de los más sexy ahora y gracias a modas como el dadbod ("papá sexy con pancita"), el auge del nerd de la mano de la factoría Jude Apatow o Paul Rust (el protagonista de Love), y sobre todo la idea del "hombre común" (Aziz Ansari y Cía.), hizo que, por ejemplo, Blake Shelton se llevara el galardón el año pasado según People. El cantante de country es un cuarentón, divorciado y con varias libras demas, lejos del clásico ideal.

La tendencia del "contenido" por sobre la apariencia es otra línea editorial que se ha intentado imponer. "Me encantaría decirte que la inteligencia es lo que define la construcción de ese imaginario, pero estaría mintiendo. Las campañas de moda, las notas en los medios y las imágenes con más "likes" en las redes siguen protagonizadas por mujeres y hombres que están dentro de un molde viejo, el de ser perfectos", se sincera Ferni Moreno, editora de moda.

Más allá de que la construcción de lo sexual es social y puede reconnotarse en el ámbito de lo personal (qué es sexy para cada uno), ¿es posible hackear realmente el término? Si cada época construye un modelo de sexualidad y de cuerpo, ¿puede una redefinición de lo sexy ser un acto político?

"En la lucha por la igualdad de derechos y posibilidades que plantea el feminismo, el cambio en nuestra imagen está en proceso, eso y la revolución del deseo", cierra Moreno.

  • Compartir esta nota:
Volver arriba