Loader

Lo mejor de la moda de Milán

Un recuento de algunas de las principales pasarelas para la primavera-verano 2018
  • Compartir esta nota:

La antepenúltima cita mundial de la moda es en Italia. Hasta el 27 de septiembre de este año, la pasarela destila las principales tendencias de la siguiente temporada primavera-verano 2018. A continuación, algunas de las firmas más importantes.

En Prada, los gráficos de tirillas cómicas dominaron en chaquetas, carteras, faldas y piezas entalladas, chaquetas exageradas con artículos de mercería ("haberdashery") y diamantes de imitación ("rhinestones"). Un aire empresarial, sumado a un espíritu joven con la asertividad del "street style" impusieron su presencia en la presentación de Miuccia Prada. Gucci, por su parte, se decantó por una atmósfera surreal. Alessandro Michele ofreció piezas inspiradas en los años 70 y 80. Chaquetas bordadas en brillo, combinadas con chókers. Elementos del estilo rockero glamoroso dijeron presente con flores exuberantes, hombros prominentes, detalles chinescos (o en "chinoiserie"), y gafas inspiradas en el estilo de Elton John.

El futurismo se entremezcló con viajes al trópico en Fendi. La colección trabajada por Karl Lagerfeld y Silvia Venturini estuvo inspirada en el pintor modernista Giacomo Balla, cuyo trabajo se dejó notar en las rayas diagonales y cuadros entrecruzados en las siluetas semitransparentes. Hubo faldas tubeadas (tipo "pencil") combinadas con blusas de organza con delicados estampados florales y algunos hombros descubiertos que completaron su propuesta.

Para la primera presentación de los diseñadores Luke y Lucie Meier con Jil Sander -los nuevos directores creativos de la mítica firma, tras la muerte de su fundadora- el minimalismo fue rescatado, así como un ambicioso patronaje arquitectónico que fue bien recibido por la crítica.

El primer diseño que el matrimonio subió a pasarela fue una camisa blanca, toda una declaración de intenciones: el respeto por los orígenes de la marca alemana, la que sentó las bases del minimalismo de los años 90 y que, de paso, adelantaba el estudio de esta prenda que se vería acto seguido. Los trajes de chaqueta con hombros afilados y pantalones de tiro bajo demostraron lo vigente que aún resulta el legado de Sander. Tras ellos, también se vieron vestidos con volume, a través de drapeados y volantes.

Delicados colores pasteles y refrescantes combinaciones de melocotón y azul cielo o verde chatré y violeta, exquisitamente ornamentados -la mayor parte, espejos- caracterizaron la pasarela casual de Bottega Veneta.

Mientras que el "athleisure"encontró interesantes reinterpretaciones en siluetas y detalles deportivos en la colección de Sportmax, con sus vestidos largos de seda, elásticos, rayas y piezas utilitarias.

Roberto Cavalli estrenó director creativo y Paul Surridge, según la crítica, comenzó con buen pie. El británico jugó con varios de los tradicionales “leitmotivs”de Cavalli, pero siempre en moderación. Por ejemplo, el estampado de cebra en prendas sencillas como las cazadoras moteras hasta gabardinas. También se sirvió del estampado animal en zapatos planos de punta.

En contraste con los colorines de Cavalli, Surridge optó por vestidos completamente negros. Una serie de corsés color hueso fue muy aplaudida. Y como accesorios, brazaletes de inspiración africana de oro y madera de ébano impartieron un toque de lujo.

"Treasure Hunt" o toda una búsqueda de tesoros, fue la propuesta de Marni, liderada por Francesco Risso, quien explicó que su ropa era para una "multitud de mujeres que surfeaban en una variedad de mundos". Faldas anchas, chaquetas entalladas, paneles de telas contrastantes y colores vivos marcaron la pauta.

Representantes por excelencia de su herencia italiana, es la casa Dolce & Gabbana. La colección más reciente primavera verano 2018, intitulada "Reina de corazones", tuvo el amor como tema.

Las elaboradas piezas mostraban diseños cuajados de naipes hasta vegetales y querubines en siluetas ultrafemeninas, como de guitarra, que marcaban la cintura. Un “outfit” salpicado de rosas con la palabra "Amore" bordada fue uno de los más destacados entre sus botones como limones o repollos, zapatos de arlequín y pendientes de manzana. El conjunto de chaqueta cruzada también hizo su aparición.

Por otro lado, Versace marcó el momento más épico de su historia al reunir a las 5 grandes "top models"de los años 90 en homenaje al aniversario de la muerte de Gianni Versace. Donatella, hermana y directora creativa de la casa, reunió a Cindy Crawford, Helena Christensen, Naomi Campbell, Claudia Schiffer y Carla Bruni, todo un posado de lujo, enfundadas en lamé dorado, para presentar un desfile que sirvió a modo de repaso del trabajo de Versace antes de morir.

La colección se llama "Tribute" y es que eso fue precisamente, con todos los estampados barrocos en seda que la convirtieron en la marca que es hoy en día. El "animal print", las mariposas, medusas y el mundo marino, complete con estrellas y conchas. Pura nostalgia y exuberancia italiana.

  • Compartir esta nota:
Volver arriba