Loader

5 cosas que unen a Letizia y a Melania

Frente a frente estas dos mujeres unidas por las cirugías, la controversia y el gusto por el buen vestir
Photo
Fashionistas y seguidores de la realeza están en espera del primer encuentro entre la reina Letizia y Melania Trump, que será el martes en Washington. (Foto: Archivo)
  • Compartir esta nota:

La semana pasada se anunció que los reyes de España harían una corta visita a Estados Unidos, llegando a Washington para reunirse con Donald y Melania Trump en la Casa Blanca.

Más allá de lo que esto pueda representar en la relación entre España y Estados Unidos, se trata de una batalla silente entre dos iconos de la moda a nivel mundial. Y es que, la noticia de la visita pasó sin pena ni gloria en los diversos medios de comunicación dedicados al “hard news” de ambos países.

Sin embargo, no ocurrió lo mismo en las publicaciones especializadas en la moda, sobre todo en los medios españoles que desde ya anticipan un duelo de estilo entre ambas mujeres. Algunos apuestan a que la reina de España, quien se ha caracterizado por un “look” sobrio, mientras que la primera dama de Estados Unidos no pierde oportunidad para vestir de manera sofisticada.

Aunque a simple vista parezcan dos mujeres distintas, hay varios aspectos de su vida que se asemejan y que, tal vez, podría generar una larga conversación entre ellas dos.

1. El deseo de mantenerse jóvenes por mucho tiempo.

Aunque ninguna lo ha aceptado públicamente, es bastante obvio que no le temen ni al bisturí ni a los inyectables.

De Letizia se ha hablado bastante de lo transformada que está en la actualidad. Se dice que ha visitado el quirófano para afilarse la nariz y los pómulos. Sus labios también lucen más carnosos y a sus 45 años, apenas tiene líneas de expresión en el área de los ojos.

Por su parte, Melania ha asegurado en más de una ocasión que su belleza es natural y que no ha tenido que recurrir a inyectables ni cirugías, pues desea “envejecer con gracia” como lo ha hecho su madre. Pero medios internacionales han publicado una y otra vez fotos de antes y después en las que se pueden notar cambios en su nariz, una piel más tersa y la ausencia de arrugas que son normales en una mujer de 48 años.

2. Prefieren un maquillaje suave.

Es casi imposible ver a cualquiera de las dos luciendo un maquillaje cargado. Por el contrario, ambas prefieren tonalidades neutrales que enfatizan sus rasgos sin robarles protagonismo a su presencia y al atuendo seleccionado.

3. El gusto por la moda… y por los diseños de la casa de moda española Del Pozo.

Seamos sinceros, si ambas vistieran con la sobriedad que lo hacían algunas de sus predecesoras -excluyendo a Michelle Obama- no estarías leyendo estas líneas en este momento.

A ambas se les ha criticado por algunas decisiones en este aspecto de la moda. Melania no ha escatimado a la hora de lucir bien y Letizia no ha dudado en repetir atuendos e incorporar en su guardarropa piezas de tiendas más económicas como Zara y Mango.

Un diseñador que ambas comparten en su lista de “favoritos” es Josep Font, director creativo de la firma de moda española Del Pozo.

4. Son odiadas por muchos.

Pues sí, así como a Letizia algunos no le perdonan que haya pasado de ser una plebeya a ser la reina de España, a Melania tampoco se le exime de culpa por ser la esposa del presidente Trump ni por haber tenido un pasado como modelo.

5. Ambas han demostrado que los niños son su debilidad.

Pocas veces se le ha visto a Melania sonreír tan relajadamente como el día que recibió a un grupo de niños con motivo de la inauguración de la decoración navideña de la Casa Blanca.

En el caso de Letizia, en su reciente viaje a República Dominicana no perdió oportunidad para saludar y acariciar a los niños que se le acercaban.

Pero, aun cuando todo esto las une, la realidad es que muchos fashionistas y seguidores de los temas de la realeza, esperamos con ansias las imágenes que saldrán a la luz este próximo martes en el que ambas féminas se enfrentarán por título a la mejor vestida del “show”.

  • Compartir esta nota:
Volver arriba