Loader

Meghan Markle, una novia sencilla

La nueva duquesa de Sussex apostó por el estilo clásico que siempre la ha caracterizado
Photo
Meghan Markle seleccionó un vestido con cuello tipo “boat necked” entallado a la cintura y falda amplia. (Foto: AP)
  • Compartir esta nota:

Meghan Markle seleccionó a la diseñadora británica Clare Waight Keller, de la casa de moda francesa Givechy, para que confeccionara el traje de su boda con el príncipe Harry.

Cuando la ahora duquesa de Sussex bajó del automóvil que la transportó hasta la capilla de St. George, en Windsor, quedó revelado el secreto mejor guardado durante los pasados seis meses. Waight Keller tomó el mando de Givenchy el año pasado, convirtiéndose en la primera mujer en dirigir la parte creativa de esta casa de moda.

Markle optó por un modelo sencillo, para muchos demasiado simple, mientras que para otros clásico y elegante. La “stylist” Claudia Madrid destacó que se trató de una selección muy acertada que cumplió con lo que se espera de una boda real sin dejar a un lado el estilo de la novia.

“Es un estilo sencillo y clásico que tiene su toque moderno porque el ‘boat-necked’ se ve más pegado. El detalle del velo fue perfecto, y la tiara es lo que sobresale como el elemento protagónico”, señaló.

En comparación con el vestido elaborado que utilizó Kate Middleton en su boda con el príncipe William, Madrid destacó que hay que tomar en cuenta que se trata de la segunda boda de Markle y que se espera que la primera se convierta en la reina en los próximos años.

Los detalles

El vestido de corte minimalista y líneas puras tiene seis costuras meticulosamente colocadas, según se informó oficialmente.

De mangas tres cuartos, el foco del vestido es el escote abierto que enmarca los hombros y enfatiza la cintura de Meghan.

La parte trasera del diseño fluye en suaves pliegues redondos sotenidos por una enagua en triple organza de seda.

Para el vestido, la diseñadora realizó una investigación por fábricas de toda Europa hasta encontrar un exclusivo cady de seda de doble capa, que tiene un suave brillo mate.

Las joyas

Meghan Markle seleccionó una tiara creada especialmente para la reina Mary de Teck, abuela de la reina Elizabeth II.

Se trata de una diadema, cuyo cuerpo de once secciones, es de diamantes. Fue confeccionado en 1932, pero el broche central data de 1893, es desmontable y está formado por 10 diamantes.

Los aretes pequeños en diamantes, a juego con una sencilla pulsera, fueron las únicas piezas de joyería. Ambos de la casa Cartier. 

El velo

Bordado con las flores nacionales de cada uno de las 53 naciones que conforman el Commonwealth británico, según anunció la Casa Real, el velo mide 16 pies de largo y fue confeccionado en tul de seda y bordado con hilos de seda y organza.

Además, tiene dos flores adicionales: el calicanto que crece en el Palacio de Kensington, que representa a Harry, y la amapola californiana, que representa a Meghan.

En la parte delantera del velo, una serie de espigas trigo se mezclan con las flores para simbolizar el amor y la caridad.

Cada flor se trabajó en tres dimensiones para crear un diseño único y delicado y los bordadores se lavaron las manos cada 30 minutos para mantener inmaculado el blanco del tul y los hilos.

Los zapatos

Son un diseño de alta costura de Givenchy, en punta, de satén de seda duquesa.

El ramo de la novia

Según informó la Casa Real en un comunicado, el mismo príncipe Harry recogió el viernes de su jardín privado unas flores para que fueran incluidas en el ramo diseñado por Philippa Craddock.

Entre ellas, se encontraba un grupo de flores llamadas No me olvides, las favoritas de su madre Diana de Gales.

La pareja específicamente los eligió para honrar la memoria de Lady Di en ese día especial. También llevaba lirios del valle, astilbes, jazmines y astrantias y ramitas de mirto, un must que no puede faltar en los ramos de la realeza.

“La tradición de llevar el mirto comenzó después de que la abuela del príncipe Alberto le regalara un ramillete que contenía mirto durante una visita a Gotha en Alemania. En el mismo año, la Reina Victoria y el Príncipe Alberto compraron Osborne House como retiro familiar, y una ramita del bouquet se plantó contra las paredes de la terraza, donde continúa creciendo en la actualidad", explicó la Casa Real.

El peinado y el maquillaje

Mientras que en su arreglo, a cargo de su amigo el maquillista Daniel Martin, se destacaron tonalidades “nude” en el rostro y un recogido en el área de la nuca creado por Serge Normant.

  • Compartir esta nota:
Volver arriba