Loader

Gucci se disculpa y retira suéter de lana considerado racista

Según sus principales críticos, la pieza que se vendía en $890 se parecía al maquillaje para simular una cara negra
  • Por The Associated Press
  • 07 FEB. 2019 - 10:39 AM
La pieza de lana tiene un un cuello de gran tamaño diseñado para cubrir la cara. (AP)
  • Compartir esta nota:

Gucci se disculpó tras recibir reclamos de que un suéter de lana con un cuello de gran tamaño diseñado para cubrir la cara se parecía al maquillaje para simular una cara negra (“blackface”), y dijo que el artículo había sido retirado de sus tiendas en línea y físicas.

Este es el caso más reciente en que una casa de modas se tiene que disculpar por falta de sensibilidad racial o cultural, y una prueba más de que Italia, en particular, tiene un lamentable historial de insensibilidad racial que afecta todo, desde la moda hasta el fútbol y la política.

En un comunicado publicado en Twitter ayer, Gucci aseguró que está comprometido con la diversidad, algo que considera como un "valor fundamental que se debe destacar, respetar y estar presente en cada decisión que tomamos".

El suéter de pasamontañas de lana negro de cuello alto, que se vendía por $890, cubre la nariz e incluye un orificio rojo para la boca. La pieza fue blanco de burlas en las redes sociales por ser insensible y racista, en un momento en que Estados Unidos está lidiando con casos de viejas fotos de políticos con sus caras ennegrecidas.

"Gucci se disculpa profundamente por la ofensa causada por la pieza de lana", publicó Gucci, y agregó que pretendía convertir el incidente "en una experiencia de aprendizaje poderosa para el equipo de Gucci y más allá".

Gucci, propiedad del conglomerado francés Kering con un equipo de diseño italiano, no está solo.

En diciembre, el diseñador italiano Prada dijo que ya no vendía una línea de accesorios que presentaba un personaje con piel marrón y labios rojos exagerados después de quejas que se parecían a la cara negra.

Y el año pasado, Dolce & Gabbana canceló un desfile de Shanghai y se disculpó después de que los videos promocionales fueran considerados racistas. Los subsiguientes insultos en Instagram provocaron furor en uno de los mercados más grandes del mundo para productos de lujo. La campaña publicitaria contó con una modelo china que trataba de comer pizza, espaguetis y un cannoli con palillos.

Las marcas de moda no italianas también han recibido muchas quejas sobre productos, comportamientos o campañas publicitarias insensibles.

El diseñador británico John Galliano fue destituido como director creativo en la casa de modas francesa Dior en 2011 y más tarde recibió una sentencia suspendida por un tribunal francés por realizar un discurso antisemita y racista en un bar de París. El diseñador se disculpó y dijo que había estado bajo la influencia del alcohol y las drogas recetadas en ese momento.

En 2014, la dueña del minorista español Zara retiró una camisa para niños que se parecía a los uniformes que usaban los judíos en los campos de concentración nazis, con tiras y una estrella de seis puntas de color amarillo brillante que recordaba a la Estrella de David. El propietario, Inditex, dijo que la camisa fue diseñada para ser parte de una vestimenta con temática del viejo oeste y que la estrella fue diseñada como una insignia de sheriff.

Y el año pasado, el minorista sueco H&M publicó un anuncio que mostraba a un niño negro que vestía una sudadera con las palabras "El mono más genial de la selva". La campaña provocó protestas de celebridades, y en Sudáfrica, miembros de un partido de la oposición irrumpieron en algunas tiendas. El comerciante se disculpó.

Pero más recientemente, han sido las casas de moda italianas las que han sido el blanco de la indignación de celebridades.

El racismo es particularmente crítico en Italia, donde las burlas contra jugadores negros son frecuentes en los partidos de fútbol y el primer ministro negro del gabinete del país fue objeto de repetidos insultos por parte de italianos y funcionarios electos.

El mes pasado, un tribunal en Bérgamo, en el norte de Italia, condenó a un senador del partido de la Liga antimigrante, Roberto Calderoli, por difamación con el agravante del odio racial por haber llamado a la exministra Cecile Kyenge un "orangután".

  • Compartir esta nota:
Volver arriba