Loader

Localista: Diseñadora transforma el papel en joyería moderna

Elvia Hernández coquetea con la nostalgia a través de los accesorios de su línea Púrpura
  • Compartir esta nota:

Cuando la crisis económica que se vive en el país afectó la vida de Elvia Hernández, fue su creatividad y la habilidad para manipular el papel lo que le permitió salir a flote y cumplir el sueño de crear una línea propia, a la que llamó Púrpura.

Se trata de una variedad de accesorios coloridos y diferentes en los que la materia prima es el papel laminado que muestra imágenes de la cultura popular.

“El papel para mí no tiene límites y eso es lo que yo amo del medio. Hago joyería hace muchos años y cuando encontré el medio del papel y me di cuenta que no tengo límites porque son imágenes. Y, siempre y cuando tenga imágenes, puedo hacer lo que yo quiera. Por eso me mueve tanto porque no me crea barreras”, expresa.

Photo

Los accesorios de Púrpura permiten recordar viejos tiempos.

La nueva colección de Púrpura está inspirada en programas de televisión, juegos y tendencias que se impusieron en los años 90. Por eso, entre los collares pueden encontrarse radios con “cassettes”, teléfonos en acrílico con detalles en tonos neón y Game Boy, entre otras imágenes. 

Además, hay piezas con diseños de flores y también de personalidades del arte y la farándula. 

“En cada pieza trato de contar una historia única. Trato de que cada pieza sea parte de la vida cotidiana de cada persona. La pieza te puede traer algún tipo de recuerdo, te puede hacer sentir esperanzada. Quiero que, aparte de ser una pieza de joyería, cree una emoción en la persona que la lleva puesta”, explica.

Si deseas conocer más sobre la línea puedes buscar en Instagram y Facebook bajo el nombre Papel Púrpura

Photo

La diseñadora Elvia Hernández.

Creatividad vs. crisis

La idea de crear Púrpura nació en el 2014, en un momento en el que Hernández quedó desempleada y las opciones de conseguir un trabajo tradicional no eran muchas.

“Yo quería tener algo propio, algo creativo y algo que me ayudara a salir del momento en que estaba viviendo y esto llegó a mí. Dije que iba a trabajar con papel, aunque no sabía cómo lo iba a hacer. Me senté, empecé a buscar los papeles que tenía, apareció una laminadora, empecé a laminar y de ahí surgió Púrpura. Realmente fue algo difícil, pero las ganas de hacer algo propio me dieron fuerza”, recuerda Hernández.

A la diseñadora le tomó varios meses crear el concepto y en todo momento contó con el apoyo de su esposo, Otan Vázquez, quien es diseñador de la línea de camisetas Marxiano. Ya en enero de 2015 todo estuvo listo para llevar la línea al mercado local y poco a poco se ha abierto paso.

En la actualidad las piezas se venden en Local Story en Dorado, Tereques La Tiendita en la Calle Loíza, Manzana en el Viejo San Juan, la tienda del Museo de Arte de Puerto Rico y Curiosity en Humacao.

Hernández cuenta que además de la dificultad que enfrentan los creativos en el país al tener que competir con tantas líneas que llegan del exterior, también ha tenido con batallar con quienes piensan que, por no ser una asalariada no podrá salir adelante.

“Esto no es el full time con beneficio y de lunes a viernes de ocho a cinco. Yo estoy convencida de lo que quiero hacer, pero la lucha es con los demás a quienes hay que demostrarles que se puede hacer, que no es un hobby. Me gradué de contabilidad y, detrás de mi línea, hay un plan. Lo más difícil es demostrar que se puede hacer esto para vivir”, asegura.

No obstante, Hernández apuesta a esos proyectos creativos que tanto ella como otros jóvenes están emprendiendo como una alternativa para mover la economía y sacar el país adelante. Sabe que, aunque las oportunidades son limitadas, el talento y el deseo de superación es mucho más fuerte y sueña con un futuro próspero.

“Si no hiciera esto y veo las oportunidades reales que tengo ahora mismo en el mundo laboral, me doy cuenta que no es lo que yo quiero. La realidad de un joven en este país hoy en día, no es lo que el joven quiere. Yo voy a hacer lo que amo y voy a luchar para que esto explote y de momento en la madrugada me estén comprando collares desde Australia”, concluye.

  • Compartir esta nota:
Volver arriba