Loader

Gustavo Arango deja la moda a un lado para ayudar a otros

El diseñador se encuentra trabajando como voluntario en el centro de acopio del Coliseo de Puerto Rico
Photo
El diseñador de moda, Gustavo Arango, trabaja como voluntario en el centro de acopio ubicado en el Coliseo de Puerto Rico José Miguel Agrelot. (Foto: Suministrada)
  • Compartir esta nota:

Al ver la devastación causada por el paso del huracán María por la Isla, Gustavo Arango tomó la decisión de presentarse como voluntario en el centro de acopio del Coliseo de Puerto Rico José Miguel Agrelot con el deseo de devolverle al pueblo de Puerto Rico todo el amor que ha recibido en las pasadas tres décadas.

“Siento que tengo que darle a este país que amo lo que me ha dado a mí. Llevo aquí alrededor de 30 años y me considero puertorriqueño. Lo que he hecho ha sido levantarme, procurar que mi familia este bien y ayudar al prójimo, que es lo que menos puedo hacer por Puerto Rico. Tuve el llamado de la primera dama, que sabía que yo quería ayudar. Me metí aquí en el coliseo y hemos desarrollado una logística para distribuir lo que muchos van donando”, explicó el diseñador colombiano residente en Puerto Rico.

Arango, a quien encontramos de manera casual cuando realizamos una visita sorpresa al centro de acopio, comenzó dando la mano en el área de la ropa que es donada y que debe dividirse por género y tallas para ser distribuida de la mejor manera posible. Pero, en el día a día se ha incorporado en todos los aspectos que se trabajan en el centro de acopio y hasta se ha llevado a sus tres hijos para que trabajen como voluntarios.

Ante el reclamo de algunos de la lentitud con la que van llegando los suministros a los pueblos, Arango explicó que la fase de clasificar los productos y empacarlos es más compleja de lo que parece.

“Hay gente desesperada porque las cosas no llegan, pero es cuesta arriba porque de todo lo que llega tenemos que ir caja por caja, pote por pote para buscar la fecha de expiración. Es un trabajo bien arduo porque están llegando miles y miles de latas. Lo que hicimos fue que creamos una cadena de producción y dividir las áreas por ropa, higiene, aseo y comida”, añadió. 

Arango destaca que en estos últimos días ha tenido la oportunidad de trabajar junto a “un grupo maravilloso de puertorriqueños. Todos somos iguales y estamos trabajando con un mismo fin”.

En medio del ajoro del día en el centro de acopio, Arango se ha topado con la realidad de lo necesitado que está el pueblo y también de la entrega y el amor con la que los voluntarios dan de su tiempo para beneficiar a otros. Ante ese escenario, le molestan esas críticas “sin fundamentos” que muchos se dedican a hacer a través de las redes sociales.

“¿Dónde está toda esa gente que está todo el día en Facebook hablando del prójimo? ¿Dónde están? Los quiero ver. ¿Dónde están los que protestan por todo? Porque te puedo decir que aquí hay estudiantes, empleados del gobierno y voluntarios que están haciendo una labor humanitaria”, reclamó.

Esta no es la primera vez que Arango realiza alguna actividad filantrópica, pues en el pasado ha realizado desfiles que han tenido como beneficiados a diversas entidades como Ser de Puerto Rico, el colegio María Auxiliadora, Leukemia & Lymphoma Society, Fundación Chana y Samuel Levis, Hogar Cuna San Cristóbal y el programa de adquisiciones del Museo de Arte de Puerto Rico, entre otras.

  • Compartir esta nota:
Volver arriba