Loader

Diana fue la reina de la elegancia

El estilo de la princesa sigue siendo un referente de moda
La princesa supo mantener un balance, aun cuando el inicio de su vida pública se dio durante la década de 1980, periodo en el que la moda se caracterizó por los excesos. (Archivo)
  • Compartir esta nota:

Tras el anuncio de su compromiso con el príncipe Carlos en 1981, Diana se convirtió en una de las figuras públicas más populares del mundo. Además de la timidez y el don de gente que enamoró a muchos, algo que siempre gustó fue ese estilo sofisticado y chic que evolucionó con el paso del tiempo y también con sus vivencias a nivel personal. Hoy, a dos décadas de su muerte, la princesa Diana de Gales sigue siendo recordada por su estilo elegante y sofisticado.

“En su estilo, hubo un antes y un después del divorcio. Una vez se convirtió en una mujer divorciada, crea otra imagen tal vez porque ya no estaba atrapada en tanto protocolo. Rompió con el clasicismo británico y su estilo se abrió aún más en ese momento. En sus últimos años, vimos a una Diana más segura, más moderna y hasta comenzó a jugar más con escotes y con piezas más cortas”, destaca la “stylist” Claudia Madrid.

La princesa supo mantener un balance, aun cuando el inicio de su vida pública se dio durante la década de 1980, periodo en el que la moda se caracterizó por los excesos.

Entre las prendas de vestir que aparentaban ser sus favoritas se encuentran las chaquetas de corte clásico, los pantalones de pierna ancha y las faldas rectas. Cuando se trataba de trajes de gala, Lady Di siempre se caracterizaba por lucir regia sin necesidad de escotes exagerados ni detalles pomposos.

“Sabía ajustar su vestimenta de acuerdo a los lugares que visitaba. Era elegante, pero a la vez práctica sin perder el estilo”, comenta Madrid.

En cuanto a su peinado y maquillaje, tampoco se caracterizó por lo estrambótico.

El maquillador Charlie Vázquez destaca que su imagen siempre se mantuvo natural. “Ella tuvo una forma de maquillarse muy suave, nada extravagante, que destacaba su belleza. Me parece que no usaba ni pestañas postizas. Ella le sacaba más partido al color azul de sus ojos que a los cosméticos”.

Ese maquillaje suave lo complementaba con un corte de cabello sencillo, que mientras estuvo casada con el príncipe Carlos llevaba extremadamente clásico y que luego comenzó a lucir más moderno.

“De vivir en estos tiempos le hubiese quedado bonito un ‘undercut’, una técnica en la que las capas de la parte inferior de la cabeza van más pegadas y en el tope el pelo va más largo. También un ‘pixie haircut’ platinado le hubiese ido de maravilla”, dice el peluquero Delfín Olmo, de Bloom Salon en San Patricio Plaza.

  • Compartir esta nota:
Volver arriba