Loader

Alicia Vikander se convierte en una heroína

Entrevista exclusiva con la protagonista de Tomb Raider, película que estrena localmente el 15 marzo
  • Por M.L.S.
  • 11 MAR. 2018 - 09:00 AM
  • Compartir esta nota:

Tenía la oportunidad de interpretar a una Lara Croft “millennial”. más urbana y menos sexualizada. A una mujer que seguía siendo dura, pero con un espectro emocional más amplio. En este nuevo “rebbot” de la serie de películas que comenzó Simon West, con Angelina Jolie en el papel de la heroína más famosa de los videojuegos, ahora Alicia Vikander asumía el reto de un clásico con el peso de la fama.

Hasta con un Óscar debajo del brazo por su actuación en The Danish Girl, pasando por interpretaciones memorables en Anna Karenina, The Light Between the Oceans y la última saga de Bourne.

Lista para presentarse como la nueva Lara Croft en Tomb Raider, Vikander admite que no creció soñando con hacer películas como esta, porque eran algo exclusivamente de hombres, pero que sí apuesta por una heroína de acción que defiende ser mujer en un mundo patriarcal.

¿Cuál fue tu reacción cuando te hicieron el primer acercamiento para interpretar a Lara Croft?

Yo estaba familiarizada con el personaje porque de niña, incluso de adulta, jugaba Tomb Raider. Como este proyecto está inspirado en la versión 2013 del juego, que es bastante distinta de la versión que yo conocía, tuve que jugarlo y me encantó esa sensación más contemporánea. Además, me reuní con Roar Uthaug, el director, y con los productores, que compartieron conmigo unas ideas de cómo querían que fuera la película. Su visión era traer a la vida y a nuestro tiempo a Lara Croft y el mundo de Tomb Raider de una manera cautivadora, muy humana y relevante para esta generación, así que llamaron mi atención.            

¿Qué puedes decirnos de la Lara que veremos en Tomb Raider?, ¿qué te atrajo del personaje?

Lara tiene un espíritu combativo, una inteligencia e ingenio, que me encantan. También siente pasión por la aventura. Como esta es una historia que presenta su origen, vas a ver una Lara que está buscando descubrir qué va a hacer con su vida y encontrar su lugar en el mundo. Aunque nació en un entorno privilegiado, en vez de abrazar un estilo de vida glamuroso, ella se sabe defender sola, vive su vida en sus propios términos, algo con lo que cualquiera puede identificarse. A veces la gente joven no se percata del viaje que está por venir. Lara está herida por la relación dolorosa que tuvo con su padre, que murió cuando ella tenía 13 años y ni siquiera ha podido llorarle. Cuando la conocemos, ella muestra cierto grado de cinismo por las historias fantásticas que le contaba su padre cuando niña. Pero según se va desenvolviendo la trama, Lara se abre y se atreve a creer de nuevo. Eso me gusta mucho de ella.      

Haz participado de superproducciones, pero con Tomb Raider estamos hablando de otro nivel, ¿embarcarte en esta película también ha sido una aventura para ti?

Mi mamá, que también es actriz, me introdujo al mundo del teatro y el cine. Me encanta el cine de arte y las películas independientes, pero como a la mayoría de la gente, también me atrae el género de aventura, películas tipo Indiana Jones. Así que con Tomb Raider tuve la oportunidad de hacer algo muy diferente a lo que ha sido mi trabajo hasta ahora. Especialmente porque de la mano con este trabajo llegó la oportunidad de explorar mi lado físico. Mi trasfondo es en la danza clásica, por eso cuando me dijeron que tenía que entrenar de tres a cuatro meses para ponerme en forma y echar moyero, me pareció una experiencia de empoderamiento.   

Mencionaste la relación de Lara con su padre, Ricard Croft, que lo interpreta Dominic West, ¿qué cualidades crees que él aporta a este rol?

Desde el principio pensé en él para ese papel porque ya había hecho de mi papá en Testament of Youth. Tiene una energía maravillosa, especialmente de la manera que logra expresar su pasión por la mitología y los artefactos. Por eso se entiende por qué Lara se enamora de todo eso también. Dominic es perfecto para Richard. 

¿Y qué te pareció trabajar con Daniel Wu, que hace de Lu Ren, el capitán del barco que se convierte en el aliado de Lara para resolver el misterio de la desaparición de su padre? 

Daniel es un actor que se destaca y un acierto de la película. También me asombró la cantidad de “stunts” que había hecho para la serie de televisión Into the Badlands. Me sirvió de inspiración mientras yo me preparaba para hacer mis propios “stunts” en Tomb Raider. Él me acuerda a un Han Solo [de Star Wars], joven. Un héroe nada frívolo y muy franco.      

Sin embargo, Lara tiene una dinámica muy distinta con Matías, que lo interpreta Walton Goggins, ¿cómo te fue trabajando con su antagonista?  

Walton logró que Matías se percibiera como un hombre muy moderno y no solo como alguien puramente malvado. Su interpretación te deja entender sus motivos, sus sentimientos hacia Lara y su asignación. Aunque, definitivamente, él es una amenaza para Lara, surge una conexión inesperada a pesar de estar en lados opuestos. Los dos tienen dudas sobre la tumba de la reina Himiko, la razón que los trajo a la isla y Lara puede conectar con él en ese nivel. Pero mientras explora, empieza a cuestionarse si habrá hecho lo correcto y si su padre habría tenido razón cuando le dijo que la tumba estaba maldita.    

¿Cómo el director, Roar Uthaug, equilibró las demandas de una producción de semejante tamaño con esos momentos más íntimos de los personajes?, ¿cómo te fue trabajando con él?

Fue maravilloso hacer Tomb Raider con él porque siempre logra balancear historia y personaje en un plató gigante. Su intención era contar una buena historia dramática en el contexto de una gran aventura. Es lo mejor de los dos mundos.   

¿Tienes alguna escena favorita o un momento fuera del “set” que fuera especialmente memorable?

Es difícil escoger uno solo porque hay muchas cosas que hice en esta película que no había experimentado antes como actriz. Trabajar en esas secuencias de acción monumentales fue tremendo porque muchas de las escenografías eran funcionales y la acción era real. Todo se remonta a cómo me enamoré de las películas de aventuras cuando era pequeña. Walton Goggins comparte esa obsesión conmiho [risas]. Cuando empezamos a trabajar en la película, nos metimos en el “set” de la tumba y vimos la pagoda grandísima con el sarcógafo y todos esos detalles fascinantes. Éramos como dos niños correteando por allí. Me encantó trabajar en esos escenarios enormes. Fue mágico.    

Ella es Lara Croft

Cubierta de tierra y con un cuerpo más definido, Vikander deja su imagen lánguida y delicada para ponerse en la piel de una joven de 21 años que, armada únicamente con su espíritu tenaz y combativo, su fe ciega y su inteligencia, busca descubrir el misterio que rodea la muerte de su padre en una isla en las costas de Japón.

En la vida real, la ganadora del Óscar a la mejor actriz por su trabajo en “The Danish Girl”, estudió baile. De modo que no está ajena a la rigurosa disciplina del entrenamiento físico. Pero en esta ocasión, el libreto requería toneladas de adrenalina y la definición muscular digna de una aventurera temeraria, tanto como la habilidad de hacer múltiples acrobacias y “stunts”.

 Además, le precede en dos entregas anteriores de la película la imponente Angelina Jolie, quien interpretó a Lara Croft en 2001 y 2003. Ambas versiones basadas en los videojuegos homónimos y que traerían comparaciones obligadas.

Para convertirse en Lara Croft, Vikander se sometió a un duro entrenamiento con Magnus Lygdback y su famoso Magnus Method. Que incluye dieta balanceada (comiendo de cada tres horas aunque no tuviera hambre) y una rutina de ejercicios que busca acelerar el metabolismo y desarrollar músculo.

Vikander practicó artes marciales mixtas, escalada de rocas y tiro con arco.

  • Compartir esta nota:
Volver arriba