Loader

El modelaje se ajusta a los cambios sociales

Ann La Place opina sobre la transformación de esta industria en los pasados 15 años
Photo
De izquierda a derecha, Laura Ortiz, Cenit Nadir, Ann La Place, Luisa Ferré y Jennitza Cantres, de Element Model & Talent Management. (Foto: André Kang)
  • Compartir esta nota:

Mucho ha cambiado Puerto Rico en los últimos 15 años y el modelaje no ha estado ajeno a esa transformación. La dura crisis económica que atraviesa el país se ha unido a la integración de la tecnología y el poder de las redes sociales para crear esa “tormenta perfecta” que ha tenido como consecuencia la metamorfosis de esta industria.

En todo este proceso, Ann La Place ha sido testigo de los cambios y no solo por su trabajo como modelo sino también en su función como empresaria y fundadora de la agencia Element Model & Talent Management.

La Place cuenta que hace 15 años vio en el modelaje una oportunidad para llevar a otras jóvenes que, como ella se sienten atraídas hacia esta poderosa industria, y abrió su agencia de modelos y talentos. En aquel momento, quería ofrecer las oportunidades y la dirección que a ella le hubiese gustado tener desde sus inicios en las pasarelas y las sesiones fotográficas.

“Quise crear una agencia que trabajar pro-modelos y que ayudara a desarrollar a las chicas desde cero para irlas guiando y desarrollando poco a poco de una manera estratégica con cada cliente. Vas presentando diferentes niveles de clientes para que las chicas vayan desarrollándose y ganando experiencia”, asegura.

Una de sus claves para mantenerse vigente y llevar su negocio con éxito ha sido envolverse en todas las áreas de la agencia. Aunque siempre ha contado con apoyo, es ella quien ofrece las clases, busca contratos para las modelos y se encarga de las finanzas.

“Es retante porque las cosas cambian, pero para poder evolucionar con las necesidades de los clientes, los modelos y del tiempo, uno tiene que escuchar y ofrecer lo que la gente pide. Empecé la agencia con 23 años. Acababa de terminar la universidad y estaba empezando la maestría. Mi vida desde que empecé ha cambiado, me casé tengo dos hijos y con cada etapa de mi vida personal he tenido que hacer ajustes en mi vida profesional y en la agencia para poder cumplir con todo”, menciona.

Época de retos

En el camino los éxitos al igual que los retos no se han hecho esperar. Y es que, aunque según datos publicados por la revista Forbes, en el 2007 el sueldo bruto de las 10 modelos mejor pagadas del mundo fue de $109.5 millones entre todas, en la Isla el panorama es muy diferente.

En Puerto Rico los números no se asemejan a otros mercados y entre la crisis económica y el impacto económico de los huracanes Irma y María el año pasado la situación se ha hecho más difícil para quienes buscan vivir de esta profesión. No obstante, La Place señala que hay oportunidades para crecer, sólo que hay que trabajar más y “dar la milla extra”.

“Hay trabajo, lo que pasa es que uno tiene que trabajar más para poder lograr los mismos números de negocio. Lo hay, lo que pasa es que en este momento hay que dar la milla extra. En momentos difíciles, que pasa en cualquier negocio, los que se reinventan son los que logran mantenerse”, comenta.

Para la modelo, el mantenerse vigente en las pasarelas y editoriales ha sido clave para ir moviéndose al compás de lo que la industria exige y a la vez es lo que le permite enseñarles a sus estudiantes cómo pueden desarrollarse en esta competitiva industria.

“A mí me funcionó tener la experiencia de ser modelo y poder llevarla a la agencia. Cuando entreno a las chicas, porque quien da las clases soy yo, sé lo que los clientes piden porque lo he vivido. Me puedo relacionar con ellas en cuanto a las experiencias de trabajo. Me ha permitido manejar tanto la experiencia de las nenas y las expectativas de los clientes”, añade.

Espacio para todos

No obstante, otro de los retos que ha tenido que ha enfrentar ha sido la manera en que las redes sociales han popularizado el término “modelo”. Ya no se trata de la persona que se entrena y pule sus habilidades frente a las cámaras o a la pasarela, sino que ha abierto las posibilidades a quienes simplemente posan y suben una foto bonita a las redes sociales. Así han llegado hasta ella muchas jóvenes que dicen tener experiencia y es a ellas a quien tiene que guiar por el entrenamiento necesario para que pueda desarrollar las destrezas que la industria requiere.

Por otro lado, también hay clientes que se dejan llevar por la cantidad de seguidores de las modelos para contratarlas. Aunque se trata de una tendencia más fuerte a nivel internacional, en Puerto Rico también se ha comenzado a notar.

“La importancia que algunos clientes les dan a las redes sociales, que es una publicidad gratuita, minimiza el trabajo de una modelo de verdad que tiene experiencia en proyección, que sabe moverse, que sabe vender el producto”, menciona.

No obstante, La Place reconoce que este “boom” de las redes también ha tenido como beneficio la apertura hacia una belleza más diversa, pues ya no tienes que tener unas medidas que antes se consideraban perfectas ni ser muy alta para participar de diversos proyectos.

“Los tiempos van cambiando y en los mercados se van ajustando. Creo que la industria de la moda en general tiene que acoplarse a las realidades de lo que está pasando y son un reflejo de eso. En los últimos años ha habido muchas modelos de tez negra porque se están abriendo a diferentes tipos de ‘looks’. Hay más variedad de chicas. Muchas veces las que tienen los ‘looks’ diferentes son las que se desarrollan más rápido y se convierten en iconos”, destaca.

La Place menciona que no solamente hay demanda de modelos de pasarela, pues también hay mucho trabajo para personas de 50 años en adelante. Los “baby boomers” son la mayoría de la población y en la parte de publicidad se está pidiendo mucho ese target.

Además, en el área de la moda los clientes están más ávidos de tener modelos con un estilo más exótico y de igual forma está empezando a desarrollarse en Puerto Rico el mercado plus.

Ante un panorama como este, La Place espera que en los próximos años la industria del modelaje se mantenga en evolucionando y que a la vez mejoren las condiciones de trabajo y la paga que se les da a los modelos.

Una buena modelo

En sus años de experiencia como modelo y maestra, Ann La Place promueve que sus estudiantes tengan lo siguiente:

l. Pasión. “Es algo que a uno le tiene que gustar. Es un negocio que te tiene que apasionar porque es bien sacrificado. Es importante que te lo disfrutes y te quieras crear el momento”.

2. Disciplina. “Tienes que dedicarle tiempo a tu cuidado personal, ir al gimnasio y cuidar tu aspecto físico”.

3. Puntualidad. “Tienes que ser responsable con los horarios, seguir instrucciones y dar el máximo”.

  • Compartir esta nota:
Volver arriba