Loader

Del piano a la barra

Joe McCanta, embajador global de Grey Goose, dejó a un lado su carrera como músico para desarrollarse como “bartender” y su fama lo ha llevado a recorrer el mundo
Photo
Joe McCanta. (Suministrada)
  • Compartir esta nota:

Buscando salir a flote haciendo lo que ama, Joe McCanta encontró otra gran pasión que, además de ofrecerle el sustento que necesitaba, lo ha llevado a viajar el mundo y a conocer distintas culturas que lo han enriquecido tanto a nivel profesional como personal. Y es que, de pianista se convirtió en “bartender” y luego en embajador global de la marca de vodka Grey Goose.

Natural del sur de California, McCanta estudió música y llegó a la ciudad de Nueva York buscando suerte en el mundo del entretenimiento. Allí se convirtió en sumiller y más adelante en “bartender”.

“Acostumbraba hacer música en Nueva York y la realidad es que es difícil ganarse la vida como músico, así que decidí trabajar como ‘bartender’ algunas noches en la semana, porque es algo que puedes hacer cualquier día”, recordó Mccanta durante su más reciente visita a la isla para demostrar la manera ideal de confeccionar un Espresso Martini.

Poco a poco, la vida tras la barra lo fue cautivando más y las oportunidades de trabajo comenzaron a darle mayor estabilidad económica. Su idea siempre fue integrar más ingredientes orgánicos a los tragos que hacía y así fue como comenzó un pequeño huerto en la azotea del bar donde trabajaba, así fue como el diario The New York Times lo descubrió y escribió un artículo sobre él en la sección de cocina y que McCanta asegura que cambió su vida.

Talento y personalidad

Su idea de una coctelería más orgánica y natural, así como su carisma y pasión, lo llevó a sobresalir en la industria. Comenzó a trabajar como consultor independiente y así viajó a lugares como Estambul (donde vivió durante 18 meses), Moscú, Estocolmo, Ginebra, Munich y Londres. Fue en Inglaterra donde llamó la atención de Grey Goose con su concepto de invernadero bar y así se convirtió en embajador global de la marca.

“Empecé con Grey Goose porque participé en una competencia en la que teníamos que diseñar el bar de nuestros sueños y yo lo ideé como un invernadero. El concepto era poder cultivar todos los ingredientes que necesitaba y a medida que iba preparando las bebidas, poder usar lo que había sembrado y que el hielo que se derrite durante el trabajo fuera el agua que regara las plantas”, comentó.

Desde que trabaja con la reconocida marca de vodka, McCanta ha continuado experimentando con sabores y mezclas diferentes. Cuando viaja, busca conocer los sabores que distinguen cada país. Cuenta que ha estado seis veces en Puerto Rico y además de las jugosas frutas que se cultivan en el suelo boricua, piensa que el café es uno de los productos más fuertes de la agricultura local.

Por eso, al momento de demostrar cómo hacer un Espresso Martini perfecto no solamente sugiere integrar un vodka de la calidad de Grey Goose, sino también un “shot” de un café que cuente con la excelencia del grano puertorriqueño.

Esa búsqueda constante de ingredientes diversos, que en la mayoría de las ocasiones lo llevan a crear nuevos y exquisitos tragos son uno de los mayores placeres que la mixología le regala. Como complemento para su felicidad, McCanta destacó que disfruta esa sensación de familiaridad que experimenta cada vez que llega a un bar, no importa en qué lugar del mundo se encuentra, pues en ese campo se habla un idioma universal. 

En esa ecuación la música no queda fuera, pues de vez en cuando se sienta detrás del piano para agradar a otros.

“Fui de ser músico a ser un bartender a tiempo completo. Ahora toco el piano en mi casa y a veces en actividades de Grey Goose. Es gracioso, porque muchos de los equipos que tenemos en el mundo saben que soy pianistas y en las actividades muchas veces tienen un piano en los lugares donde celebramos las actividades y lo toco”, mencionó. 

Gratas experiencias

McCanta ha trabajado junto a chefs de fama mundial, como Alain Ducasse, Jamie Oliver, Gordon Ramsay, Helène Darroze, Nobu Matsuhisa, Gordon Ramsay Ludo Lefevre y el famoso restaurante elBulli, para crear combinaciones de sabores únicas y memorables.

Además, el mixólogo ha diseñado cocteles para importantes eventos como la tan reconocida fiesta oficial que la revista Vanity Fair ofrece la noche de la celebración de los premios Oscar, el Festival Internacional de Cine de Toronto, el Festival Internacional de Cine de Cannes, el Festival Internacional de Cine de Sundance y los BAFTA. 

  • Compartir esta nota:
Volver arriba