Loader

El príncipe Harry inaugura memorial de guerra en Sydney

El duque de Sussex y su esposa participaron del evento que forma parte de la gira real por Australia
  • Por AP
  • 20 OCT. 2018 - 12:31 PM
Photo
Harry y Meghan también visitarán Fiji, Tonga y Nueva Zelanda durante su recorrido de 16 días. (Foto: AP)
  • Compartir esta nota:

El príncipe Harry rindió homenaje hoy a los miembros del servicio australiano abriendo una nueva ala de un memorial de guerra, justo antes de dar comienzo a los Juegos Invictus. Esta actividad forma parte de la visita de él y su esposa Meghan a Australia y el Pacífico Sur.

La gira que hasta el momento ha sido una gira muy alegre y animada por la noticia de que esperan su primer bebé, se tornó solemne cuando el duque de Sussex inauguró la tan esperada extensión del Anzac Memorial en el Hyde Park del centro de Sydney.

El excapitán del ejército británico y su esposa depositaron una corona de flores nativas australianas en los escalones del monumento conmemorativo, mientras el primer ministro Scott Morrison, otros dignatarios y hombres y mujeres en servicio observaban.

Harry y Meghan fueron luego llevados a un recorrido por el santuario recién remodelado, que fue inaugurado por primera vez en 1934 por el tío abuelo de Harry, el príncipe Henry, el duque de Gloucester, pero que quedó incompleto debido a la escasez de fondos durante la Gran Depresión. Un proyecto por valor de 40 millones de dólares australianos ($28.4 millones) finalmente realizó el diseño original del memorial.

En una nota firmada a mano y puesta en la corona, Harry escribió: “En memoria de quienes pagaron el máximo sacrificio y en reconocimiento a los hombres y mujeres por quienes las cicatrices perduran”.

Con el vestido tropical de su regimiento, Blues y Royals, Harry descubrió una placa que notaba que la extensión fue “abierta por un nieto de la reina”.

La redacción fue un guiño a la placa original que el príncipe Henry dio a conocer hace 84 años, que señalaba que el monumento fue “abierto por el hijo de un rey”.

Harry saludó cuando el último mensaje resonó en Hyde Park, mientras que Meghan, con un largo vestido negro de la diseñadora neozelandesa Emilia Wickstead, estaba a su lado.

La pareja real más tarde visitó la Isla de la Cacatúa del Puerto de Sydney, donde Harry deleitó a algunos niños al unirse a ellos para jugar con los autos a control remoto. La pareja visitó la isla para ver un evento de Invictus Games, el Land Rover Driving Challenge.

Más tarde, Harry abrió oficialmente los juegos en una ceremonia en el patio de la Ópera de Sydney, que se retrasó una hora después de que la ciudad fuera azotada por una tormenta eléctrica en la tarde.

Los Juegos de Invictus, una idea original de Harry y el enfoque de esta gira, fueron fundados por el príncipe en 2014. El evento deportivo brinda al personal militar y veteranos enfermos y heridos la oportunidad de competir en deportes como el baloncesto en silla de ruedas y de encontrar inspiración para recuperarse.

  • Compartir esta nota:
Volver arriba