Loader

Una línea de carteras que unen la moda y la filantropía

Beamina es creada por las puertorriqueñas Betty Martínez y su hija, Paulina Anchía
Photo
Betty Martínez y Paulina Anchía son madre e hija son las diseñadoras de la línea de carteras Beamina. (Fotos: Suministradas)
  • Compartir esta nota:

Betty Martínez y Paulina Anchía son madre e hija, tienen intereses en común, realizan varias actividades juntas, les apasiona la moda y ahora son socias en un nuevo proyecto al que han llamado Beamina.

Se trata de una línea de carteras que no tienen edad, lo mismo se ajustan al estilo de una niña que al de una mujer adulta, explican la modelo infantil y su madre, quien es consultora de ventas y mercadeo.

La idea de embarcarse en esta nueva aventura surgió de un deseo de la niña de 10 años. Hace cerca de cuatro años, mientras Paulina tomaba clases de costura le preguntó a su mamá si podían tener una tienda y recibió por respuesta “algún día”. Esto no desanimó a la niña, quien siguió insistiéndole a su madre.

“Paulina insistía y yo le decía que algún día porque era un deseo, pero no lo veía como algo alcanzable o rápido. Ella me dijo ‘mami por qué otros pueden y nosotras no’. Esa frase fue directa al corazón. Me hizo preguntarme por qué no, si tenemos la capacidad de poder lograrlo, el deseo, la pasión y la educación. Ahí empezamos a buscar información y nos fuimos involucrando en el proceso”, explica Betty.

La conceptualización de la línea tomó su tiempo hasta que ambas se sintieron seguras de que lanzarían al mercado una colección de carteras de calidad.

“No fue nada repentino, fue algo que se fue desarrollando orgánico. Creo que por eso es que se percibe tanto el amor, la elegancia y la responsabilidad. Cada pieza la veo como una obra de arte porque se pensó cada detalle, cada esquina de la pieza se desarrolló con tiempo”, añade la empresaria.

Algo que siempre tuvo prioridad para Paulina y Betty era que el producto final representara de la mejor manera a la Isla, pues quieren que el terruño que las vio nacer se convierta en “un centro de ideas”. Por eso, todo el diseño y la distribución se realiza localmente, mientras que las carteras se confeccionan en Colombia.

Sin temor al éxito

Cuando se dieron a la tarea de buscar un nombre para su creación, madre e hija decidieron que se tratara de una palabra con un significado especial.

“Cuando yo era chiquita mi hermano Pablo no podía pronunciar mi nombre bien, Paulina. Entonces me llamaba Amina y mi segundo nombre es Beatriz y de ahí salió el Be”, relata Paulina.

Mientras que Betty añade que el nombre Amina significa persona protegida de todo aquello que cause miedo. “Queremos ser personas que no sientan miedo, que luchemos por nuestros sueños, que no dejemos que el miedo nos paralice y de eso se trata el proyecto. Por eso, la primera colección se llama ‘Fearless’”, añade.

Cada cartera está acompañada de un certificado, que es un compromiso de que quien la posea va a luchar por sus sueños.

Esta primera colección de Beamina cuenta con una variedad de modelos que se ajustan a diferentes ocasiones y que están disponibles en dos tamaños. Las carteras se pueden adquirir a través de la página web beamina.com.

Compromiso social

Junto con una marca de moda, Beamina llega con un mensaje en contra de la trata humana, y por eso se creó una alianza con la Fundación Ricky Martin, de manera que un porcentaje de lo que se recaude a través de las ventas va dirigido a esta entidad sin fines de lucro creada por el cantante boricua.

Todos los niños tenemos un sueño y los que sufren por la trata humana no pueden cumplirlos. Nosotros le queremos dar la oportunidad a esos niños”, asegura Paulina.

Betty destaca que tanto ella como su familia siempre han buscado ayudar y esta vez no sería la excepción.

  • Compartir esta nota:
Volver arriba