Loader

Tiffany Haddish rompe los esquemas con un vestido usado en los Oscar

Lo usó por tercera vez en menos de un año y bromeó en el escenario de los premios sobre el tema
Photo
Tiffany Haddish, de blanco, junto a la co-presentadora, Maya Rudolph durante la ceremonia de los Oscar. (The Associated Press)
  • Compartir esta nota:

No es frecuente que un vestido se robe el show en los Oscar, incluso hasta siendo una nueva creación de un gran diseñador. Pero en ocasiones, ocurre. Eso fue lo que sucedió el domingo cuando la comediante y actriz Tiffany Haddish se subió al escenario del Teatro Dolby con un vestido usado y que ya se ha puesto al menos en otras dos ocasiones. Se trata de un Alexander McQueen blanco que cuesta unos 4,000 dólares, lo que es ampliamente considerado un paso en falso en Hollywood.


Sin embargo, Haddish parece encantada con el vestido y la idea de repetirlo hasta el cansancio.

No solo se lo puso en el estreno de "Girls Trip" en julio de 2017 y al estrenarse como presentadora de "Saturday Night Live" en noviembre pasado, sino que le dedicó la mitad de su monólogo en los Oscar a su atuendo.


"Todo mi equipo me dijo, Tiffany, no puedes usar ese vestido, ya lo llevabas puesto en SNL (Saturday Night Live). Es tabú llevarlo dos veces", dijo Haddish.


"Me importa un comino, gasté mucho dinero en este vestido'", bromeó. "Este vestido cuesta mucho más que mi hipoteca", agregó. Luego pasó a detallar dónde más usaría el vestido: en un bat mitzvah, en su propia boda, e incluso en su propio funeral algún día.


"Si muero y aunque me vuelva gorda como el diablo, si soy la más grande y la más gordo, no me importa", continuó la comediante ante la risa de todo el público.

"Cuando esté acostada en ese ataúd, ¿adivina qué va a estar encima de mi cuerpo gordo? Este vestido", soltó.

No solo eso, Tiffany salió al escenario con sus tacones dorados en mano, al igual que su co-presentadora, Maya Rudolph.


"Estamos muy felices de estar aquí, pero nos duelen los pies", dijo Haddish.


Temprano en la noche, la comediante había caminado por la alfombra roja con un atuendo muy diferente, un vestido tradicional de Eritrea: una túnica y una tiara dedicadas a su padre, quien murió el año pasado.


"Mi padre dijo que un día terminaría aquí y que, si alguna vez terminaba en los Oscar, debía honrar a mi gente. También honraré a mis compañeros eritreos", dijo al ser entrevistada por uno de los presentadores de ABC, que transmitió la ceremonia.

Photo

  • Compartir esta nota:
Volver arriba