Loader

Ropa que cuenta una historia

La fusión de estilos modernos con aspectos de la vestimenta que se utilizaba en el siglo 18 es un elemento clave en la puesta en escena de “Hamilton: An American Musical”, que se presenta este mes en la isla
Photo
La vestimenta de Hamilton, en tonos neutrales para pasar a estilos más ornamentados en su momento político más exitoso y terminando con tonos más oscuros que muestran matices de la tragedia. (Foto: Archivo)
  • Compartir esta nota:

La ropa no solamente cumple con la función práctica de cubrir el cuerpo, sino con la tarea de mostrar lo que ocurre en una sociedad en un momento determinado de la historia. Por eso, tanto en el cine como en el teatro, la función del diseñador de vestuario es fundamental para desarrollar una trama.

En el caso de “Hamilton: An American Musical”, la obra que se presenta en la isla en estos días y que tiene como creador al puertorriqueño Lin-Manuel Miranda, la tarea de seleccionar el los atuendo de los personajes estuvo a cargo de Paul Tazewell, un reconocido diseñador de vestuario ganador de varios premios Tony, el galardón más importante en la industria del teatro estadounidense.

La obra musical está inspirada en el libro titulado “Alexander Hamilton”, que Ron Chernow publicó en 2004 sobre la vida del primer secretario del Tesoro de Estados Unidos y que inspiró al dramaturgo y actor de origen puertorriqueño, Lin-Manuel Miranda. El resultado fue una obra que ha tenido gran éxito tanto en Nueva York (Off-Broadway y Broadway) como en Chicago y Londres, entre otras ciudades.

“Hamilton: An American Musical” mezcla detalles que forman parte de la historia de nación americana narrada por personajes que muestran la diversidad racial que compone a los Estados Unidos de hoy y se vale de música “hip-hop”, R&B, “pop” y “soul”.

“El desafío fue averiguar dónde se encuentran esas dos eras, y qué porcentaje de esto es el hip-hop y qué porcentaje es del siglo XVIII”, dice Tazewell en el libro “Hamilton The Revolution”.

Photo

En una entrevista con Los Angeles Times, Tazewell señaló que inicialmente Miranda le había pedido que el personaje de Alexander Hamilton vistiera de verde, por la relación entre el color del dinero y la figura Hamilton.

El respetado vestuarista tomó en cuenta el dato, pero también quería darle un toque único al trabajo que realizaría para este musical. Por eso, se dio a la tarea de estudiar la moda de la calle y el trabajo de diseñadores contemporáneos como Jean Paul Gaultier, Alexander McQueen y John Galliano, así como las pinturas que John Trumbull hizo en la era de Alexander Hamilton.

Luego de su investigación y tomando en cuenta que se trataba de una adaptación con música de hip hop, la decisión fue que, del cuello hacia arriba los actores mostrarían una apariencia moderna y del cuello hacia abajo mostrarían la vestimenta de la época.

En el ejercicio de ajustar la vestimenta del 18 a la obra teatral se logró, entre otras cosas, al eliminar las pelucas y mantener un maquillaje moderno lo que da un aire contemporáneo a los personajes sin afectar la vestimenta. Además, en la ropa se eliminaron los bordados típicos de la ropa del siglo 18 para evitar que el público se distrajera con ese tipo de detalles.

La vestimenta de Hamilton, en tonos neutrales para pasar a estilos más ornamentados en su momento político más exitoso y terminando con tonos más oscuros que muestran matices de la tragedia.

Tazewell optó por incluir algunas siluetas simples que transportaran al público al siglo 18. Para ello seleccionó chalecos sencillos con pantalones y botas en tonalidad “camel”, al que se denominó como “Hamil-Tan”.

En el desarrollo de la obra se integran abrigos azules, con ribetes rojos y botones metálicos, tal como el uniforme del ejército continental de George Washington.

Las telas para el vestuario fueron hechas en Francia e Inglaterra, especialmente para la obra.

Photo

Adaptaciones necesarias

Algo que se tiene en cuenta en el teatro es que, aun cuando se requiera una vestimenta de estilo elaborado, como ocurre en “Hamilton” debido a la época histórica en la que se desarrolla el musical, tiene que ser lo suficientemente cómoda para ejecutar los bailes y fácil de quitar para cumplir con el corto periodo de cambios de vestimenta.

A la publicación Business Insider, Tazewell dijo que además del diseño del vestuario general mezclando lo moderno y lo relativo a lo que se utilizaba en el siglo 18, dependiendo de la prominencia del personaje y hasta la acogida de los actores que lo interpretaron, tomó ciertas decisiones y realizó cambios.

Por ejemplo, el personaje principal (Alexander Hamilton) proyecta el desarrollo de una carrera, el éxito alcanzado y el momento de su muerte a través de una variedad de colores que van desde lo neutral y lo brillante, hasta los más lúgubres.

A los personajes de las hermanas Schuyker -Eliza, Angelica y Peggy- se les dio un aire más sensual, con ajustados corsés a la usanza de la época y colores brillantes. Tazewell decidió que los vestidos fueran confeccionados en tafeta, un textil muy utilizado en vestidos de novia de aquel periodo.

Mientras que el personaje de Thomas Jefferson, un hombre más centrado, inicialmente fue vestido con tonos tierra. No obstante, el actor Daveed Diggs, que interpretó a Jefferson en la puesta en escena en Nueva York se convirtió en toda una estrella, por lo que Tazewell decidió cambiar su vestimenta por una en tono violeta, inspirada en estrellas como Prince y Jimi Hendrix.

Por su parte, el rey George III es el único de los personajes cuya vestimenta es fiel a la época pasada, pues fue copiado de una famoso foto.

La obra Hamilton se presenta esta semana y hasta el 27 de enero en el Centro de Bellas Artes Luis A. Ferré.

  • Compartir esta nota:
Volver arriba