Loader

Transforma sus negocios luego del paso del huracán María

El empresario Mario Alberghini convierte las dificultades ocasionadas por el fenómeno natural en una nueva oportunidad para sus proyectos La Tigre y Citadelle
Photo
Mario Alberghini ha logrado reinventarse luego de la tempestad dejada por el huracán María. (Foto: Suministrada)
  • Compartir esta nota:

Como muchos otros pequeños comerciantes de la isla, Mario Alberghini ha tenido grandes dificultades en su camino desde que el paso del huracán Irma dejó muchas áreas sin luz, problema que se intensificó tras el fuerte azote de María.

Desde hace varios años, Alberghini es el propietario de la tienda de moda masculina La Tigre Uomo, en el área de Condado, negocio que no había podido abrir sus puertas desde principios del mes de septiembre.

En esos días posteriores al paso del huracán Irma, el joven empresario se encontraba inaugurando una lavandería en el área comercial del complejo Ciudadela, en Santurce, a la que llamo Citadelle French Cleanser.

Entonces, tras el paso de María, la lavandería se mantuvo operando con la plata eléctrica del edificio donde está ubicada y la acogida de la clientela fue muy buena, pues en medio de la crisis en la que el servicio de agua y luz no estaba disponible, se convirtió en un alivio.

“Fue una buena oportunidad. Tuvimos mucho trabajo. Fueron cinco semanas que eso estuvo de locos. Llegamos a tener alrededor de 200 bolsas de tandas de ropa entrando semanalmente”, recordó Alberghini.

Pero no todo le fue bien en los negocios, pues la falta de luz y agua que se convirtió en una oportunidad para la lavandería también no le permitió volver a abrir la tienda La Tigre y tomó la decisión de mudar el inventario a Ciudadela, donde tuvo que dividir el sitio para darle espacio a sus dos proyectos.

“Decidí utilizar parte del espacio de Citadelle como un Pop-Up Shop para poder recibir a mis clientes por cita, y ofrecer la colección con grandes rebajas durante esta época navideña, y en lo que las cosas caen en su sitio en la nueva realidad de Puerto Rico post-María”, añadió.

Antes del evento meteorológico que trastocó la vida de todos los puertorriqueños en la isla, ya Alberghini había notado un cambio en el patrón de compra del hombre, que se estaba inclinando un poco más de lo usual a la compra de ropa a través del internet. Eso lo había llevado a considerar la idea de comenzar a trabajar más el mercado de piezas hechas a la medida. Pero, las secuelas de María lo llevó a modificar sus planes y ahora ofrece una variedad de servicios en un mismo espacio.

“Todo esto está en sintonía con las tendencias que se están viendo en el mercado global. El ‘custumization’ es el futuro del ‘retail’, porque a la gente le encanta poder decir cómo se hacen las cosas. Qué mejor oportunidad si ya tengo el ‘laundry’ y es céntrico y bonito, puedo recibir a los clientes y poner el inventario que ya tengo", puntualizó.

  • Compartir esta nota:
Volver arriba